Page is loading...

Carta 11

20 de Dhûl Qi‘dah de 1329 H.L.

1. Admiración por las claras tradiciones que presentamos

Te has honrado con tu excelente escrito, el cual es preciso en sus procedimientos y de fácil comprensión. Has llenado con él el cubo hasta el nudo de su cuerda, y lo has vertido como un torrente que baja de las cimas de las montañas. He estado bastante tiempo reflexionando en él y observo que eres consistente en la disputa, tenaz en la discusión, fuerte en la elocuencia y de una lengua aguda.

2. Desconcierto para conciliarlas con las posturas de la mayoría

Cuando me he sumergido en el mar de tus pruebas y he examinado con detenimiento tus argumentos, me he encontrado en un estado de confusión. Observo tus pruebas y las veo ineludibles. Observo tus evidencias y las encuentro categóricas. Observo los Imames de la Pura Descendencia y, he ahí que tienen tal elevada posición dispuesta por Dios y Su Mensajero que se debe bajar los hombros en señal de humildad ante su mención, por reverencia y veneración.

Luego observo la mayoría de la gente de la Qiblah y al gran conjunto que conforman aquellos de esta comunidad que son como yo, y he ahí que su postura está en divergencia con lo que implica lo manifiesto de esas pruebas. Por ello, me debato entre dos almas: una que tiende a seguir tus argumentos, y otra que se refugia bajo la mayoría de la gente de la Qiblah. Te he prodigado la dirección de la primera, la cual permanece contigo, pero en cambio la otra se te aparta y opone, a causa de su renuencia.

3. Requerimiento de pruebas del Libro de Dios

¿Acaso puedes presentarle a ésta, pruebas del Libro de Dios, que sean categóricas, de tal forma que anulen su proclividad y se interpongan entre ella y la opinión general?

Was Salam.

S.

Share this page