Page is loading...

Carta 34

27 de Dhul Hiÿÿah de 1329 H.L.

Revisa la biografía del Profeta (s.a.w.) y lo encontrarás representando a ‘Alî y a Aarón como Al-Farqadân que se encuentran en el firmamento, y como los dos ojos de un rostro, donde ninguno se diferencia en nada del otro ante su comunidad.

1. El día de Shubbar, Shubair y Mushbir

¿Acaso no ves cómo no quiso que los nombres de los hijos de ‘Alî (a.s.) fueran sino como los nombres de los hijos de Aarón, de manera que los llamó Hasan, Husain y Muhsin,1 y dijo: “Por cierto que los he llamado con los nombres de los hijos de Aarón que eran Shubbar, Shubair y Mushbir”.2 Con ello quiso enfatizar la similitud entre los dos Aarones y generalizar la semejanza entre ambos en todas las posiciones que ostentaba Aarón y el resto de los asuntos que le eran pertinentes.

2. El día de la Hermandad

Es con esa misma finalidad que tomó a ‘Alî como su hermano, y mediante ello le prefirió por sobre los demás, como forma de establecer la generalidad de la similitud entre las posiciones de los dos Aarones en relación a sus respectivos hermanos -con todos ellos sea la paz-, y como forma de cuidar con fervor que no hubiera diferencia entre los dos.

Hermanó entre sus Compañeros dos veces como ya escuchaste, de manera que Abû Bakr y ‘Umar se hermanaron la primera vez,3 y ‘Uzmân se hermanó con ‘Abdurrahmân Ibn ‘Auf. En la segunda vez se hermanaron Abû Bakr y Jâriÿah Ibn Zaid, y ‘Umar se hermanó con ‘Utbân Ibn Mâlik.4

En cuanto a ‘Alî (a.s.), las dos veces se hermanó con el Mensajero de Dios (s.a.w.)5 como ya sabes. Nuestro espacio actual es restringido como para profundizar en todos los textos establecidos a través de vías de transmisión sahîh al respecto, de los siguientes compañeros: Ibn ‘Abbâs, Ibn ‘Umar, Zaid Ibn Arqam, Zaid Ibn Abî Awfâ, Anas Ibn Mâlik, Hudhaifah Ibn Al-Iamân, Majdûÿ Ibn Iazîd, ‘Umar Ibn Al-Jattâb, Al-Barâ’ Ibn ‘Âzib, ‘Alî Ibn Abî Tâlib, y otros6.

El Mensajero de Dios (s.a.w.) dijo: “Tú eres mi hermano en esta vida y en el Más Allá”.7

Ya mencionamos en la Carta 20 sus palabras cuando tomó de los hombros a ‘Alî y le dijo: “Por cierto que éste es mi hermano, mi sucesor y mi califa entre vosotros. ¡Escuchadle y obedecedle!”.8

Un día el Profeta (s.a.w.) salió a ver a sus Compañeros estando su rostro resplandeciente y ‘Abdurrahmân Ibn ‘Auf le preguntó al respecto y respondió: “Me han llegado albricias de mi Señor sobre mi hermano y primo y sobre mi hija; que Dios casó a ‘Alî con Fâtimah…”.9

Cuando se llevó a cabo el cortejo nupcial y matrimonio entre la señora de las Mujeres (Fátima) y el señor de la pura descendencia (‘Alî, con él sea la paz), dijo el Profeta (s.a.w.): “¡Oh Umm Aiman! Llama a mi hermano”. Ella dijo: “¿Es tu hermano y lo desposas con tu hija?”. El respondió: “¡Así es, oh Umm Aiman!”. Y ella lo llamó y él vino…”.10

¡Cuántas veces le señaló diciendo: “Éste es mi hermano, mi primo, mi yerno y el padre de mi descendencia”!11 Una vez se le dirigió diciéndole: “¡Tú eres mi hermano y mi compañero!”.12 Una vez le habló diciendo: “¡Tú eres mi hermano, mi compañero y mi acompañante en el Paraíso!”.13

Se le dirigió otra vez en una cuestión que se había dado entre él, su hermano Ÿa‘far y Zaid Ibn Hârizah, diciéndole: “En cuanto a ti ¡oh ‘Alî! Tú eres mi hermano, el padre de mi descendencia, eres de mí, y tu retorno es hacia mí…”.14 Una vez le encomendó cosas y le dijo: “Tú eres mi hermano y mi visir, pondrás en práctica mi religión, cumplirás con mis compromisos y harás que sean eximidas mis responsabilidades…”.15

Cuando se acercó el momento de su muerte –¡que mis padres hubieran sido sacrificados por él!- dijo: “¡Llamad a mi hermano!”. Y llamaron a ‘Alî. Le dijo: “Acércate a mí”. Él se acercó y le sostuvo en su regazo. Se mantuvo de esa manera hablándole hasta que falleció y salió un poco de saliva de su boca (s.a.w.).16 También dijo (s.a.w.): “Se encuentra escrito en la puerta del Paraíso: No hay divinidad más que Dios, Muhammad es el Mensajero de Dios, ‘Alî es el hermano del Mensajero de Dios…”.17

Reveló Dios la noche del mabît (cuando ‘Alî durmió en la cama del Profeta) a (los ángeles) Gabriel y Mikael: “Yo os he hermanado y he dispuesto que la vida de uno de vosotros sea más larga que la del otro. ¿Cuál de vosotros preferirá la vida para su compañero?”. Cada uno eligió la vida para sí mismo. Entonces Dios les reveló: “¿Acaso no seréis como ‘Alî Ibn Abî Tâlib, a quien Yo he hermanado con Muhammad (s.a.w.) y pernoctó en su cama para sacrificarse por él y preferir la vida para él? Descended a la Tierra y protegedle de sus enemigos”.

Descendieron y Gabriel se ubicó a su cabeza, y Mikael clamaba: “¡Bravo! ¡Bravo por ti! ¡Quién como tú, oh hijo de Abû Tâlib, que Dios se ufana de ti antes Sus ángeles!”. En ese momento Dios Altísimo reveló la aleya que dice: «Y entre la gente hay quien merca con su vida procurando la complacencia de Dios…».18

‘Alî solía decir: “Yo soy el siervo de Dios, el hermano de Su Mensajero y el gran veraz, y ello no lo pretenderá nadie más después de mí sino un mentiroso”.19 También dijo: “¡Por Dios que yo soy su hermano y su Walî, su primo y el heredero de su conocimiento. ¿Quién tiene más derecho a ello que yo?”.20

Dijo en el día de la Shûrâ (cuando fueron impuestas seis personas por ‘Umar para elegir a su sucesor) a ‘Uzmân, a Abdurrahmân Ibn ‘Awf, a Sa‘d y a Az-Zubair: “¡Os conmino por Dios! ¿Acaso hay entre vosotros alguien fuera de mí con quien el Mensajero de Dios se haya hermanado cuando él hermanó entre los musulmanes?”. Dijeron: “¡Por Dios que no!”.21

Y cuando venció a Al-Walîd el día de (la batalla de) Badr, éste le dijo: “¿Quién eres?”. Respondió: “Soy el siervo de Dios y el hermano del Mensajero de Dios…”.22

‘Alî le preguntó a ‘Umar durante los días del califato de éste último, diciéndole:23 “Si viniera a verte un grupo de personas de los Hijos de Israel, y una de ellas te dijera: “Yo soy el primo de Moisés”, ¿acaso le brindarías alguna preferencia por sobre sus compañeros?”. Dijo: “Sí”. Dijo el Imam: “¡Pues por Dios! que yo soy el hermano del Mensajero de Dios y su primo”.

Entonces ‘Umar se quitó la capa y la extendió, luego dijo: “¡Por Dios! que no te sentarás en otro lugar más que aquí mientras estemos juntos”. Y permaneció sentado sobre la misma y ‘Umar frente a él hasta que terminó su reunión, como reconocimiento al hermano y primo del Mensajero de Dios.24

3. El día en que clausuró las puertas de la Mezquita

La pluma nos lleva lejos de manera que decimos: y ordenó (s.a.w.) clausurar las puertas de los Compañeros que daban a la Mezquita para mantenerla indemne de la polución e impureza ritual (ÿanâbah), sólo que dejó que permaneciera abierta la puerta de ‘Alî y le permitió por parte de Dios Altísimo poder estar en estado de polución por intimidad matrimonial en la Mezquita, tal como le era permitido a Aarón; esto mismo nos indica la generalidad de la similitud entre los dos Aarones, con ambos sea la paz.

Dijo Ibn ‘Abbâs: “El Mensajero de Dios (s.a.w.) clausuró las puertas de la Mezquita a excepción de la puerta de ‘Alî, por lo que pasaba por la misma encontrándose en estado de ÿanâbah, puesto que era su camino y no tenía otro”.25

Dijo ‘Umar Ibn Al-Jattâb en un hadîz sahîh también según las condiciones de los dos sheij (Muslim y Bujârî)26: “Ciertamente que a ‘Alî Ibn Abî Tâlib le fueron concedidas tres cosas, y tener tan sólo una de ellas sería mejor para mí que las riquezas de los árabes (humr an-ni‘am): Su esposa fue Fátima, la hija del Mensajero de Dios; él residió en la Mezquita junto al Mensajero de Dios permitiéndosele lo que le era permitido a él en ella; y se le otorgó la bandera el día de (la batalla de) Jaibar”.27

Un día mencionó Sa‘d Ibn Mâlik algunas de las distinciones de ‘Alî en un hadîz sahîh y en el mismo dijo:28 “El Mensajero de Dios (s.a.w.) desalojó a su tío Al-‘Abbâs y a otros de la Mezquita por lo que Al-‘Abbâs le dijo: “¿Nos desalojas y le permites residir a ‘Alî?”. Le respondió: “No fui yo quien os desalojó y le permitió a él residir, sino que fue Dios quien os desalojó y le permitió residir”.29

Dijo Zaid ibn Arqam:30 “Algunos de los Compañeros del Mensajero de Dios tenían puertas abiertas hacia la Mezquita y el Mensajero de Dios (s.a.w.) dijo: “Clausurad estas puertas excepto la puerta de ‘Alî”, y la gente habló sobre ello. Entonces, se levantó el Mensajero de Dios (s.a.w.), alabó y engrandeció a Dios y luego dijo: “Ciertamente que yo he ordenado clausurar estas puertas excepto la puerta de ‘Alî y alguno de vosotros dijo algo al respecto. ¡Por Dios, que yo no he cerrado ni abierto nada, sino que se me ordenó algo y lo realicé!”.31

Cita At-Tabarânî en su Al-Kabîr de Ibn ‘Abbâs32 que el Mensajero de Dios (s.a.w.) se levantó un día y dijo: “No fui yo el que os desalojó como algo de mi parte, ni el que le dejó a él permanecer, sino que fue Dios el que os desalojó y le dejó. Yo soy sólo un siervo al que se le ordena e hice lo que se me ordenó, y no sigo sino lo que me es revelado”.33

Dijo el Mensajero de Dios (s.a.w.): “¡Oh ‘Alî! No le es permitido a nadie encontrarse en estado de polución ritual (ÿanâbah) en la Mezquita a excepción de ti y de mí”.34

Sa‘d Ibn Abî Waqqâs, Al-Barâ’ Ibn ‘Âzib, Ibn ‘Abbâs, Ibn ‘Umar, y Hudhaifah Ibn Usaid Al-Guiffârî, todos ellos transmitieron:35 “El Mensajero de Dios (s.a.w.) salió hacia la Mezquita y dijo: “Por cierto que Dios reveló a Moisés: “Construye para Mí un lugar de prosternación puro en el cual no residan más que tú y Aarón”, y por cierto que Dios me reveló: “Construye un lugar de prosternación (masÿid o mezquita) puro en el cual no residan más que tú y tu hermano ‘Alî”.36

Este escrito nuestro no puede abarcar la recopilación de todos los textos comprobados transmitidos al respecto por Ibn ‘Abbâs, Abû Sa‘îd Al-Judrî, Zaid Ibn Arqam, el “Compañero de Jaz‘am”, Asma’ bint ‘Umais, Umm Salamah, Hudhaifah Ibn Usaid, Sa‘d Ibn Abî Waqqâs, ‘Umar, ‘Abdul·lah Ibn ‘Umar, Abû Dharr, Abû At-Tufail; Buraidah Al-Aslamî, Abû Râfi‘ el sirviente del Mensajero de Dios, Ÿâbir Ibn ‘Abdul·lah y otros.37

Entre las súplicas transmitidas que fueron expresadas por el Mensajero de Dios (s.a.w.), tenemos: “¡Dios mío! Mi hermano Moisés te suplicó diciendo:

«¡Señor mío! ¡Dilata mi pecho, facilítame mi tarea, y desata el nudo de mi lengua, de manera que mis palabras sean comprendidas, y dispón para mí un visir de entre mi gente, que sea mi hermano Aarón; fortaléceme con él, y asóciale en mi asunto» (Tâ hâ; 20: 25-32),

y le revelaste:

«Te secundaremos con tu hermano y os dispondremos un poder» (Al-Qasas; 28: 35).

¡Dios mío! Ciertamente que yo soy Tu siervo y Tu Mensajero Muhammad; dilata mi pecho, facilítame mi tarea y dispón para mí un visir de entre mi gente, mi hermano ‘Alî…”.38

Similar es lo narrado por Al-Bazzâr en cuanto a que el Mensajero de Dios (s.a.w.) tomó la mano de ‘Alî y dijo: “Por cierto que Moisés suplicó a Dios que purificara el lugar de prosternación (masÿid o mezquita) a través de Aarón, y yo he suplicado a Dios que purificara la Mezquita a través tuyo”.

Luego mandó a decir a Abû Bakr: “Clausura tu puerta” y éste pronunció el istirÿâ’ (la frase: “Ciertamente que somos de Dios y a Él retornaremos”), luego dijo: “Escucho y obedezco”; luego mandó a decir lo mismo a ‘Umar; luego mandó a decir lo mismo a (su tío) Al-‘Abbâs; luego dijo (el Profeta) (s.a.w.): “No soy yo quien ha clausurado vuestras puertas y dejó abierta la puerta de ‘Alî, sino que Dios abrió su puerta y clausuró la vuestra…”.39

Esta cantidad es suficiente para lo que nos propusimos respecto a la similitud entre ‘Alî y Aarón en todas las posiciones y asuntos.

Was Salâm

Sh.

  • 1. Encontrarás el hadîz en lo citado por los expertos de la narrativa en sus vías muy confiables de las tradiciones del Mensajero de Dios (s.a.w.), y ahí tienes las páginas 165 y 166 del tomo III de Al-Mustadrak, donde encontrarás el hadîz con expresiones explícitas al respecto, y catalogado de sahîh (muy confiable) según las condiciones de clasificación de hadices de los dos shaijs Muslim y Bujârî. También fue citado por el Imam Ahmad como hadîz de ‘Alî en la pág. 98 del primer tomo de su Musnad. Fue citado por Ibn ‘Abdul Birr en la sección Tarÿamah Al-Hasan As-Sibt (Biografía de Al-Hasan, el nieto del Profeta) del libro Al-Istî‘âb. Fue citado incluso por Adh-Dhahabî en su Taljîs expresando categóricamente su condición de sahîh, a pesar de su grotesca intransigencia y alejamiento respecto al Aarón de esta comunidad, y de su Shubbar y su Shubair. Al-Bagawî lo ha mencionado en forma similar en su Mu‘ÿam y ‘Abdul Gânî en su Al-Îidâh. Asimismo sucede en la pág. 115 de As-Sawâ‘iq Al-Muhriqah, donde es referido a Salmân. También así lo hizo Ibn ‘Asâkir (N. del Autor).
  • 2. Alî y Aarón como Al-Farqadân:
    Respecto al día de Shubbar, Shubair y Mushbir, referirse a Musnad Ahmad Ibn Hanbal, t.2, p.155, h.769, donde es citado con un sanad o cadena de transmisión sahîh o muy confiable, ed. Dâr Al-Ma‘ârif, Egipto; Al-Istî‘âb de Ibn ‘Abdul Birr, impreso en la parte inferior del libro Al-Isâbah, t.3, p.100, ed. Egipto e investigado por Az-Zainî; Tadhkirat Al-Jawâss de As-Sibt Ibn Al-Ÿawzî Al-Hanafî, p.193; As-Sawâ‘iq Al-Muhriqah de Ibn Haÿar, p.190, ed. Al-Muhammadîiah; Maÿma‘ Az-Zawâ’id, t.8, p.52; Al-Fath Al-Kabîr de An-Nabhânî, t.2, p.161.
  • 3. El Mensajero de Dios (s.a.w.) se hermana con ‘Alî, y Abû Bakr se hermana con ‘Umar.
    Ver: Al-Mustadrak de Al-Hâkim, t.3, p.14; Al-Fusûl Al-Muhimmah de Ibn Sabbâg Al-Mâlikî, p.21; Kifâiat At-Tâlib de Al-Kunÿî Ash-Shâfi‘î, p.194, ed. Al-Haidarîiah y p.83, ed. Al-Garî; Usud Al-Gâbah de Ibn Al-Azîr, t.2, p.221; Tarÿamah Al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib (“Biografía del Imam ‘Alî Ibn Abî Tâlib”) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.105, h.146; Kanz Al-‘Ummâl, t.15, p.105, h.299, 2º ed.
  • 4. Sîrah Ibn Hishâm, t.2, p.109; Ianâbî‘ Al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.58, ed. Estambul, p. 65, ed. Al-Haidarîiah, y t.1, p.56, ed. Al-‘Irfân.
  • 5. La hermandad entre el Mensajero de Dios (s.a.w.) y ‘Alî (a.s.).
    Ver: Sahîh At-Tirmidhî, t.5, p.300, h.3804; Kifâiat At-Tâlib de Al-Kunÿî Ash-Shâfi‘î, pp.193 y 194, ed. Al-Haidarîiah y pp. 82 y 83, ed. Al-Garî; Al-Fusûl Al-Muhimmah de Ibn Sabbâg Al-Mâlikî, p.21; Tadhkirat Al-Jawâss de As-Sibt Ibn Al-Ÿawzî, pp.20, 22, 23 y 24; Manâqib ‘Alî Ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, pp.37-42, hh.57, 59, 60 y 65; Al-Manâqib de Al-Jwarizmî Al-Hanafî, p.7; Nadzm Durar As-Simtain de Az-Zarandî Al-Hanafî, pp.94 y 95; Ta’rîj Al-Julafâ’ de As-Suiûtî, p.170; As-Sîrah An-Nabawîiah de Ibn Hishâm, t.2, p.108; Usud Al-Gâbah de Ibn Al-Azîr, t.2, p.221, t.3, p.137 y t.4, p.29; Dhajâ’ir Al-‘Uqbâ, p.66; Sharh Nahÿ Al-Balâgah de Ibn Abîl Hadîd, t.18, p.24 y t.6, p.167, ed. Egipto, investigado por Abûl Fadl, y t.3, pp.60 y 450, 1º ed., Egipto; Maqtal Al-Husain de Al-Jwarizmî Al-Hanafî, t.1, p.48; Is‘âf Ar-Râguibîn impreso en los márgenes de Nûr Al-Absâr, p.140, ed. Al-‘Uzmânîiah y p.154, ed. As-Sa‘îdîiah, Egipto; Maÿma‘ Az-Zawâ’id, t.9, p.112; Fath Al-Mulk Al-‘Alî bi Sihhati Hadîz-i Bâb-i Madînat Al-‘Ilm-i ‘Alî, p.48, ed. Al-Haidarîiah y p.19 ed. Egipto; Al-Isâbah de Ibn Haÿar, t.2, p.507; Al-Istî‘âb, impreso en los márgenes de Al-Isâbah, t.3, p.35; Tarÿamah Al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib o “Biografía del Imam ‘Alî Ibn Abî Tâlib (a.s.)” del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.103, hadices 143, 144, 148, 150, 167 y 168; At-Tabaqât Al-Kubrâ de Ibn Sa‘d, t.3, p.22; Muntajab Kanz Al-‘Ummâl impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, pp.30, 45 y 46; Ar-Riâd An-Nadirah, t.2, pp.220-222 y 277, 2º ed.; Ÿâmi‘ Al-Usûl de Ibn Al-Azîr, t.9, p.468; Masâbîh As-Sunnah de Al-Bagwî, t.2, p.275, ed. Muhammad ‘Alî Subaih, Egipto; Kanz Al-‘Ummâl, t.15, p.92, hh.260, 271, 286, 299, 304, 325, 334, 350, 355, 365 y 383, 2º ed., Haidar Abâd; Ihqâq Al-Haqq de At-Tustarî, t.4, p.171, y t.6, p.462, ed. Teherán; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.3, p.113; Farâ’id As-Simtain, t.1, p.111 y p.117, h.321.
  • 6. El hadîz de la Hermandad fue narrado por diez de entre los Compañeros. Ver: Ianâbî‘ Al-Mawaddah de Qandûzî Al-Hanafî, p.57, ed Estambul, p.64 ed. Al-Haidarîiah.
  • 7. Citado por Al-Hâkim en la pág. 14 del 3º tomo de Al-Mustadrak citándolo de Ibn ‘Umar a través de dos vías sahîh según las condiciones de los dos sheij (Muslim y Bujârî). Citado por Adh-Dhahabî en su Taljîs aceptando categóricamente su condición de sahîh. Narrado por At-Tirmidhî según lo citado por Ibn Haÿar de él en la pág. 73 de su As-Sawâ‘iq Al-Muhriqah; referirse aquí al nº 7 de los hadices de la 2º sección del cap. 9 de As-Sawâ‘iq. Fue transmitido como categórico por todos aquellos expertos en biografía y narraciones que se ocuparon del hadîz de la Hermandad (N. del Autor).
    Se encuentra en: Sahîh At-Tirmidhî, t.5, p.300, h.3804; Taljîs Al-Mustadrak de Adh-Dhahabî, impreso en la parte inferior de Al-Mustadrak, t.3, p.14; Kifâiat At-Tâlib de Al-Kunÿî Ash-Shâfi‘î, p.194, ed. Al-Haidarîiah, y p.82, ed. Al-Garî; Al-Fusûl Al-Muhimmah de Ibn Sabbâg Al-Mâlikî, p.21; As-Sawâ‘iq Al-Muhriqah, p.120, ed. Al-Muhammadîiah; Manâqib ‘Alî Ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzîli Ash-Shâfi‘î, p.37, hh.57 y 59; Ta’rîj Al-Julafâ’ de As-Suiûtî, p.170; Usud al-Gâbah de Ibn Al-Azîr, t.4, p.29; Tadhkirat Al-Jawâss de As-Sibt Ibn Al-Ÿawzî Al-Hanafî, p.24; Is‘âf Ar-Râguibîn impreso en los márgenes de Nûr Al-Absâr, p.140, ed. Al-‘Uzmânîiah y p.154, ed. As-Sa‘îdîiah; Ianâbî‘ Al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.56, ed. Estambul y p.63, ed. Al-Haidarîiah; Dhajâ’ir Al-‘Uqbâ, p.66, ed. Al-Qudsî; Nadzm Durar As-Simtain de Az-Zarandî Al-Hanafî, p.94; Al-Istî‘âb impreso en los márgenes de Al-Isâbah, t.3, p.35; Tarÿamah Al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib del libro Tâ’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.103, hh.143, 145 y 246; Sharh Nahÿ Al-Balâgah de Ibn Abîl Hadîd, t.13, p.227, ed. Egipto, investigado por Muhammad Abûl Fadl; Masâbîh As-Sunnah de Al-Bagwî Ash-Shâfi‘î, t.2, p.275, ed. Muhammad ‘Alî Subaih, Egipto; Ÿâmi‘ Al-Usûl de Ibn Al-Azîr, t.9, p.468; Ar-Riâd An-Nadirah, t.2, p.220, 2º ed.; Mishkât Al-Masâbîh, t.3, pp.243 y 244; Al-Ÿâmi‘ As-Saguîr de As-Suiûtî, t.2, p.56; Muntajab Kanz Al-‘Ummâl impreso a los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.30; Al-Fath Al-Kabîr de An-Nabhânî, t.2, p.242; Ihqâq Al-Haqq de At-Tustarî, t.4, p.192, ed.; Farâ’id As-Simtain, t.1, pp.116 y 150.
  • 8. Ver: Tâ’rîj At-Tabarî, t.2, p.319; Al-Kâmil fit Tâ’rîj de Ibn Al-Azîr, t.2, p.63. Ya hemos citado el hadîz con sus fuentes en la Carta 20.
  • 9. Citado por Abû Bakr Al-Jwarizmî, como se menciona en la pág. 103 de As-Sawâ‘iq (N. del Autor).
    Se encuentra en Al-Manâqib de Al-Jwarizmî Al-Hanafî, p.246; Maqtal Al-Husain de Al-Jwarizmî Al-Hanafî, t.1, p.60; Ianâbî‘ Al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.304, ed. Estambul; Usud al-Gâbah de Ibn Al-Azîr, t.1, p.206; As-Sawâ‘iq Al-Muhriqah de Ibn Haÿar Ash-Shâfi‘î, p.171, ed. Al-Muhammadîiah; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.2, p.316.
  • 10. Citado por Al-Hâkim en la pág. 159 del tomo III de Al-Mustadrak. Citado por Adh-Dhahabî en su Taljîs reconociendo categóricamente su condición de sahîh. Transmitido por Ibn Haÿar en el cap. 11 de su As-Sawâ‘iq, y así también fue citado sin excepción por todo aquel que mencionó la boda de Fâtimah Az-Zahrâ’ (a.s.) (N. del Autor).
    El hadîz se encuentra en Jasâ’is Amîr Al-Mu’minîn de An-Nisâ’î Ash-Shâfi‘î, p.115, ed. Al-Haidarîiah, p.52, ed. Beirut, y p.32, ed. Egipto; Nadzm Durar As-Simtain de Az-Zarandî Al-Hanafî, p.185; Dhajâ’ir Al-‘Uqbah, p.18; Maÿma‘ Az-Zawâ’id, t.9, p.210; Kifâiat At-Tâlib de Al-Kunÿî Ash-Shâfi‘î, p.306, ed. Al-Haidarîiah, y p.170, ed. Al-Garî.
  • 11. Citado por Ash-Shirâzî en Al-Alqâb, e Ibn An-Naÿÿâr transmitiéndolo de Ibn ‘Umar y citado por Al-Muttaqî Al-Hindî en Kanz Al-‘Ummâl y en su Al-Muntajab impreso en los márgenes de Al-Musnad. En éste último ver el segundo renglón del comentario de la pág. 32 del tomo V (N. del Autor).
    Ver: Al-Gadîr de Al-Amînî, t.3, p.19.
  • 12. Citado por Ibn ‘Abdul Birr en la sección Tarÿamah Al-Imâm ‘Alî del libro Al-Istî‘âb en una cadena de transmisión que llega a Ibn ‘Abbâs (N. del Autor).
    El hadîz se encuentra en Tarÿamah Al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib del libro Tâ’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.109, hadîz nº 149; Al-Istî‘âb impreso en los márgenes de Al-Isâbah, t.3, p.35; Musnad Ahmad Ibn Hanbal, t.1, p.230, ed. Al-Maimanah; Ihqâq Al-Haqq, t.4, p.171.
  • 13. Citado por Al-Jatîb siendo el nº 6105 de los hadices de Kanz Al-‘Ummâl en la pág. 402, del tomo VI (N. del Autor).
    El hadîz se encuentra en Tarÿamah Al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib del libro Tâ’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.122, hadîz nº 168; Kanz Al-‘Ummâl; t.15, p.131, hadîz 383, 2ª edición; Muntajab Kanz Al-‘Ummâl impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.46.
  • 14. Citado por Al-Hâkim en la pág. 217 del 3º tomo de Al-Mustadrak con un sanad sahîh o cadena de transmisión muy confiable según las condiciones de Muslim. Adh-Dhahabî reconoce su condición de sahîh según esa misma condición (N. del Autor).
    Se encuentra en Al-Manâqib de Al-Jwarizmî Al-Hanafî, p.27.
  • 15. Citado por At-Tabarânî en su Al-Kabîr refiriéndolo a Ibn ‘Umar; citado por Al-Muttaqî Al-Hindî en su Kanz Al-‘Ummâl y en su Muntajab Kanz Al-‘Ummâl. Refiérete en Al-Muntajab a los márgenes de la pág. 32 del tomo V de Al-Musnad (N. del Autor).
    Se encuentra en: Maÿma‘ Az-Zawâ’id, t.9, p.121; Sharh Nahÿ Al-Balâgah de Ibn Abîl Hadîd, t.13, p.228, ed. Egipto, investigado por Abûl Fadl, y t.3, p.257, 1º ed., Egipto.
  • 16. Citado por Ibn Sa‘d en la pág. 51 de la 2º sección del 2º tomo de At-Tabaqât, y en la pág. 55 del 4º tomo de Kanz Al-‘Ummâl (N. del Autor).
    Se encuentra en: At-Tabaqât Al-Kubrâ de Ibn Sa‘d, t.2, p.263, ed. Dâr Sâdir; y con expresiones similares en Al-Manâqib de Al-Jwarizmî, p.29, ed Al-Haidarîiah.
  • 17. Citado por At-Tabarânî en Al-Awsat, por Al-Jatîb Al-Bagdâdî en Al-Muttafaq wal Muftaraq, y fue citado por el autor de Kanz Al-‘Ummâl.
    Referirse a: Al-Muntajab, en los márgenes de la pág. 35 del tomo V de Musnad Ahmad, y citado en el margen de la pág. 46 por Ibn ‘Asâkir (N. del Autor).
    Se encuentra en: Hiliat Al-Awliâ’, t.7, p.256; Manâqib ‘Alî Ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzîli Ash-Shâfi‘î, p.91, h.134; Al-Manâqib de Al-Jwarizmî Al-Hanafî, p.88; Maqtal Al-Husain de Al-Jwarizmî, t.1, p.38; Tadhkirat Al-Jawâss de As-Sibt Ibn Al-Ÿawzî Al-Hanafî, p.23; Dhajâ’ir Al-‘Uqbâ, p.66; Ianâbî‘ Al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.206, ed. Estambul; Tarÿamah Al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib del libro Tâ’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.119, hadîces nº 162 y 168; Ar-Riâd An-Nadirah, t.2, p.222, 2º ed.; Maÿma‘ Az-Zawâ’id, t.9, p.111; Al-Mîzân de Adh-Dhahabî, t.2, p.76 y t.3, p.399; Muntajab Kanz Al-‘Ummâl impreso a los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, pp.35 y 46; Kanz Al-‘Ummâl, t.15, p.121, h. 350, 2º ed.; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.3, p.117.
  • 18. Citado por los autores de Sunan en sus compilaciones de Hadices. Mencionado resumido por el imam Fajrud-dîn Ar-Râzî en su exégesis de esta aleya de la sura Al-Baqarah en la pág. 189 del 2º tomo de su At-Tafsîr Al-Kabîr (N. del Autor).
    El mabît o pernoctación de Amîr Al-Mu’minîn ‘Alî en la cama del Profeta (s.a.w.) cuando se produjo la emigración:
    Ver: Shawâhid At-Tanzîl de Al-Haskânî Al-Hanafî, t.1, p.96, hh. 133-137 y 139; Al-Mustadrak de Al-Hâkim, t.3, p.4 y 133; Ta’rîj At-Tabarî, t.2, p.99; Ta’rîj Al-Ia‘qûbî, t.2, p.29, ed. Al-Garî; Sîrah Ibn Hishâm, t.2, p.91; Al-‘Aqd Al-Farîd, t.5, p.99, 2º ed.; Al-Kâmil fî At-Ta’rîj de Ibn Al-Azîr, t.2, p.103; Dhajâ’ir Al-‘Uqbâ, p.87; Maÿma‘ Az-Zawâid, t.6, p.51, t.7, p.27 y t.9, p.120; Sharh Nahÿ Al-Balâgah de Ibn Abîl Hadîd, t.13, pp.261-267, ed. Egipto, investigado por Muhammad Abûl Fadl; Tarÿamah Al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib del libro Tâ’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.184, h.249, p.186, h.250, p.190, h.251, p.137, hh.187-189; Kifâiat At-Tâlib de Al-Kunÿî Ash-Shâfi‘î, pp.239 y 242, ed. Al-Haidarîiah, y pp. 114 y 117, ed. Al-Garî; Ianâbî‘ Al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.35, ed. Estambul y p.38, ed. Al-Haidarîiah; Matâlib As-Su’ûl de Ibn Talhah, p.35, ed. Teherán; Ar-Riâd An-Nadirah, t.2, pp.271 y 272, 2º ed.; At-Tabaqât Al-Kubrâ de Ibn Sa‘d, t.1, p.228 y t.8. pp.52 y 223; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.1, p.50 y t.2, p.47; Usud Al-Gâbah, t.4, p.25, ed. Egipto; Fadâ’il Al-Jamsah, t.2, p.309; Ihqâq Al-Haqq de At-Tustarî, t.8, p.335, ed. Teherán.
  • 19. Citado por An-Nisâ’î en su Al-Jasâ’is Al-‘Alawîiah y por Al-Hâkim al comienzo de la pág. 112 del 3º tomo de Al-Mustadrak, por Ibn Abî Shaibah e Ibn Abî ‘Âsim en As-Sunnah, por Abû Na‘îm en Al-Ma‘rifah, y fue citado por Al-Muttaqi Al-Hindî en su Kanz Al-‘Ummâl y en su Al-Muntajab impreso en los márgenes de la pág. 46, del 5º tomo de Musnad Ahmad (N. del Autor).
    Ver: Sunan Ibn Mâÿah, t.1, p.144, h.120; Ta’rîj At-Tabarî, t.2, p.310, Al-Istî‘âb de Ibn ‘Abdul Birr impreso en los márgenes de Al-Isâbah, t.3, p.35; Jasâ’is Amîr Al-Mu’minîn de An-Nisâ’î, p.46, ed. Al-Haidarîiah, p.3, ed. At-Taqaddum Al-‘Ilmîiah, Egipto y p.7, ed. Beirut; Al-Kâmil de Ibn Al-Azîr, t.2, p.57; Sharh Nahÿ Al-Balâgah de Ibn Abîl Hadîd, t.13, pp.200 y 228, ed. Egipto, investigado por Muhammad Abûl Fadl y t.3, p.251, 1º ed. Egipto; Dhajâ’ir Al-‘Uqbâ, p.60; Nadzm Durar As-Simtain de Az-Zarandî Al-Hanafî, p.96; Tarÿamah Al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib del libro Tâ’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.120, hh. 164, 167-168; Tadhkirat Al-Jawâss de As-Sibt Ibn Al-Ÿawzî Al-Hanafî, p.108; Ar-Riâd An-Nadirah, t.2, pp.221 y 222; Kanz Al-‘Ummâl, t.15, p.107, h.304 y p.114, h.325, 2º edic; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.2, p.314 y t.3, p.221; Al-Mîzân de Adh-Dhahabî, t.1, p.433; Farâ’id As-Simtain, t.1, p.227, hh.177 y 192.
  • 20. Refiérete a la pág. 126 del 3º tomo de Al-Mustadrak. Fue citado por Adh-Dhahabî en su At-Taljîs considerando que su condición de sahîh es categórica (N. del Autor).
    Ver: Jasâ’is Amîr Al-Mu’minîn de An-Nisâ’î, p.86, ed. Al-Haidarîiah y p.29, ed. Beirut; Fath Al-Mulk Al-‘Alî bi Sihhati Hadîz-i Bâbu Madînat Al-‘Ilm-i ‘Alî, p.51, ed. Al-Haidarîiah; Maÿma‘ Az-Zawâ’id, t.9, p.134, quien lo consideró sahîh; Dhajâ’ir Al-‘Uqbâ, p.100; Nadzm Durar As-Simtain de Az-Zarandî Al-Hanafî, p.97; Sharh Nahÿ Al-Balâgah de Ibn Abîl Hadîd, t.13, p.228, ed. Egipto, investigado por Muhammad Abûl Fadl; Ar-Riâd An-Nadirah, t.2, p.300; Mîzân Al-I‘tidâl, t.3, p.255; Ihqâq Al-Haqq, t.4, p.132; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.3, p.124; Farâ’id As-Simtain, t.1, p.224, h.175.
  • 21. Citado por Ibn ‘Abdul Birr al tratar la biografía de ‘Alî en Al-Istî‘âb, y asimismo varios de los sabios más consolidados (N. del Autor).
    Ver: Sharh Nahÿ Al-Balâgah de Ibn Abîl Hadîd, t.6, p.167; Al-Istî‘âb impreso en los márgenes de Al-Isâbah, t.3, p.35.
  • 22. Citado por Ibn Sa‘d al tratar la batalla de Badr en su libro At-Tabaqât, en la pág. 15 de la 1ª parte del 2º tomo (N. del Autor).
    Ver: At-Tabaqât Al-Kubrâ de Ibn Sa‘d, t.2, p.23, ed. Dâr Sâdir.
  • 23. Tal como lo cita Ad-Dâraqtanî en el 5º de los propósitos de la aleya “el amor a los parientes del Profeta” (Ash-Shûrâ; 42:23), que es la aleya nº 14 de las que cita Ibn Haÿar en el Cap.11 de su As-Sawâ‘iq. Ver: As-Sawâ‘iq, p.107 (N. del Autor).
  • 24. Ver: As-Sawâ‘iq Al-Muhriqah, p.117, ed. Al-Haidarîiah.
  • 25. Este es un largo hadîz que incluye veinte distinciones de ‘Alî, y nosotros ya lo mencionamos en la Carta 26 (N. del Autor).
    Ver: Musnad Ahmad ibn Hanbal, t.5, p.25, h.3062, transmitido con una cadena de transmisión sahîh, ed. Dâr Al-Ma‘ârif, Egipto; Jasâ’is Amîr Al-Mu’minîn de An-Nisâ’î, p.64, ed. Al-Haidarîiah y p.15, ed. Beirut; Dhajâ’ir Al-‘Uqbâ, p.87; Al-Isâbah de Ibn Haÿar, t.2, p.509; Maÿma‘ Az-Zawâ’id, t.9, p.120; Al-Manàqib de Al-Jwarizmî, p.74; Tarÿamah Al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib del libro Tâ’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.185, h.249, p.187, h.250, y p.190, h.251; Ianâbî‘ Al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.35, ed. Estambul y p.38, ed. Al-Haidarîiah; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.3, p.205; Farâ’id As-Simtain, t.1, p.329. Ver el resto de las fuentes en la Carta 26, al finalizar el punto 1 de la carta, en la nota que lleva el título “Las diez virtudes que nadie más que ‘Alî tenía”.
  • 26. Se encuentra en la pág. 125 del 3º tomo de Al-Mustadrak y fue citado por Abû Iu‘lâ, tal como figura en la 3º sección del Cap. 9 de As-Sawâ‘iq. Refiérete para ello a la pág. 76. Fue citado con este sentido con expresiones cercanas por Ahmad Ibn Hanbal en un hadîz de ‘Abdul·lah Ibn ‘Umar en la pág. 26 del 2º tomo de su Al-Musnad. Fue narrado tanto por ‘Umar, su hijo Ibn ‘Umar y varios de entre los más consolidados narradores en diferentes cadenas de transmisión (N. del Autor).
  • 27. Ver: Al-Mustadrak de Al-Hâkim, t.3, p.125, quien lo consideró sahîh, ed. Offset; Musnad Ahmad Ibn Hanbal, t.7, p.21, h.4797 en una cadena de transmisión sahîh, ed. Dâr Al-Ma‘ârif, Egipto; Ianâbî‘ Al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.210, ed. Estambul y p.248, ed. Al-Haidarîiah; Al-Manàqib de Al-Jwarizmî, p.238, ed. Al-Haidarîiah; Tarÿamah Al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib del libro Tâ’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.220, h. 283; As-Sawâ‘iq Al-Muhriqah de Ibn Haÿar, p.76, ed. Al-Maimanah y p.125, ed. Al-Muhammadîiah; Maÿma‘ Az-Zawâ’id, t.9, p.120, Ta’rîj Al-Julafâ’ de As-Suiutî, p.172; Nadzm Durar As-Simtain de Az-Zarandî Al-Hanafî, p.129; Kanz Al-‘Ummâl, t.15, p.101, h.291, 2º ed.; Ar-Riâd An-Nadirah, t.2, p.254, 2º ed.; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.3, p.204; Fadâ’il Al-Jamsah, t.2, p.150; Farâ’id As-Simtain, t.1, p.345, h.268.
  • 28. Tal como se encuentra al comienzo de la pág. 117 del 3º tomo de Al-Mustadrak, y este hadîz conforma una de las tradiciones más confiables habiendo sido citado por varios de los más consolidados y fiables sabios de la Tradición (N. del Autor).
  • 29. Ver: Al-Mustadrak de Al-Hâkim, t.3, p.117, ed. Offset de ‘Alî Haidar Abâd; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.3, p.206.
  • 30. Citado por Ahmad en la pág. 369 del 4º tomo de Al-Musnad. También fue narrado por Ad-Diâ’ según es mencionado en Kanz Al-‘Ummâl y Al-Muntajab. Refiérete a Al-Muntajab, a los márgenes de la pág. 29 del 5º tomo de Al-Musnad (N. del Autor).
  • 31. Ver: Al-Mustadrak de Al-Hâkim, t.3, p.125, quien lo consideró sahîh; Taljîs Al-Mustadrak de Adh-Dhahabî, impreso en la parte inferior de Al-Mustadrak; Jasâ’is Amîr Al-Mu’minîn de An-Nisâ’î Ash-Shâfi‘î, p.73, ed. Al-Haidarîiah y p.13, ed. At-Taqaddum, Egipto; Kifâiat At-Tâlib de Al-Kunÿî Ash-Shâfi‘î, p.203; ed. Al-Haidarîiah, y p.88, ed. Al-Garî; Ianâbî‘ Al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.87, ed. Estambul y p.99, ed. Al-Haidarîiah; Tarÿamah Al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib del libro Tâ’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.255, hh.324 y 325; Manâqib ‘Alî Ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.257, h.305, 1º ed. Teherán; Tadhkirat Al-Jawâss de As-Sibt Ibn Al-Ÿawzî Al-Hanafî, p.41; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.3, p.202; Ar-Riâd An-Nadirah, t.2, p.253; Al-Hâwî lil Fatâwâ de As-Suiûtî, t.2, p.57.
  • 32. Transmitió de él Al-Muttaqî Al-Hindî al final de las notas a la página que mencionamos en la nota anterior (N. del Autor).
  • 33. Ver: Maÿma‘ Az-Zawâ’id, t.9, p.115; Muntajab Kanz Al-‘Ummâl impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.29; Ihqâq Al-Haqq, t.5, p.546.
  • 34. Tal como es citado por At-Tirmidhî en su Sahîh y transmitió de él Al-Muttaqî Al-Hindî en lo que señalamos de su Al-Muntajab. Fue citado por Al-Bazzâr de Sa‘d como se ve en el hadîz 13 de entre los hadices que citó Ibn Haÿar en la 2º sección del Cap. 9 de As-Sawâ‘iq; refiérete a la pág. 73 (N. del Autor).
    Ver: Sahîh At-Tirmidhî, t.5, p.303, h.3811; Tarÿamah Al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib del libro Tâ’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.268, hh. 331 y 332; Ta’rîj Al-Julafâ’ de As-Suiûtî, p.172; Dhajâ’ir Al-‘Uqbâ, p.77; Maÿma‘ Az-Zawâ’id, t.9, p.115; Fath Al-Mulk Al-‘Alî bi Sihhati Hadîz-i Bâbu Madînat Al-‘Ilmi ‘Alî, p.46, ed. Al-Haidarîiah y p.17, ed. Egipto; Ianâbî‘ Al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.87, 210 y 282, ed. Estambul y p.99 y 248, ed. Al-Haidarîiah; As-Sawâ‘iq Al-Muhriqah de Ibn Haÿar, p.121, ed. Al-Muhammadîiah y p.73, ed. Al-Maimanah, Egipto; Masâbîh As-Sunnah de Al-Bagwî, t.2, p.276, ed. Muhammad ‘Alî Subaih, Egipto; Ÿâmi‘ Al-Usûl de Ibn Al-Azîr, t.9, p.474; Ar-Riâd An-Nadirah, t.2, p.254, 2º ed.; Mishkât Al-Masâbîh, t.3, p.245; Muntajab Kanz Al-‘Ummâl impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.29; Al-Fath Al-Kabîr de An-Nabhânî, t.3, p.399; Kanz Al-‘Ummâl, t.6, p.159, 1º ed. y t.15, p.221, 2º ed.
  • 35. Tal como ha citado de todos ellos ‘Alî Ibn Muhammad Al-Jatîb el famoso jurista shafi‘îta conocido como Ibn Al-Magâzilî en su libro -Al-Manâqib- a través de diferentes vías de transmisión. Fue citado por el fiable y estudioso Al-Baljî en el cap. 17 de Al-Ianâbî‘ (N. del Autor).
  • 36. Ver: Manâqib ‘Alî Ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.252, h.301 y 343, 1º ed. Teherán; Ianâbî‘ Al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.87, ed. Estambul y p.99, ed. Al-Haidarîiah.
  • 37. Ver las fuentes citadas antes en las notas de esta misma Carta, las cuales son suficientes.
    Ver también: Sahîh At-Tirmidhî, t.5, p.305, h.3815; Jasâ’is Amîr Al-Mu’minîn de An-Nisâ’î Ash-Shâfi‘î, pp.74-75, ed. Al-Haidarîiah; Manâqib ‘Alî Ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.253, hh.303-304 y 306-309, 1º edic. Teherán; Tarÿamah Al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib del libro Tâ’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.252, hh. 323, 326-328, 333-335 y 394-395, ed. Beirut; Hiliat Al-Auliâ’, t.4, p.153; Tadhkirat Al-Jawâss de As-Sibt Ibn Al-Ÿauzî, p.41; Al-Isâbah de Ibn Haÿar, t.2, p.509; Al-Manâqib de Al-Jwarizmî Al-Hanafî, pp.214, 223, 225 y 229; Nadzm Durar As-Simtain de Az-Zarandî Al-Hanafî, p.108; Dhajâ’ir Al-‘Uqbâ, p.102; Maqtal Al-Husain de Al-Jwarizmî Al-Hanafî, t.1, p.63; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.3, pp.203-215; Ÿâmi‘ Al-Usûl de Ibn Al-Azîr, t.9, p.475; Farâ’id As-Simtain, t.1, p.205, hh.160-162, 164 y 322, y t.2, p.29, h.368.
  • 38. Citado por el imam Abû Is·hâq Az-Za‘labî de Abû Dharr Al-Guiffârî en la explicación de las palabras del Altísimo que dicen: «Por cierto que vuestro Walî sólo es Dios, Su Mensajero y los creyentes…» de la sûra Al-Mâ’idah (nº 5) en su exégesis Al-Kâbir. Transmitió algo similar el estudioso Al-Baljî de Al-Musnad del imam Ahmad (N. del Autor).
    Ver: Shawâhid At-Tanzîl de Al-Haskânî Al-Hanafî, t.1, p.179, h.235; Tadhkirat Al-Jawâss de As-Sibt Ibn Al-Ÿauzî Al-Hanafî, p.15; Nûr Al-Absâr de Ash-Shablanÿî, p.70, ed. As-Sa‘îdîiah y p.71, ed. Al-‘Uzmânîiah; Nadzm Durar As-Simtain de Az-Zarandî, p.87; Al-Fusûl Al-Muhimmah de Ibn Sabbâg Al-Mâlikî, p.108; Ar-Riâd An-Nadirah, t.2, p.214, 2º ed.; Matâlib As-Su’ûl de Ibn Talhah Ash-Shâfi‘î, t.1, p.87; Farâ’id As-Simtain, t.1, p.192, h.151.
  • 39. Este hadîz es el nº 6156 de los hadices de Kanz Al-‘Ummâl, que está en la pág. 48 del 6º tomo (N. del Autor).
    Ver: Maÿma‘ Az-Zawâ’id, t.9, p.114; Muntajab Kanz Al-‘Ummâl impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.55; Kanz Al-‘Ummâl, t.15, p.155, h.436, 2º ed.; Al-Hâwî lil Fatâwâ de As-Suiûtî, t.2, p.57 y 58; Ihqâq Al-Haqq, t.5, p.557; Al-Gadîr, t.3, p.208.

Share this page