Page is loading...

Carta 48

8 de Muharram de 1330 H.L.

1. Cuarenta hadices, de entre las tradiciones que corroboran los textos

Cuarenta hadices de entre las tradiciones que corroboran los textos te serán suficientes:

1) Dijo el Mensajero de Dios (s.a.w.) mientras tomaba del brazo a ‘Alî (a.s.): “Éste, es el Imam de los justos, el aniquilador de los depravados; será victorioso quien le auxilie, y desamparado quien le traicione”. Luego repitió ello elevando la voz.

Fue citado por Al-Hâkim en un hadîz de Ÿâbir, en la página 129 del tomo 3 de su Sahîh al-Mustadrak.1 Luego agrega: “Éste es un hadîz cuya cadena de transmisión es sahîh o muy confiable y que no fue citado por los dos Sheij (Bujârî y Muslim)”.2

2) Él (s.a.w.) dijo: “Se me han revelado tres cosas con relación a ‘Alî: Que él es el señor de los musulmanes, el Imam de los piadosos, y el líder de los de frente radiante y miembros resplandecientes (por la ablución)”.

Fue citado por Al-Hâkim, al comienzo de la página 138 del tomo 3 de Al-Mustadrak.3 Luego agrega: “Éste es un hadîz cuya cadena de transmisión es sahîh o muy confiable y que no fue citado por los dos Sheij (Bujârî y Muslim)”.4

3) También dijo (s.a.w.): “Se me ha revelado respecto a ‘Alî que es el Señor de los musulmanes, el Walî de los piadosos, y el líder de los de frente radiante y miembros resplandecientes (por la ablución)”. Fue citado por Ibn An-Naÿÿâr5, así como por otros compiladores de hadices.6

4) Él (s.a.w.) le dijo a ‘Alî: “¡Bienvenido sea el señor de los musulmanes e Imam de los piadosos!”. Fue citado por Abû Na‘îm en Hiliat al-Awliâ’.7271

5) También dijo (s.a.w.): “El primero que entrará por esta puerta es el Imam de los piadosos, el señor de los musulmanes, el adalid (lit. “abejorro líder”) de la religión, el sello de los legatarios (de los profetas), y el líder de los de frente radiante y miembros resplandecientes (por la ablución)”; y he ahí que ingresó ‘Alî (a.s.).

Inmediatamente se dirigió hacia él para saludarle efusivamente, le abrazó, le limpió el sudor de la frente, y le dijo: “Tú llevarás a cabo lo que me corresponde hacer a mí; les harás escuchar mi mensaje y les dilucidarás aquello en lo cual discrepen después de mí”.8272

6) También dijo (s.a.w.): “Dios me ha prometido en relación con ‘Alî, que él será el Estandarte de la Guía, el Imam de mis partidarios, la luz de quien me obedezca; y la palabra que he impuesto a los piadosos…”.9273

En estos seis hadices puedes observar textos explícitos sobre su Imamato y la obligación de obedecerle, con él sea la paz.

7) También dijo (s.a.w.) mientras señalaba a ‘Alî (a.s.) con su mano: “Por cierto que éste es el primero que creyó en mí, el primero que me estrechará la mano en el Día de la Resurrección; éste es el Gran Veraz; éste es el Diferenciador de esta comunidad, (esto es) diferenciará entre la Verdad y la falsedad; éste es el Adalid de los Creyentes…”.10274

8) También dijo (s.a.w.): “¡Oh comunidad de los Ansâr! ¿Queréis que os indique aquello a lo cual, si os aferráis, no os extraviaréis jamás? Éste es ‘Alî; amadle así como me amáis a mí, y honradle así como me respetáis a mí. Por cierto que (el ángel) Gabriel me ha ordenado decíroslo de parte de Dios, Majestuoso e Imponente”.11275

9) También dijo (s.a.w.): “Yo soy la ciudad del conocimiento y ‘Alî es su puerta; así pues, quien quiera el conocimiento que ingrese por la puerta”.12276

10) También dijo (s.a.w.): “Yo soy la morada de la sabiduría y ‘Alî es su puerta”.13277

11) También dijo (s.a.w.): “‘Alî es la puerta de mi conocimiento y quien después de mí dilucidará para mi comunidad aquello por lo cual fui enviado. Amarle es señal de fe, y aborrecerle es hipocresía”.14278

12) Le dijo (s.a.w.) a ‘Alî (a.s.): “Tú le dilucidarás a mi comunidad aquello sobre lo cual discrepe después de mí”.15 Fue citado por Al-Hâkim en la página 122 del tercer tomo de Al-Mustadrak,16 en un hadîz de Anas (Ibn Mâlik). Luego dice: “Éste es un hadîz sahîh o muy confiable según las condiciones de los dos Sheij (Bujari y Muslim) aunque ambos no lo citaran…”.

A esto debo señalar que: quien reflexiona en este hadîz y otros similares, encontrará que ‘Alî con relación al Mensajero de Dios (s.a.w.) tiene la posición del Mensajero con relación a Dios, puesto que Dios, Glorificado sea, le dice a su Profeta: «Y no te hemos revelado el Libro sino para les dilucides aquello sobre lo cual discrepan, y como Guía y Misericordia para gente que cree»;17 asimismo, el Mensajero de Dios (s.a.w.) le dice a ‘Alî: “Tú le dilucidarás a mi comunidad aquello sobre lo cual discrepen después de mí”.18

13) También dijo (s.a.w.) lo siguiente, según lo citado por Ibn As-Sammâk de Abû Bakr en un hadîz marfû‘ (esto es, en un hadiz cuya cadena de transmisión llega al Profeta): “‘Alî tiene con relación a mí la posición que yo tengo con relación a mi Señor”.19283

14) También dijo lo siguiente, según lo citado por Ad-Daraqtanî en su Al-Ifrâd, quien transmite de Ibn ‘Abbâs en un hadîz marfû‘: “‘Alî Ibn Abî Tâlib es (como) la Puerta de la Remisión (de los Hijos de Israel); quien ingrese a través de ella será creyente, y quien salga por la misma; será un incrédulo”.20284

15) También dijo (s.a.w.) lo siguiente el día de ‘Arafât (9 de Dhu-l Hiÿÿah) en Haÿÿat al-Wadâ‘ (la Peregrinación de Despedida): “‘Alî es de mí, y yo soy de ‘Alî, y nadie ejecutará mi labor aparte de mí mismo, o ‘Alî”.21285

«Por cierto que ello es palabra de un Honorable Mensajero, dotado de poder y acreditado ante el Poseedor del Trono. Es obedecido y fiel. Y vuestro Compañero, no es un desvariado»;22 «Así pues, ¿a dónde os dirigís?».23

¿Qué es lo que ustedes dicen acerca de estas confiables tradiciones y textos explícitos?

Si reflexionas con detenimiento, y observas con atención la sabiduría que encierra el hecho de que anunciara eso durante la Gran Peregrinación, frente a todo el mundo, la verdad aparecerá ante ti de la forma más manifiesta.

Si observas sus expresiones ¡cuán pocas!, y su sentido ¡qué manifiesto y qué indicador!, he ahí que las considerarás tremendamente formidables, puesto que reunió conceptos y los dispuso en un molde en particular, de manera que, a pesar de lo reducido de sus expresiones, abarcó todos sus aspectos en profundidad, y no dejó para nadie más que ‘Alî, la idoneidad de ejecutar cualquier labor suya.

Y no es de extrañarse, puesto que la labor del profeta solo es ejecutada por su sucesor y legatario (wasî ), y no asume su posición sino su vicerregente y walî. ¡La alabanza sea para Dios, Quien nos ha guiado a esto, puesto que no nos habríamos encaminado si no fuera porque Dios nos guió!

16) También dijo (s.a.w.): “Quien me obedece, ha obedecido a Dios, y quien me desobedece, ha desobedecido a Dios. Quien obedece a ‘Alî, me ha obedecido a mí, y quien desobedece a ‘Alî; me ha desobedecido a mí”. Fue citado por Al-Hâkim en la página 121 del tercer tomo de Al-Mustadrak, y por Adh-Dhahabî en esa misma página de su At-Taljîs. Ambos autores expresaron su condición de sahîh o muy confiable según las condiciones de los dos Sheij Bujârî y Muslim.24

17) También dijo (s.a.w.): “¡Oh ‘Alî! Quien se aparta de mí, se ha apartado de Dios, y quien se aparta de ti, se ha apartado de mí”. Fue citado por Al-Hâkim en la página 124 del tercer tomo de su Sahîh al-Mustadrak, donde agrega: “Este hadîz tiene una cadena de transmisión sahîh o muy confiable, aunque los dos Sheij no lo citaran”.25

18) También dijo (s.a.w.), según un hadîz transmitido por Umm Salamah: “Aquel que insulta a ‘Alî, me ha insultado a mí”. Fue citado por Al-Hâkim al comienzo de la página 121 del tercer tomo de Al-Mustadrak, y lo consideró sahîh o muy confiable según las condiciones (de aceptación de los hadices) de los dos Sheij (Bujarî y Muslim).

Fue citado por Adh-Dhahabî, en su At-Taljîs mencionando explícitamente su condición de sahîh o muy confiable. Fue narrado por Ahmad (Ibn Hanbal) como un hadîz de Umm Salamah en la página 323 del sexto tomo de su Al-Musnad, y por An-Nisâ’î en la página 17 de Al-Jasâ’is al-‘Alawîiah.

Así también fue narrado por otros resguardadores de los legados (de la tradición)26. Igual a éstas son las palabras del Mensajero de Dios (s.a.w.) mencionadas en el hadîz de Amr Ibn Shâsh,27 que expresan: “Aquel que moleste a ‘Alî, me ha molestado a mí”.28292

19) También dijo (s.a.w.): “Quien ama a ‘Alî, me ha amado a mí, y quien aborrece a ‘Alî, me ha aborrecido a mí”. Fue citado por Al-Hâkim y lo consideró sahîh en la página 130 del tercer tomo de Al-Mustadrak. Fue citado por Adh-Dhahabî en At-Taljîs, reconociendo su condición de sahîh según las condiciones mencionadas.29

aIgual a éstas son las palabras del ‘Alî que expresan: “Juro por Aquel que hace germinar la semilla y ha originado a la humanidad, que el Profeta iletrado (s.a.w.) ha garantizado que no me ama sino un creyente, y no me aborrece sino un hipócrita”.30

20) También dijo (s.a.w.): “¡Oh ‘Alî! Tú eres señor en esta vida, y señor en el Más Allá. Quien te ame, me ama a mí, y quien me ame, es amado por Dios. Tu enemigo, es mi enemigo, y mi enemigo es el enemigo de Dios. ¡Pobre de aquel que te aborrezca después de mí”. Fue citado por Al-Hâkim al comienzo de la página 128 del tercer tomo de Al-Mustadrak y lo considera sahîh o muy confiable según las condiciones de los dos Sheij.31295

21) También dijo (s.a.w.): “¡Oh ‘Alî! Bienaventurado sea aquel que te ama y es veraz respecto a ti; y pobre de aquel que te aborrece y miente a tu respecto”. Fue citado por Al-Hâkim en la página 135 del tercer tomo de Al-Mustadrak; luego agrega: “Éste es un hadîz cuya cadena de transmisión es sahîh o muy confiable si bien los dos Sheij (Bujarî y Muslim) no lo citaron”.32

22) También dijo (s.a.w.): “Quien quiera vivir como yo he vivido, morir como ha de ser mi muerte; y habitar en el Jardín de la Eternidad que me ha prometido mi Señor, entonces, que acepte a ‘Alî Ibn Abî Tâlib como su walî, puesto que él nunca os sacará de la guía, ni os hará ingresar en el extravío”.33

23) También dijo (s.a.w.): “A quien haya creído en mí y me haya corroborado, le encomiendo la wilâiah de ‘Alî Ibn Abî Tâlib. Ciertamente que quien acepta su wilâiah ha aceptado la mía, y quien acepta mi wilâiah ha aceptado la de Dios. Quien le ama, me ha amado, y quien me ama ha amado a Dios. Quien le aborrece me ha aborrecido, y quien me aborrece ha aborrecido a Dios, Majestuoso e Imponente”.34

24) También dijo (s.a.w.): “Aquel al que le agrade vivir mi vida, morir mi muerte; y habitar en el Jardín del Edén que ha sido emplazado por mi Señor, entonces que acepte a ‘Alî como walî después de mí, y que (a su vez) acepte la wilâiah de quien sea walî de su parte; que siga a la gente de mi Casa (Ahl al-Beit) después de mí, puesto que son mi descendencia, fueron creados de mi misma arcilla y agraciados con mi comprensión y conocimiento. Así pues, ¡pobre de aquéllos que nieguen sus virtudes de entre mi comunidad, aquéllos que corten mi vínculo con ellos! ¡Que Dios no les otorgue mi intercesión!”.35

25) También dijo (s.a.w.): “Aquel que quiera vivir mi vida, morir mi muerte, e ingresar en el Jardín que mi Señor me ha prometido, que es el Jardín de la Eternidad, entonces que acepte a ‘Alî y su descendencia después de él como sus awliá’, puesto que ellos nunca os sacarán de la puerta de la guía, ni os harán ingresar por la puerta del extravío”.36

26) El Profeta (s.a.w.) le dijo a ‘Ammâr: “¡Oh ‘Ammâr! Si ves a ‘Alî transitando por un valle, y ves que la gente transita por otro, marcha junto a ‘Alî y deja a la gente, que por cierto que él nunca te guiará hacia la ruina, ni nunca te sacará de la (recta) guía”.37

27) También dijo (s.a.w.), según un hadîz narrado por Abû Bakr: “Mi palma y la de ‘Alî son iguales en lo concerniente a la Justicia”.38

28) También dijo (s.a.w.): “¡Oh Fátima! ¿Acaso no estás complacida con el hecho de que Dios, Majestuoso e Imponente, haya contemplado a los habitantes de La Tierra y escogido entre ellos a dos hombres, siendo uno de ellos tu padre y el otro tu esposo?”.39303

29) También de él (s.a.w.): “Yo soy el Amonestador y ‘Alî es el Guía. Es a través tuyo ¡oh ‘Alî!, que los encaminados se guiarán después de mí”.40

30) También de él (s.a.w.): “¡Oh ‘Alî! No le es permitido a nadie encontrarse en la mezquita en estado de polución por intimidad matrimonial (ÿanâbah) a excepción de ti y de mí”.41 Semejante a éste es el hadîz citado por At-Tabarânî y transmitido de Umm Salamah, y por Al-Bazzâr y transmitido de Sa‘d, en el que el Mensajero de Dios (s.a.w.) dice: “A nadie se le permite permanecer en estado de ÿanâbah en esta Mezquita, a excepción de ‘Alî y de mí”.42

31) También dijo (s.a.w.): “Yo y éste (o sea, ‘Alî), seremos una Prueba para mi comunidad en el Día de la Resurrección”.43 Fue citado por Al-Jatîb (Al-Bagdâdî) en un hadîz de Anas (Ibn Mâlik)44. ¿En qué asunto Abul Hasan (esto es, el Imam ‘Alî, con él sea la paz) sería una Prueba al igual que el Profeta (s.a.w.) si es que no hubiera sido su sucesor y el dotado de autoridad después de él?

32) También dijo (s.a.w.): “Está escrito en la Puerta del Paraíso: “No hay divinidad más que Dios; Muhammad es el Mensajero de Dios; ‘Alî es el hermano del Mensajero de Dios”.45309

33) También dijo (s.a.w.): “Está escrito en el soporte del Trono (Divino): “No hay divinidad más que Dios, Muhammad es el Mensajero de Dios, a quien he respaldado con ‘Alî y auxiliado mediante ‘Alî”.46

34) También dijo (s.a.w.): “Quien quiera ver a Noé en su determinación, a Adán en su conocimiento, a Abraham en su tolerancia; a Moisés en su sagacidad, y a Jesús en su desapego, que observe a ‘Alî Ibn Abî Tâlib”. Fue citado por Al-Baihaquî en su Sahîh y por el Imam Ahmad (Ibn Hanbal) en su Musnad.47311

35) También dijo (s.a.w.): “¡Oh ‘Alî! Tienes algunas semejanzas con Jesús; fue aborrecido por los judíos al punto que calumniaron a su madre, y fue amado por los cristianos al punto que le atribuyeron una posición que no tenía…”.48

36) También dijo (s.a.w.): “Los adelantados son tres: el adelantado hacia Moisés, que fue Josué el hijo de Nûn; el adelantado hacia Jesús, que es la persona creyente de la Sura Iâ Sîn; y el adelantado hacia Muhammad, que es ‘Alî Ibn Abî Tâlib”.49313

37) También dijo (s.a.w.): “Los veraces son tres: Habîb el carpintero, el creyente de la familia de Iâ Sîn, quien dijo: «¡Oh pueblo mío! Seguid a los Mensajeros (de Dios)»; Hazquil o Ezekiel, el creyente de la familia del Faraón, quien dijo: «¿Acaso mataréis a un hombre sólo porque dice “Mi Señor es Dios”?»; y ‘Alî Ibn Abî Tâlib, quien es el mejor de entre ellos”.50314

38) El Profeta (s.a.w.) le dijo a ‘Alî (a.s.): “La comunidad te traicionará después de mí en tanto tú vivirás en conformidad a mi fe y serás asesinado (por haber actuado) en base a mi Tradición. Quien te ame me habrá amado a mí, y quien te aborrezca me habrá aborrecido a mí. Por cierto que ésta será teñida con (la sangre de) ésta (señalando a su barba y a su cabeza respectivamente)”.51

Se narró de ‘Alî que dijo: “Por cierto que entre aquello que me presagió el Profeta es que la comunidad me traicionaría después de él”.52 Se narró de Ibn ‘Abbâs lo siguiente: “El Mensajero de Dios (s.a.w.) le dijo a ‘Alî: “Debes saber que después de mí vas ha encontrarte con dificultades”. Él preguntó: “¿Acaso ello será encontrándose mi fe intacta?”. Le respondió: “Así es, encontrándose tu fe intacta”.53

39) También dijo (s.a.w.): “Entre vosotros se encuentra quien combatirá en base a la interpretación del Qurán, así como yo he combatido en base a su revelación”. Todos los presentes aspiraron ser aquel a quien se refería, y entre ellos se encontraban Abû Bakr y ‘Umar. Abu Bakr preguntó: “¿Acaso seré yo?”. Respondió: “No”. ‘Umar preguntó: “¿Acaso seré yo?”. Respondió: “No, sino que será el remendón de sandalias”, refiriéndose a ‘Alî (a.s.).

Abû Sa‘îd Al-Judrî relató: “Fuimos a verle y le llevamos las buenas nuevas, pero él no levantó su cabeza, como si ya lo hubiera oído del Mensajero de Dios (s.a.w.)”.54

Similar a éste es el hadîz de Abû Aîiûb Al-Ansârî, el cual narró durante el Califato de ‘Umar diciendo55: “El Mensajero de Dios (s.a.w.) le ordenó a ‘Alî Ibn Abî Tâlib combatir a los Nâkizîn (“quebrantadores del pacto de fidelidad”, esto es, los impulsores de la Batalla del Camello), a los sitîn (“transgresores y contumaces”, esto es, los sediciosos enfrentados en la Batalla de Siffîn) y a los Mâriquîn (“los que salieron disparados de la religión”, esto es, los jareyitas que provocaron la batalla de Nahrawân).56

También (es similar) el hadîz de ‘Ammâr Ibn Iâsir, cuando dijo57: Dijo el Mensajero de Dios (s.a.w.): “¡Oh ‘Alî! La facción inicua te combatirá, pero tú estarás en la Verdad; aquel que en ese día no te auxilie no será de los míos”.58

También el hadîz de Abu Dharr Al-Ghiffârî, cuando dijo59: Dijo el Mensajero de Dios (s.a.w.): “¡Por Aquel en cuyas manos se encuentra mi alma! Ciertamente que entre vosotros hay un hombre que combatirá después de mí en base a la interpretación del Qurán, así como yo combatí a los idólatras en base a su revelación”.60

También el hadîz de Muhammad Ibn ‘Ubaidul·lâh Ibn Abû Râfi‘, quien cita de su padre y (a su vez) de su abuelo Abû Râfi‘ que éste dijo: “Dijo el Mensajero de Dios (s.a.w.): “¡Oh Abu Râfi‘! Luego de mí habrá un grupo de gente que combatirá contra ‘Alî. Será un derecho de Dios que se luche en su contra. Aquel que no pueda luchar contra ellos con su mano que lo haga con su lengua; y quien no pueda con su lengua que lo haga con su corazón…”.61

Narró Al-Ajdar Al-Ansârî62 lo siguiente: Dijo el Mensajero de Dios (s.a.w.): “Yo combato en base a la revelación del Qurán y ‘Alî combatirá en base a su interpretación”.63

40) También de él (s.a.w.): “¡Oh ‘Alî! Me distingo de ti por la profecía, puesto que no habrá profeta después de mí, y tú te distingues del resto de las personas por siete cosas: eres el primero entre ellos que creyó en Dios, el más fiel al pacto de Dios, el más firme en los preceptos de Dios, el que más observa la equidad al repartir, el más justo con los súbditos, el de mejor visión al juzgar y el de mayor distinción ante Dios”.64

Narró Abû Sa‘îd Al-Judrî: Dijo el Mensajero de Dios (s.a.w.): “¡Oh ‘Alî! Tú posees siete cualidades que nadie te puede disputar: Eres el primero de los creyentes, el más fiel al pacto de Dios, el más firme en los preceptos de Dios, el más benevolente con los súbditos, el más sabio en lo relacionado a juzgar, y el de mayor distinción…”.65329

Este breve espacio no deja lugar para profundizar en estas profusas tradiciones, las cuales se corroboran entre sí al indicar todas un sentido único, que es el hecho de que ‘Alî era el segundo del Mensajero de Dios (s.a.w.) en esta comunidad, y que poseyó después del Profeta (s.a.w.) la misma la jefatura que él poseía. Estos hadices son mutawâtir en su sentido si bien no en sus expresiones; y esto te será suficiente como prueba concluyente.

Was Salâm.

Sh.

  • 1. Éste es el hadîz nº 2527de los hadices de Kanz al-‘Ummâl, pág. 153 del tomo VI; fue citado por Az-Za‘labî en un hadîz de Abû Dharr como interpretación de la aleya de la wilâiah en su Tafsîr al-Kabîr. (N. del Autor).
  • 2. Se encuentra en Manâquib ‘Alî Ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, pp. 80-84, hh. 120-125; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, p.111; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta‘rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.476, hh.996 y 997; Kifâiat At-Tâlib de Al-Kanÿî Ash-Shâfi‘î, p.221, ed. Al-Haidarîiah, y p.99, ed. Al-Garî; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp. 72, 185, 224, 250 y 284, ed. Estambul, y pp. 82, 219, 278 y 341, ed. Al-Haidarîiah; Al-Fusûl al-Muhimmah de Ibn As-Sabbâg Al-Mâlikî, p.108; Fath al-Mulk al-‘Alî bi Sihhati Hadîz Bâbu Madînat al-‘Ilmi ‘Alî, p.57, ed. Al-Haidarîiah, y p.25, ed. Al-Matba‘ah al-Islâmîiah, Universidad Al-Az·har (El Cairo); Is‘âf ar-Râguibîn impreso en los márgenes de Nûr al-Absâr, p.158, ed As-Sa‘dîiah, y p.143, ed. Al-‘Uzmânîiah; As-Sawâ‘iq al-Muhriqah, p.123, ed. Al-Haidarîiah, y p.75, ed. Al-Maimanah, Egipto; Matâlib as-Su’ûl de Ibn Talhah Ash-Shâfi‘î, p.31, ed. Teherán, y t.1, p.86, ed. An-Naÿaf; Mîzân al-I‘tidâl, t.1, p.110; Al-Ÿâmi‘ as-Saguîr de As-Suiûtî Ash-Shâfi‘î, t.2, p.140, ed. Mustafâ Muhammad, y t.2, p.56, ed. Al-Maimanah, Egipto; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, pp. 29 y 30; Ihqâq al-Haqq, t.4, p.234, ed. Teherán; Farâ’id as-Simtain, t.1, pp.157 y 192, hh.119 y 151.
  • 3. Citado por Al-Bâwardî, Ibn Qâni‘, Abû Na‘îm y al-Bazzâr. Es el nº 2628 de los hadices de Kanz al-‘Ummâl, p.157 del tomo VI (Nota del Autor).
  • 4. Se encuentra en Al-Mu‘ÿam as-Saguîr de At-Tabarânî, t.2, p.88; Manâquib ‘Alî Ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.65, h.93 y p.104, hh.146-147; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, p.235; Nadzm Durar as-Simtain, de Az-Zarandî Al-Hanafî, p.114; Al-Fusûl al-Muhimmah de Ibn As-Sabbâg Al-Mâlikî, p.107; Maÿma‘ az-Zawâ’id, t.9, p.121; Usud al-Gâbah, t.1, p.69 y t.3, p.116; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta‘rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.257, hh.773 y 774; Fadâ’il al-Jamsah, t.2, p.100; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.81, ed. Estambul; Ihqâq al-Haqq, t.4, p.11, ed Teherán; Farâ’id as-Simtain, t.1, p.143.
  • 5. Es el hadîz nº 2630 en la pág. 157 del tomo VI de Kanz al-‘Ummâl. (N. del Autor).
  • 6. Se encuentra en Tarÿamah al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta‘rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î , t.2, p.257, h.772; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.234, 2ª ed.; Dhâjâ’ir al-‘Uqbâ, p.70; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.34.
  • 7. Es la nº 11 de las narraciones citadas por Ibn Abî-l Hadîd en la pág. 450 del tomo II de su Sharh Nahÿ al-Balâgah; es el nº 2627 de los hadices de Kanz al-‘Ummâl, pág. 157 del tomo VI. (N. del Autor).
    Se encuentra en Hiliat al-Awliâ’ de Ibn Abî Na‘îm, t.1, p.66; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta‘rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.440, h.949; Kanz al-‘Ummâl, t.15, p.157, h.443, 2ª ed.; Sharh Nahÿ al-Balâgah de Ibn Abî-l Hadîd, t.9, p.170, ed. Egipto, investigada por Muhammad Abû-l Fadl; Nadzm Durar as-Simtain de Az-Zarandî Al-Hanafî, p.115; Matâlib as-Su’ûl de Ibn Talhah Ash-Shâfi‘î, t.1, p.46, ed. An-Naÿaf; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.181 y 313, ed. Estambul, y p.213, ed. Al-Haidarîiah; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.55; Farâ’id as-Simtain, t.1, p.141.
  • 8. Mencionado por Abû Na‘îm en su Hiliat al-Awliâ’, transmitido de Anas (Ibn Mâlik). Fue citado en forma detallada por Ibn Abî-l Hadîd en la pág.450 del tomo II de Sharh Nahÿ al-Balâgah. Refiérete a la narración nº 9 de esa página. (N. del Autor).
    Se encuentra en Sharh Nahÿ al-Balâgah de Abî-l Hadîd, t.9, p.169, ed. Egipto, investigado por Abû-l Fadl; Hiliat al-Awliâ’ de Ibn Abî Na‘îm, t.1, p.63; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî al-Hanafî, p.42; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta‘rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.487, h.1005; Matâlib as-Su’ûl de Ibn Talhah Ash-Shâfi‘î, t.1, p.60, ed. An-Naÿaf, y p.21, ed. Teherán; Al-Mîzân de Adh-Dhahabî, t.1, p.64; Kifâiat at-Tâlib de Al-Kanÿî ash-Shâfi‘î, p.212, ed. Al-Haidarîiah, y p.93, ed. Al-Garî; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.313, ed. Estambul; Fadâ’il al-Jamsah, t.2, p.253; Farâ’id as-Simtain, t.1, p.145.
  • 9. Mencionado por Abû Na‘îm en su Hiliat al-Awliâ’, transmitido de Barazah Al-Aslamî y de Anas Ibn Mâlik y citado por el sabio de los mu‘tazilitas (Ibn Abî-l Hadîd) en la pág.449 del tomo II de su Sharh Nahÿ al-Balâgah. Refiérete a la tercera narración de esa página. (N. del Autor).
    Dijo el Mensajero de Dios (s.a.w.): “Dios me hizo una promesa en relación con ‘Alî. Dije: ¡Oh mi Señor! ¡Aclárame qué es! Dijo: “¡Escucha! Ciertamente que ‘Alî es el Estandarte de la Guía, el Imam de mis partidartios, la luz de quien me obedezca…”:
    Se encuentra en Hiliat al-Awliâ’ de Ibn Abî Na‘îm, t.1, p.67; Sharh Nahÿ al-Balâgah de Ibn Abî-l Hadîd, t.9, p.167, ed. Egipto, investigado por Muhammad Abû-l Fadl; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî al-Hanafî, pp.215 y 220; Nadzm Durar as-Simtain de Az-Zarandî Al-Hanafî, p.114; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta‘rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.189, h.672; Manâquib ‘Alî Ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.46, h.69; Kifâiat at-Tâlib de Al-Kanÿî ash-Shâfi‘î, p.73, ed. Al-Haidarîiah, y p.22, ed. Al-Garî. Y con expresiones semejantes se encuentra en Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî al-Hanafî, p.312, ed. Estambul; Matâlib as-Su’ûl de Ibn Talhah Ash-Shâfi‘î, t.1, p.46, ed. An-Naÿaf; Ihqâq al-Haqq, t.4, p.168; Farâ’id as-Simtain, t.1, pp.144 y 151.
  • 10. Citado por At-Tabarânî en Al-Kabîr como un hadîz de Salmân y de Abû Dharr. Citado por Al-Baihaqî en su Sunan y por Ibn ‘Adî en Al-Kâmil como un hadîz de Hudhaifah. Es el nº 2608 de los hadices de Kanz al-‘Ummâl, pág. 156 del tomo VI. (N. del Autor).
    Se encuentra en Tarÿamah al-Imâm ‘Alî Ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta‘rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.76, h.121; Maÿma‘ az-Zawâ’id, t.9, p.102; Kifâiat at-Tâlib de Al-Kanÿî ash-Shâfi‘î, p.187, ed. Al-Haidarîiah, y p.79, ed. Al-Garî; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.2, p.313; Al-Isâbah, t.4, p.171; Al-Istî‘âb impreso en los márgenes de Al-Isâbah, t.4, p.170; Usud al-Gâbah, t.5, p.287; Mîzân al-I‘tidâl, t.2, p.417; Ihqâq al-Haqq, t.4, p.29; Farâ’id as-Simtain, t.1, pp.39 y 140.
    Ver lo que se mencionará en la Carta nº 70 (en el punto 1), en el pié de página como comentario a la condición de “Gran Veraz” y “Diferenciador” del Imam (a.s.).
  • 11. Mencionado por At-Tabarânî en Al-Kabîr. Es el nº 2525 de los hadices de Kanz al-‘Ummâl, pág.157 del tomo VI. Es la décima narración de la pág. 40 del tomo II de Sharh Nahÿ al-Balâgah de Abî-l Hadîd. Observa cómo dispuso el hecho de que no se extravíen, condicionado a aferrarse a ‘Alî. La inferencia de ello es que quien no se aferre a su persona se extraviará. Observa que les ordenó amarle con el mismo amor que le proferían al Profeta (s.a.w.) y honrarle de la misma manera en que honraban al Profeta (s.a.w.). Eso no es sino por ser su sucesor y el Dueño de los Asuntos después de él. Si reflexionas en sus palabras que expresan: “Por cierto que (el ángel) Gabriel me ha ordenado decíroslo de parte de Dios”, se te manifestará esa realidad. (N. del Autor).
    Se encuentra en Sharh Nahÿ al-Balâgah de Ibn Abî-l Hadîd, t.9, p.170, ed. Egipto, investigado por Muhammad Abû-l Fadl; Hiliat al-Awlîâ’ de Abû Na‘îm, t.1, p.63, ed. As-Sa‘âdah; Maÿma‘ az-Zawâ’id, t.9, p.132; Kifâiat at-Tâlib de Al-Kanÿî Ash-Shâfi‘î, p.210, ed. Al-Haidarîiah, y p.91, ed. Al-Garî; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.313, ed. Estambul; Kanz al-‘Ummâl, t.15, 126, h.363, 2ª ed.; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.233, 2ª ed.; Fadâ’il al-Jamsah, t.2, p.98; Matâlib as-Su’ûl de Ibn Talhah Ash-Shâfi‘î, t.1, p.60, ed. Naÿaf; Farâ’id as-Simtain, t.1, p.197, h.154.
  • 12. Mencionado por At-Tabarânî en Al-Kabîr, narrado de Ibn ‘Abbâs según lo citado en la pág. 107 de Al-Ÿâmi‘ as-Saguîr de As-Suiûtî. Mencionado por Al-Hâkim en el capítulo “Las virtudes de ‘Alî”, en la pág. 226 del tercer tomo de su Sahîh al­-Mustadrak a través de dos cadenas de transmisión catalogadas como sahîh o muy confiables: una de ellas llega a Ibn ‘Abbâs a través de dos vías muy confiables, y la otra llega a Ÿâbir Ibn ‘Abdul·lâh Al-Ansârî, presentando pruebas contundentes para la condición de sahîh de sus vías de transmisión. El Imam Ahmad Ibn Muhammad Ibn As-Siddîq Al-Magribî, el residente en El Cairo, se destacó por considerar a este hadîz como sahîh como tema de un profuso libro al que llamó “Fath al-Mulk al-‘Alî bi Sihhati Hadîz Bâbu Madînat al-‘Ilmi ‘Alî” (“La conquista del elevado reino mediante la confiabilidad del hadîz: La puerta del conocimiento es ‘Alî”), el cual fue publicado en el año 1353 H.L. (1934 A.D.) por la editorial Al-Matba‘ah al-Islâmîiah de la Universidad Al-Azhar, Egipto. Es apropiado que los estudiosos estén informados sobre el mismo puesto que contiene abundante conocimiento; y no presentan ningún valor ni consideración las palabras de los Nasebíes (esto es, los hostiles a Ahl al-Beit, con ellos sea la paz) respecto a este hadîz, el cual se ha vuelto proverbial tanto en boca de los Shias como de los musulmanes de otras corrientes, y tanto en las ciudades como en los desiertos. Hemos observado su rechazo al mismo y lo hemos encontrado basado en la mera intrasigencia sin aportar para ello más indicio que la desvergüenza del fanatismo, como lo expresa claramente Al-Hâfidz Salâhuddîn Al-‘Alâ’î cuando al citar de Adh-Dhahabî y otros la imputación de su falsedad, al final agrega: “No presentaron para ello ninguna prueba impugnante, sino la mera imputación de ser falso.”
    Dijo el Mensajero de Dios (s.a.w.): “Yo soy la ciudad del conocimiento y ‘Alî es su puerta; así pues, quien quiera el conocimiento que ingrese por la puerta”:
    Se encuentra en abundantes fuentes, entre ellas: Tarÿamat al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.464, hh.984-997; Shawâhid at-Tanzîl de Al-Haskânî, t.1, p.334, h.459; Al-Mustadrak de Al-Hâkim, t.3, pp.126 y 127, quien lo consideró sahîh; Usud al-Gâbah, t.4, p.22; Manâquib ‘Alî ibn Abî Tâlib de Ibn Magâzilî Ash-Shâfi‘î, pp.80-85, hh.120-126; Kifâiat at-Tâlib de Al-Kanÿî Ash-Shâfi‘î, pp.220, 221, ed. Al-Haidarîiah, y p.99, ed. Al-Garî; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, p.40; Nadzm Durar as-Simtain de Az-Zarandî Al-Hanafî, p.113; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.65, 72, 179, 183, 210, 234, 253, 282, 407 y 400, ed. Estambul, y pp.211, 217, 248, 278, 303, 338, ed. Al-Haidarîiah; Ta’rîj al-Julâfâ’ de As-Suiûtî, p.170; Is‘âf ar-Râguibîn, impreso en los márgenes de Nûr al-Absâr, p.140, ed. Al-‘Uzmânîiah, y p.154, ed. As-Sa‘îdîiah; Tadhkirat al-Jawâss de Ibn Al-Ÿauzî Al-Hanafî, pp.47-48; Maqtal al-Husain de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, t.1, p.43; Fath al-Mulk al-‘Alî bi Sihhati Hadîz Bâbu Madînat al-‘Ilmi ‘Alî, pp.22-24, 27, 29-44, 55 y 57, ed. Al-Haidarîiah, y pp.3-5 y 14-16, ed. Al-Islâmîiah de Al-Az·har; Faid al-Qadîr de Al-Manawî, t.3, p.46; Al-Istî‘âb de Ibn ‘Abd al-Birr, impreso en los márgenes de Al-Isâbah, t.3, p.38; Al-Mîzân de Adh-Dhahabî, t.1, p.415, t.2, p.251 y t.3, p.182; Sharh Nahÿ al-Balâgah de Ibn Abîl Hadîd, t.7, p.219, ed. Egipto, investigado por Muhammad Abû-l Fadl, y t.2, p.236, ed. Beirut (Offset); Dhajâ’ir al-‘Uqbâ de Muhibbuddîn At-Tabarî Ash-Shâfi‘î, p.77; Ÿâmi‘ al-Usûl, t.9, p.473, h.6489; Fadâ’il al-Jamsah, t.2, p.250; Al-Gadîr, t.6, pp.61-81; Musnad Al-Kalâbî, impreso al final de Al-Manâquib de Ibn al-Magâzilî, p.427, ed. Teherán; Kanz al-‘Ummâl, t.15, p.129, h.378, 2ª ed.; Al-Fath al-Kabîr de An-Nahbânî, t.1, p.276; Al-Ÿâmi‘ as-Saguîr de As-Suiûtî, t.1, p.93, ed. Al-Maimanah, y t.1, p.364, h.2705, ed. Mustafâ Muhammad; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.30; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.255, 2ª ed.; Farâ’id as-Simtain, t.1, p.98; y asimismo otros cuantiosos libros. Es más, fueron compuestos libros que tratan solamente sobre este hadîz; entre ellos: El tomo V de ‘Aqabât al-Anwâr, editado en la India, el cual es especial para este hadîz; Fath al-Mulk al-‘Alî bi Sihhati Hadîz Bâbu Madînat al-‘Ilmi ‘Alî de ‘Alî Al-Magribî, editado en Egipto y en Naÿaf; y asimismo otros fuera de éstos.
  • 13. Citado por At-Tirmidhî en su Sahîh y por Ibn Ÿarîr, habiendo citado de ambos varios sabios reconocidos como Al-Muttaqî Al-Hindî en la pág. 401 del tomo VI de su Kanz al-‘Ummâl, donde expresa: “Dijo Ibn Haÿar: “Ésta es una narración que nosotros consideramos sahîh o muy confiable…”. Ÿalâluddîn As-Suiûtî lo citó de At-Tirmidhî en la letra hamzah de Ÿâmi‘ al-Ÿawâmi‘ y en Al-Ÿâmi‘ as-Saguîr. Ver Al-Ÿâmi‘ as-Saguîr, pág. 170 del tomo I. (N. del Autor).
    Dijo el Mensajero (s.a.w.): “Yo soy la morada de la sabiduría y ‘Alî es su puerta”:
    Se encuentra en Sahîh At-Tirmidhî, t.5, p.301, h.3807; Hiliat al-Awliâ’ de Abû Na‘îm, t.1, p.63; Manâquib ‘Alî ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.87, h.129; Fath al-Mulk al-‘Alî bi Sihhati Hadîz Bâbu Madînat al-‘Ilmi ‘Alî, pp. 22 y 23, ed. Egipto, y pp.45, 53 y 55; Is‘âf ar-Râguibîn, impreso en los márgenes de Nûr al-Absâr, p.140, ed. Al-‘Uzmânîiah, y p.154, ed. As-Sa‘îdîiah; Dhajâ’ir al-‘Uqbâ de Muhibbuddîn At-Tabarî Ash-Shâfi‘î, p.77; As-Sawâ‘iq al-Muhriqah de Ibn Haÿar, p.120, ed. Al-Muhammadîiah, y p.73, ed. Al-Maimanah; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.71 y 183, ed. Estambul, y pp.81 y 211, ed. Al-Haidarîiah; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.459, h.983; Fadâ’il al-Jamsah, t.2, p.248; Kunûz al-Haqâ’iq de Al-Manâwî, p.46, ed. Bûlâq; Masâbîh as-Sunnah de Al-Bagawî, t.2, p.275; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.255, 2ª ed.; Al-Ÿâmi‘ as-Saguîr de As-Suiûtî, t.1, p.93, ed. Al-Maimanah, y t.1, p.363, h.2704, ed. Mustafâ Muhammad; Muntajab Kanz al-‘Ummâl impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.30; Al-Fath al-Kabîr de An-Nahbânî, t.1, p.272; Farâ’id as-Simtain, t.1, p.99; y asimismo se encuentra en muchos otros libros más.
    Dijo el Mensajero de Dios (s.a.w.): “Yo soy la ciudad de la sapiencia y ‘Alî es su puerta”:
    Ver: Manâquib ‘Alî ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.86, h.128; Fath al-Mulk al-‘Alî bi Sihhati Hadîz Bâbu Madînat al-‘Ilmi ‘Alî, p. 26, ed. Egipto, y pp.59, 42 y 43, ed. Al-Haidarîiah.
  • 14. Citado por Ad-Dailamî entre los hadices narrados por Abû Dharr, tal como figura en la pág.156 del tomo VI de Kanz al-‘Ummâl. (N. del Autor).
    Ver: Fath al-Mulk al-‘Alî bi Sihhati Hadîz Bâbu Madînat al-‘Ilmi ‘Alî, p.18, ed. Universidad de Al-Az·har, Egipto, y p.47, ed. Al-Haidarîiah; Al-Gadîr de Al-Âmînî, t.3, p.96.
  • 15. Se encuentra en Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.488, hh.1008-1009; Maqtal al-Husain de Al-Juwarizmî, t.1, p.46; Al-Manâquib, también de Al-Juwarizmî, p.236; Kunûz al-Haqâ’iq de Al-Manâwî, p.203, ed. Bûlâq; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.183, ed. Estambul; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.33. Ya se ha mencionado una narración similar en esta misma carta. Refiérete a la misma.
  • 16. Citado por Ad-Dailamî como un hadîz también narrado por Anas (Ibn Mâlik), tal como figura en la pág. 156 del tomo VI de Kanz al-‘Ummâl. (N. del Autor).
  • 17. Sagrado Qurán: Sûra An-Nahl; 16: aleya 64.
  • 18. El hadîz ya ha sido mencionado en el punto 12 de esta misma carta.
  • 19. Citado por Ibn Haÿar como el quinto de los propósitos de la aleya 14, entre las aleyas que mencionó en el capítulo XI de su As-Sawâ‘iq. Refiérete a la pág. 106 del mismo. (N. del Autor).
    Se encuentra en Dhajâ’ir al-‘Uqbâ de Muhibbuddîn At-Tabarî Ash-Shâfi‘î, p.64; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.215, 2ª ed.; As-Sawâ‘iq al-Muhriqah de Ibn Haÿar, p.106, ed. Al-Maimanah, y p.175, ed. Al-Muhammadîiah; Ihqâq al-Haqq, t.2, p.217.
  • 20. Es es el nº 2528 de los hadices de Kanz al-‘Ummâl, que se encuentra en la pág.153 del tomo VI. (N. del Autor).
    Se encuentra en Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.185, 247 y 284, ed. Estambul, y pp.319, 294 y 341, ed. Al-Haidarîiah; Al-Ÿâmi‘ as-Saguîr de As-Suiûtî, t.2, p.56, ed. Al-Maimanah, Egipto; Muntajab Kanz al-‘Ummâl impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.30; As-Sawâ‘iq al-Muhriqah de Ibn Haÿar, p.75, ed. Al-Maimanah, y p.123, ed. Al-Muhammadîiah.
  • 21. Fue citado por Ibn Mâÿah en el capítulo “Las virtudes de los Compañeros”, en la pág. 92 del primer tomo de su As-Sunan, y asimismo por At-Tirmidhî y por An-Nisâ’î en sus respectivos Sahîh. Es el hadîz nº 2531 en la pág. 153 del tomo VI de Kanz al-‘Ummâl. Fue citado por el Imam Ahmad Ibn Hanbal en la pág. 164 del tomo IV de su Al-Musnad como un hadîz de Habashî Ibn Ÿunâdah a través de varias vías de trasmisión, todas ellas catalogadas de sahîh o muy confiales. Te es suficiente el hecho de que lo haya narrado de Iahiâ Ibn Âdam, de Isrâ’îl Ibn Iûnis, de su abuelo Abû Is·hâq As-Subaidî, de Habashî, siendo todos éstos considerados como pruebas de valor ante los dos Sheij (Bujârî y Muslim), habiendo argumentado mediante ellos en los dos Sahîh. Quien se refiera a este hadîz en el Musnad Ahmad sabrá que fue emitido en Haÿÿat al-Wadâ‘ (La Peregrinación de Despedida), luego de la cual el Profeta (s.a.w.) no permaneció en esta morada de la extinción más que un corto tiempo; antes que ello él (s.a.w.) había enviado a Abû Bakr con diez aleyas de la Sura Al-Barâ’ah (nº 9) para que se las leyera a la gente de La Meca. Luego convocó a ‘Alî (a.s.) -tal como es citado por el Imam Ahmad Ibn Hanbal en la pág. 151 del tomo I de su Al-Musnad- y le dijo: “Alcanza a Abû Bakr y cuando lo encuentres toma de él el escrito y ve tú hacia la gente de La Meca (con las aleyas), y léeselas”. Alî (a.s.) le alcanzó en Ÿu‘fah (a unos 30 Km. antes de llegar a La Meca) y tomó de él el escrito. En ese libro (Musnad Ahmad) el autor dice: Abû Bakr regresó ante el Profeta (s.a.w.) y le dijo: “¡Oh Mensajero de Dios! ¿Acaso fue revelado algo respecto a mí?”. Respondió: “No. Pero (el ángel) Ÿîbrâ’îl vino hacia mí y me dijo: “No ejecutará tu labor nadie aparte de ti mismo o alguien que es de ti…”.
    En otro hadîz -citado por Ahmad en la pág.150 del tomo I de su Al-Musnad como un hadîz de ‘Alî (a.s.)- se menciona que cuando el Profeta (s.a.w) le envió con las aleyas para realizar la Barâ’ah (o desentendimiento respecto de los incrédulos) le dijo: “Necesariamente debo ir yo o bien debes ir tú con las mismas”, a lo cual ‘Alî (a.s.) dijo: “Si necesariamente debe ser así, entonces iré yo”. El Profeta (s.a.w.) le dijo: “¡Parte! Por cierto que Dios afianzará tu lengua y guiará tu corazón…” (N. del Autor).
    Dijo el Mensajero (s.a.w.): “‘Alî es de mí y yo soy de ‘Alî, y nadie ejecutará mi labor aparte de mí mismo, o ‘Alî”:
    Se encuentra en Sunan Ibn Mâÿah, t.1, p.44, h.119, ed. Dâr Ihiâ’ Al-Kutub; Sahîh At-Tirmidhî, t.5, p.300, h.3803; Jasâ’is Amîr al-Mu’minîn de An-Nisâ’î Ash-Shâfi‘î, p.20, ed. At-Taqaddum, Egipto, p.33, ed. Beirut, y p.90, ed. Al-Haidarîiah; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.378, hh.875-880; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, p.79; Manâquib ‘Alî ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, pp.221-227, hh.267, 272-273; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.55, 180 y 371, ed. Estambul, y pp.60-61, 212, 219 y 446, ed. Al-Haidarîiah; As-Sawâ‘iq al-Muhriqah de Ibn Haÿar, p.1200, ed. Al-Muhammadîiah, y p.73, ed. Al-Maimanah, Egipto; Is‘âf ar-Râguibîn impreso en los márgenes de Nûr al-Absâr, p.140, ed. Al-‘Uzmânîiah, y p.154, ed. As-Sa‘îdîiah; Tadhkirat al-Jawâss de As-Sibt ibn Al-Ÿauzî Al-Hanafî, p.36; Nûr al-Absâr de Ash-Shablanÿî, p.72, ed. Al-‘Uzmânîiah, y p.71, ed. As-Sa‘îdîiah, Egipto; Masâbîh as-Sunnah de Al-Bagawî, t.2, p.275; Ÿâmi‘ al-Usûl de Ibn Al-Azîr, t.9, p.471, h.6481; Al-Ÿâmi‘ as-Saguîr de As-Suiûtî, t.2, p.56, ed. Al-Maimanah; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.229, 2ª ed.; Matâlib as-Su’ûl de Ibn Talhah Ash-Shâfi‘î, p.18, ed. Teherán, y t.1, p.50, ed. An-Naÿaf; Al-Mishkât de Al-‘Umarî, t.3, p.243; Muntajab Kanz al-‘Ummâl impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.30; Farâ’id as-Simtain, t.1, pp.58 y 59. Ver el resto de las fuentes en la Carta nº 26, bajo la llamada al final del punto 1.
  • 22. Sagrado Qurán: Sûra At-Takwîr, 81: aleyas 19-22.
  • 23. Sagrado Qurán: Sûra An-Naÿm; 53: leyas 3-4.
    Dijo el Mensajero (s.a.w.): “Por cierto que ‘Alî es de mí y yo soy de ‘Alî, y él es el walî de todo creyente después de mí”:
    Se encuentra en Sahîh At-Tirmidhî, t.5, p.296, h.3796; Jasâ’is Amîr al-Mu’minîn de An-Nisâ’î, pp.87 y 98, ed. Al-Haidarîiah; Al-Mustadrak ‘alâ-s Sahîhain de Al-Hâkim, t.3, p.111; Hiliat al-Awliâ’ de Abû Na‘îm, t.6, p.294; Manâquib ‘Alî ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.224, hh.270 y 276; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, p.92; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.3, p.215; Nadzm Durar as-Simtain de Az-Zarandî Al-Hanafî, pp.89 y 98; As-Sawâ‘iq al-Muhriqah de Ibn Haÿar, p.74, ed. Al-Maimanah, y p.122, ed. Al-Muhammadîiah; Is‘âf ar-Râguibîn, impreso en los márgenes de Nûr al-Absâr, p.143, ed. Al-‘Uzmânîiah, y p.158, ed. As-Sa‘îdîiah; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.54, 55, 206, 234 y 284, ed. Estambul, y pp.61, 62, 244, 277 y 340, ed. Al-Haidarîiah; Usud al-Gâbah de Ibn Al-Azîr, t.4, p.27; Maÿma‘ az-Zawâ’id, t.9, p.127; Al-Isâbah de Ibn Haÿar, t.2, p.509; Kanz al-‘Ummâl, t.15, 125, h.359, 2ª ed.; Masâbîh as-Sunnah de Al-Bagawî, t.2, p.275; Mishkât al-Masâbîh, t.3, p.243; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, pp.30 y 52; Al-Fath al-Kabîr de An-Nahbânî, t.3, p.88; Ÿâmi‘ al-Usûl de Ibn Al-Azîr, t.9, p.470, h.6470; Farâ’id as-Simtain, t.1, p.56.
    ‘Alî (a.s.) toma la Sûra de la Barâ’ah de las manos de Abû Bakr por orden del Mensajero (s.a.w.):
    Ver: Sahîh At-Tirmidhî, t.4, p.339, h.3085; Musnad Ahmad ibn Hanbal, t.2, p.319, h.1286 con una cadena de transmisión sahîh o muy confiable, t.2, p.322, h.1296, ed. Dâr Al-Ma‘ârif, Egipto, y t.1, pp.3, 150 y 331, t.3, pp.212 y 283, ed. Al-Maimanah, Egipto; Jasâ’is Amîr al-Mu’minîn de An-Nisâ’î Ash-Shâfi‘î, pp.91 y 92, ed. Al-Haidarîiah, y pp.33 y 34, ed. Beirut; Al-Mustadrak de Al-Hâkim, t.3, pp.51 y 52; Ad-Durr al-Manzûr de As-Suiûtî, t.3, pp.209 y 210; Fadâ’il al-Jamsah, t.2, p.343; Tafsîr At-Tabarî, t.10, p.47, ed. Bûlâq; Maÿma‘ az-Zawâ’id, t.7, p.29; Tafsîrât ibn Kazîr, t.2, pp.333 y 334; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.3, p.244, y t.6, p.338; Dhajâ’ir al-‘Uqbâ, p.69; Al-Fusûl al-Muhimmah de Ibn Sabbâg Al-Mâlikî, p.22, ed. An-Naÿaf y p.23, ed. Al-Haidarîiah; Tadhkirat al-Jawâss de As-Sibt ibn Al-Ÿauzî Al-Hanafî, p.42, ed. An-Naÿaf y p.37, ed. Al-Haidarîiah; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.88 y 89, ed. Estambul, y p.101, ed. Al-Haidarîiah; At-Tafsîr al-Munîr li Ma‘âlim at-Tanzîl de Al-Ÿâwî, t.1, p.330; Al-Kashshâf de Az-Zamajsharî, t.2, p.243; Taljîs al-Mustadrak de Adh-Dhahabî, impreso en los márgenes de Al-Mustadrak, t.3, p.52; Shawâhid at-Tanzîl de Al-Haskânî Al-Hanafî, t.1, pp.231-243, hh.309-318, 322-327; Ansâb al-Ashrâf de Al-Balâdhirî, t.2, p.155, h.164; Sharh Nahÿ al-Balâgah de Ibn Abîl Hadîd, t.6, p.45, ed. Egipto, investigado por Muhammad Abû-l Fadl; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.376, hh.871-872, 881-883, 885-886; Kifâiat at-Tâlib de Al-Kanÿî Ash-Shâfi‘î, p.285, ed. Al-Haidarîiah, y p.152, ed. Al-Garî; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, pp.99-100 y 223; Manâquib ‘Alî ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, pp.112 y 155; Ta’rîj At-Tabarî, t.3, p.123; Al-Kâmil de Ibn Al-Âzîr, t.2, p.291; Al-Milal wa-n Nihal de Ash-Shahrestânî, t.1, p.219; Abû Hurairah de Sharafuddîn, p.120; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, pp.227-229, 2ª ed.; Tafsîr al-Jâzin, t.3, p.47; Ma‘âlim at-Tanzîl de Al-Bagawî Ash-Shâfi‘î, impreso en los márgenes de Tafsîr Al-Jâzin, t.3, p.49; Ÿâmi‘ al-Usûl de Ibn Al-Azîr, t.9, p.475; Kanz al-‘Ummâl, t.15, p.95, 2ª ed.; Farâ’id as-Simtain de Al-Hamwînî, t.1, pp.61 y 237. Ver el resto de las fuentes en la Carta nº 26, en la llamada al pié de página al final del punto 1.
  • 24. Se encuentra en Al-Mustadrak de Al-Hâkim, t.3, pp.121 y 128; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.268, h.788; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.220; y con expresiones semejantes se encuentra en: Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.205 y 257, ed. Estambul, y pp.342 y 307, ed. Al-Haidarîiah; Dhajâ’ir al-‘Uqbâ, p.66. Ver también la Carta nº 70, dentro del punto 1, en la nota al pié relacionada al hecho de que “obedecer a ‘Alî es como obedecer al Mensajero de Dios (s.a.w.) y desobedecerle es como desobedecer al Mensajero de Dios (s.a.w.)”.
  • 25. Dijo el Mensajero de Dios (s.a.w.): “¡Oh ‘Alî! Quien se aparta de mí, se ha apartado de Dios, y quien se aparta de ti, se ha apartado de mí”:
    También se encuentra en Al-Mustadrak de Al-Hâkim, t.3, p.146; Dhajâ’ir al-‘Uqbâ, p.66; Maÿma‘ az-Zawâ’id, t.9, p.135; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.268, h.789; Manâquib ‘Alî ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.241, h.288; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.220; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.91 y 243, ed. Al-Haidarîiah; Al-Mîzân de Adh-Dhahabî, t.2, p.18; Ihqâq al-Haqq, t.6, p.396, ed. Teherán; Farâ’id as-Simtain, t.1, p.300, h.238.
  • 26. Se encuentra en Jasâ’is Amîr al-Mu’minîn de An-Nisâ’î Ash-Shâfi‘î, p.24, ed. At-Taqaddum, Egipto, p.99, ed. Al-Haidarîiah, y p.39, ed. Beirut; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, pp.82 y 91; Dhajâ’ir al-‘Uqbâ, p.66; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.184, h.660; Maÿma‘ az-Zawâ’id, t.9, p.130; Ta’rîj al-Julâfâ’ de As-Suiûtî, p.173; Is‘âf ar-Râguibîn, impreso en los márgenes de Nûr al-Absâr, p.141, ed. Al-‘Uzmânîiah, y p.156, ed. As-Sa‘îdîiah; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.48, 187, 246 y 281, ed. Estambul; Nûr al-Absâr de Ash-Shablanÿî Ash-Shâfi‘î, p.73, ed. Al-‘Uzmânîiah, y p.73, ed. As-Sa‘îdîiah; As-Sawâ‘iq al-Muhriqah de Ibn Haÿar, p.74, ed. Al-Maimanah, y p.121, ed. Al-Muhammadîiah; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.220; Mishkât al-Masâbîh, t.3, p.245; Al-Fath al-Kabîr de An-Nahbânî, t.3, p.196; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.30; Farâ’id as-Simtain, t.1, p.302, h.240.
    Dijo el Mensajero de Dios (s.a.w.): “Aquel que insulta a ‘Alî, me ha insultado a mí, quien me insulta a mí ha insultado a Dios, y a quien insulte a Dios, Él le colgará de sus fosas nasales sobre el Fuego”:
    Se encuentra en Nûr al-Absâr de Ash-Shablanÿî, p.100, ed. As-Sa‘îdîiah, y p.99, ed. Al-‘Uzmânîiah; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.205, ed. Estambul; Dhajâ’ir al-‘Uqbâ, p.66; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, pp.81-82; Manâquib ‘Alî ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.394, h.447; Kifâiat at-Tâlib de Al-Kanÿî Ash-Shâfi‘î, p. 83, ed. Al-Haidarîiah, y p.27, ed. Al-Garî; Ajbâr Shu‘arâ’ Ash-Shî‘ah de Al-Marzbânî, p.30, ed. Al-Haidarîiah; Al-Fusûl al-Muhimmah de Ibn Sabbâg Al-Mâlikî, p.111; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.219; Farâ’id as-Simtain, t.1, p.302, h.241; Nadzm Durar as-Simtain de Az-Zarandî, p.105.
  • 27. Ya has visto el hadîz de ‘Amr Ibn Shâsh en la Carta nº 36 (en el punto 3) en nuestro comentario al hadîz: “No denigréis a ‘Alî puesto que él es de mí y yo soy de él, y es vuestro walî después de mí; él es de mí y yo soy de él, y es vuestro walî después de mí…” (N. del Autor).
  • 28. Se encuentra en Al-Mustadrak de Al-Hâkim, t.3, p.122; Taljîs al-Mustadrak de Adh-Dhahabî, impreso al pié de Al-Mustadrak; Musnad Ahmad ibn Hanbal, t.3, p.384, ed. Al-Maimanah; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.389, hh.495-500 y 502; Shawâhid at-Tanzîl de Al-Haskânî Al-Hanafî, t.2, p.98, hh.777-778; Kifâiat at-Tâlib de Al-Kanÿî Ash-Shâfi‘î, p.276, ed. Al-Haidarîiah, y p.144, ed. Al-Garî; Manâquib ‘Alî ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.52, h.76, ed. Al-Islâmîiah, Teherán; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, p.93; Maÿma‘ az-Zawâ’id, t.9, p.129; Nûr al-Absâr de Ash-Shablanÿî, p.73, ed. Al-‘Uzmânîiah, y p.72, ed. As-Sa‘îdîiah, Egipto; Al-Istî‘âb, impreso en los márgenes de Al-Isâbah, t.3, p.37; Dhajâ’ir al-‘Uqbâ, p.65; As-Sawâ‘iq al-Muhriqah de Ibn Haÿar, pp.73-74, ed. Al-Maimanah, y p.121, ed. Al-Muhammadîiah, Egipto; Ansâb al-Ashrâf de Al-Balâdhirî, t.2, p.146, h.147; Ta’rîj al-Julâfâ’ de As-Suiûtî, p.173; Tadhkirat al-Jawâss de As-Sibt ibn Al-Ÿauzî Al-Hanafî, p.44, ed. Al-Haidarîiah; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.181, 187, 205, 282, 272 y 303, ed. Estambul, y pp.213, 221, 243 y 338, ed. Al-Haidarîiah; Is‘âf ar-Râguibîn, impreso en los márgenes de Nûr al-Absâr, p.156, ed. Al-‘Uzmânîiah, y p.141, ed. As-Sa‘îdîiah; Kunûz al-Haqâ’iq de Al-Manâwî, p.144, ed. Bûlâq; Kanz al-‘Ummâl, t.15, p.125, h.360, 2ª ed.; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.218; Al-Ÿâmi‘ as-Saguîr de As-Suiûtî, t.2, p.135; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.30; As-Sîrah an-Nabawîiah de Zainî Dahlân, impreso en los márgenes de As-Sîrah al-Halabîiah, t.3, p.332, ed. Al-Bahîiah, Egipto, y t.3, p.369, ed. Muhammad ‘Alî Subaih, Egipto; Ihqâq al-Haqq, t.6, p.381; Farâ’id as-Simtain de Al-Hamwînî, t.1, p.298, h.236.
  • 29. Se encuentra en Nûr al-Absâr de Ash-Shablanÿî, p.73, ed. Al-‘Uzmânîiah, y p.72, ed. As-Sa‘îdîiah; Is‘âf ar-Râguibîn, impreso en los márgenes de Nûr al-Absâr, pp.141-142, ed. Al-‘Uzmânîiah, y p.156, ed. As-Sa‘îdîiah; As-Sawâ‘iq al-Muhriqah de Ibn Haÿar, p.74, ed. Al-Maimanah, y p.121, ed. Al-Muhammadîiah, Egipto; Al-Istî‘âb de Ibn ‘Abd Al-Birr, impreso en los márgenes de Al-Isâbah, t.3, p.37, ed. As-Sa‘âdah, e impreso bajo Al-Isâbah, t.3, p.37, ed. Mustafâ Muhammad, Egipto; Tadhkirat al-Jawâss de As-Sibt ibn Al-Ÿauzî Al-Hanafî, p.28; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.205, 272, 282 y 303, ed. Estambul, y pp.242, 325 y 338, ed. Al-Haidarîiah; Usud al-Gâbah, t.4, p.383; Al-Mîzân de Adh-Dhahabî, t.2, p.128, ed. As-Sa‘âdah; Maÿma‘ az-Zawâ’id de Al-Haizamî, t.9, pp.129-133; Manâquib ‘Alî ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.109, h.151; Sharh Nahÿ al-Balâgah de Ibn Abîl Hadîd, t.2, p.431, ed. Offset, Beirut, y t.9, p.172, ed. Egipto, investigado por Muhammad Abû-l Fadl; Al-Ÿâmi‘ as-Saguîr de As-Suiûtî Ash-Shâfi‘î, t.2, p.136, ed. Al-Maimanah, y t.2, p.479, ed. Mustafâ Muhammad; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.165, ed. Al-Jânÿî, y t.2, p.218, 2º ed. Dâr At-Ta’lîf, Egipto; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.30.
  • 30. Según lo citado por Muslim en la sección Kitâb al-Imân (Libro de la Fe) en la pág. 46 del tomo primero de su Sahîh. Narró Ibn ‘Abdu-l Birr el mismo contenido al tratar la biografía de ‘Alî (a.s.) en Al-Istî‘âb, transmitiendo ello de un grupo de Compañeros del Profeta (s.a.w.). Ya hemos tratado en la Carta nº 36 el hadîz de Buraidah (al comienzo del punto 3); refiérete al mismo. Las palabras del Profeta (s.a.w.) que expresan: “¡Dios mío! Sé amigo de quien sea su amigo”, son mutawâtir (esto es, de numerosas cadenas de transmisión no conectadas entre sí, al punto que no cabe la posibilidad de confabulación en la mentira ni mutua influencia en el equívoco), tal como lo reconoce el autor de Al-Fatâwâ al-Hâmidîiah en su tratado conocido como “As-Salât al-Fâjirah fî-l Ahâdîz al-Mutawâtirah.” (N. del Autor).
    Se encuentra en Sahîh Muslim, t.1, p.48, ed. ‘Îsâ Al-Halabî, y t.1, p.60, ed. Muhammad ‘Alî Subaih; Sunan An-Nisâ’î, t.8, p.117; Al-Istî‘âb de Ibn ‘Abd Al-Birr, impreso en los márgenes de Al-Isâbah, t.3, p.37; Al-Fusûl al-Muhimmah de Ibn Sabbâg Al-Mâlikî, p.109; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.120, h.166, y t.2, p.191, hh.676, 679, 681-682 y 685; Nûr al-Absâr de Ash-Shablanÿî, p.72, ed. Al-‘Uzmânîiah, y p.71, ed. As-Sa‘îdîiah; Tadhkirat al-Jawâss de As-Sibt ibn Al-Ÿauzî Al-Hanafî, p.28; Sharh Nahÿ al-Balâgah de Ibn Abîl Hadîd, t.4, pp.214 y 401, ed. Offset, Beirut; Dhajâ’ir al-‘Uqbâ de Muhibbuddîn At-Tabarî Ash-Shâfi‘î, p.91; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.47-48, 213 y 282, ed. Estambul, y pp.52-53, 252 y 337, ed. Al-Haidarîiah; Sunan Ibn Mâÿah, t.1, p.42 y 114; Jasâ’is Amîr al-Mu’minîn de An-Nisâ’î Ash-Shâfi‘î, p.27, ed. At-Taqaddum, Egipto, p.44, ed. Beirut y pp.104-105, ed. Al-Haidarîiah; Matâlib As-Su’ûl, de Ibn Talhah Ash-Shâfi‘î, t.1, p.48, ed. An-Naÿaf; Nadzm Durar as-Simtain de Az-Zarandî Al-Hanafî, p.102; Ta’rîj al-Julâfâ’ de As-Suiûtî, p.170; As-Sawâ‘iq al-Muhriqah de Ibn Haÿar, p.73, ed. Al-Maimanah, y p.120, ed. Al-Muhammadîiah; Is‘âf ar-Râguibîn, impreso en los márgenes de Nûr al-Absâr, p.154, ed. As-Sa‘îdîiah y p.140, ed. Al-‘Uzmânîiah; Kifâiat at-Tâlib de Al-Kanÿî Ash-Shâfi‘î, p.68, ed. Al-Haidarîiah, y p.20, ed. Al-Garî; Manâquib ‘Alî ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.192, hh.227-232; Ansâb al-Ashrâf de Al-Balâdhirî, t.2, p.97, h.20; Masâbîh as-Sunnah de Al-Bagawî, t.2, p.275; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.284; Kunûz al-Haqâ’iq de Al-Manâwî, p.192, ed. Bûlâq; Ÿâmi‘ al-Usûl de Ibn Al-Azîr, t.9, p.473, h.6488; Mishkât al-Masâbîh, t.3, p.242; Kanz al-‘Ummâl, t.15, p.105, h.300, 2ª ed; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.3, p.183; Ihqâq al-Haqq, t.7, p.196; Farâ’id as-Simtain, t.1, pp.131-132. En la Carta nº 100 (en el punto 2) veremos el mismo contenido pero con el pronombre en segunda persona.
  • 31. Lo narró por vía de Abû-l Az·har, de Abdurrazzâq, de Az-Zuharî, de ‘Ubaidul·lâh Ibn ‘Abdul·lâh de Ibn ‘Abbâs, siendo todos éstos considerados pruebas de valor. Es por eso que después de mencionar que es sahîh o muy confiable según las condiciones de los dos Sheij, Al-Hâkim dice: “Abû-l Az·har, según el concenso de los sabios, es ziqah (narrador de confianza), y según sus fundamentos, si es que el ziqah narra en forma exclusiva un hadîz, éste es considerado sahîh”. Luego dice: Escuché a Abû ‘Abdil·lâh Al-Qurashî decir: Escuché a Ahmad Ibn Iahiâ Al-Halwânî decir: “Cuado Abûl Az·har llegó desde San‘â’ (en el Yemen) y mencionó este hadîz a los bagdadíes, Iahiâ Ibn Mu‘în lo rechazó. Cuando llegó el día en que él realizaba su reunión, al final de la misma dijo: “¿A dónde está ese mentiroso de Nîshâbûr que trasmite tal hadîz como si fuera de ‘Abdurrazzâq?”. Entonces Abû-l Az·har se levantó y dijo: “¡Aquí estoy!”. Iahiâ Ibn Mu‘în se rió de lo que dijo y por haberse levantado en medio de la reunión. Luego lo acercó hacia él y le dijo: “¿Cómo puede ser que ‘Abdurrazzâq te narrara tal hadîz y no se lo hubiera narrado a nadie más?”. Respondió: “Debes saber, ¡oh Abû Zakarîiah!, que yo llegué a San‘â’ y ‘Abdurrazzâq se encontraba ausente en una aldea suya lejana. Fui hacía él a pesar de encontrarme enfermo. Cuando llegué hasta él me preguntó por las noticias del Jorâsân y le informé. Estando allí escribí hadices que me narró y luego volví junto con él a San‘â’. Cuando me despedí de él me dijo: “Tú ahora tienes un derecho sobre mí. Así pues, yo te transmitiré un hadîz que nadie fuera de ti ha escuchado de mí”. Entonces, ¡juro por Dios! que me narró literalmente ese hadîz”. Iahiâ Ibn Mu‘în entonces le creyó y le pidió disculpas”.
    En cuanto a Adh-Dhahabî, él ha reconocido en su At-Taljîs la confiabilidad de los narradores de este hadîz en forma general, y se expresa explícitamente por la confiabilidad de Abû-l Az·har en particular, pero aún así duda de la veracidad del hadîz sin aportar nada que lo invalide, aparte de su vergonzosa arbitrariedad. En cuanto a por qué ‘Abdurrazzâq mantenía oculto ese hadîz, sólo fue por temor al poder de los opresores, tal como temió Sa‘îd Ibn Ÿubair cuando Mâlik Ibn Dînâr le preguntó: “¿Quién fue el portaestandarte del Mensajero de Dios (s.a.w.)?”. Mâlik cuenta: “Me miró y dijo: ‘Pareces una persona sin preocupaciones’”. Mâlik cuenta: “Me enojé y me quejé de él ante sus hermanos memorizadores del Qurán. Ellos se disculparon diciendo que él tenía temor de (el sanguinario gobernante) Al-Haÿÿâÿ (Ibn Iûsuf) como para decir que el portaestandarte era ‘Alî Ibn Abî Tâlib”. Eso fue citado por Al-Hâkim en la pág. 137 del tomo III del Al-Mustadrak. Luego agregó: “Éste es un hadîz cuya cadena de transmisión es sahîh o muy confiable aunque ambos Sheij no lo citaran.” (N. del Autor).
    Se encuentra en Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, p.234; Manâquib ‘Alî ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.103, hh.145 y 430; Nûr al-Absâr de Ash-Shablanÿî, p.73, ed. As-Sa‘îdîiah y p.74, ed. Al-‘Uzmânîiah; Al-Mîzân de Adh-Dhahabî, t.2, p.613; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.91, 248 y 314, ed. Estambul, y pp.104 y 295, ed. Al-Haidarîiah; Sharh Nahÿ al-Balâgah de Ibn Abîl Hadîd, t.9, p.171, ed. Egipto, investigado por Muhammad Abû-l Fadl y t.2, p.30, 1ª ed. Offset, Beirut; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, pp.219-220; Farâ’id as-Simtain, t.1, p.128.
    Veremos un hadîz con expresiones semejantes en la Carta nº 70 dentro del punto 1, en la nota al pié que comenta el hecho de que ‘Alî es el walî del Mensajero (s.a.w.). Refiérete al mismo.
  • 32. Se encuentra en Nadzm Durar as-Simtain de Az-Zarandî Al-Hanafî, p.102; Al-Fusûl al-Muhimmah de Ibn Sabbâg Al-Mâlikî, p.111, ed. Al-Haidarîiah y p.109, ed. Al-Garî; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.211, hh.705-706; Dhajâ’ir al-‘Uqbâ, p.92; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, pp.30 y 66; Maÿma‘ az-Zawâ’id, t.9, p.132; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.91 y 213, ed. Estambul, y pp.104 y 202, ed. Al-Haidarîiah; Nûr al-Absâr de Ash-Shablanÿî, p.74, ed. Al-‘Uzmânîiah, y p.73, ed. As-Sa‘îdîiah, Egipto; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.285, 2ª ed., Egipto, y t.2, p.214, ed. Al-Jânÿî; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.34; Kunûz al-Haqâ’iq de Al-Manâwî, p.203, ed. Bûlâq; Ihqâq al-Haqq, t.7, p.271; Farâ’id as-Simtain, t.1, pp.129-130, h.248.
  • 33. Mencionamos este hadîz en la Carta nº 10. (N. del Autor).
    Ver las fuentes de este hadîz en la Carta nº 10.
  • 34. Citamos este hadîz también en la Carta nº 10. Refiérete allí al comentario que añadimos a este hadîz y al anterior. (N. del Autor).
    Ver las fuentes de este hadîz en la Carta nº 10.
  • 35. Dijo el Mensajero de Dios (s.a.w.): “Aquel a quien le agrade vivir mi vida, morir mi muerte, y habitar en el Jardín del Edén que ha sido emplazado por mi Señor, entonces que acepte a ‘Alî como walî después de mí…”. Ya hemos visto este hadîz junto a sus fuentes en la Carta º 10.
  • 36. Ver el comentario que añadimos a este hadîz y al que le precede, al citarlos en la Carta nº 10. (N. del Autor).
    Ver las fuentes de este hadîz en la Carta nº 10.
  • 37. Citado por Ad-Dailamî como un hadîz de ‘Ammâr y Abû Aîiûb, tal como figura al comienzo de la pág. 156 del tomo VI de Kanz al-‘Ummâl. (N. del Autor).
    Se encuentra en Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.3, p.170, h.1208; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, p.57.
  • 38. Éste es el hadîz nº 2539 de la pág. 153 del tomo VI de Kanz al-‘Ummâl. (N. del Autor).
    Se encuentra en Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.438, h.946; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, p.211; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.334, ed. Estambul, y p.277, ed. Al-Haidarîiah y t.2, p.58, ed. Al-‘Irfân; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.31; Farâ’id as-Simtain, t.1, p.50; Ta’rîj Bagdad, t.5, p.383.
  • 39. Citado por Al-Hâkim en la pág. 129 del tomo III de su Sahîh al-Mustadrak, y fue narrado por muchos autores de compilaciones de hadices quienes lo consideraron sahîh o muy confiable. (N. del Autor).
    Se encuentra en Al-Mustadrak de Al-Hâkim, t.3, p.129, ed. Offset; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.249, hh.315-318; Tadhkirat al-Jawâss de As-Sibt ibn Al-Ÿauzî Al-Hanafî, p.309, ed. Al-Haidarîiah; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.421, ed. Estambul, y pp.21 y 505, ed. Al-Haidarîiah; Kifâiat at-Tâlib de Al-Kanÿî Ash-Shâfi‘î, p.297, ed. Al-Haidarîiah, y p.162, ed. Al-Garî; Kanz al-‘Ummâl, t.6, p.391, h.5992, 1ª ed. y t.5, p.95, h.270, 2ª ed.; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.2, p.318; Ihqâq al-Haqq, t.5, p.267; Ta’rîj Bagdad de Al-Jatîb Al-Bagdâdî, t.4, pp.195-196.
  • 40. Citado por ad-Dailamî en un hadîz de Ibn ‘Abbâs, y es el hadîz nº 2631 en la pág. 157 del tomo VI de Kanz al-‘Ummâl. (N. del Autor).
    Se encuentra en Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.417, h.916; Al-Fusûl al-Muhimmah de Ibn Sabbâg Al-Mâlikî, p.107; Nadzm Durar as-Simtain de Az-Zarandî Al-Hanafî, p.90; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.99, ed. Estambul, y p.115, ed. Al-Haidarîiah; Nûr al-Absâr de Ash-Shablanÿî, p.71, ed. Al-‘Uzmânîiah; Shawâhid at-Tanzîl de Al-Haskânî Al-Hanafî, t.1, p.296, hh.398-402; Kifâiat at-Tâlib de Al-Kanÿî Ash-Shâfi‘î, p.233, ed. Al-Haidarîiah, y p.90, ed. Al-Garî; Ihqâq al-Haqq, t.4, p.301; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.34; Farâ’id as-Simtain, t.1, p.148. Ver el resto de las fuentes en la Carta nº 12, en el pié de página de la aleya: «Por cierto que solamente eres un Amonestador y para todo pueblo hay un guía».
  • 41. Refiérete al comentario que hicimos de este hadîz en la Carta nº 34 y reflexiona en todas las tradiciones que citamos allí. (N. del Autor).
    Se encuentra en Sahîh At-Tirmidhî, t.5, p.303, h.3811; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.268, hh.331-332; Tadhkirat al-Jawâss de As-Sibt ibn Al-Ÿauzî Al-Hanafî, p.42; Fath al-Mulk al-‘Alî bi Sihhati Hadîz Bâbu Madînat al-‘Ilmi ‘Alî, pp. 46, ed. Al-Haidarîiah y p.17, ed. Egipto; Maÿma‘ az-Zawâ’id, t.9, p.115; As-Sawâ‘iq al-Muhriqah de Ibn Haÿar, p.121, ed. Al-Muhammadîiah, y p.73, ed. Al-Maimanah, Egipto; Ta’rîj al-Julâfâ’ de As-Suiûtî, p.172; Dhajâ’ir al-‘Uqbâ, p.77; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.87, 210 y 282, ed. Estambul, y pp.99, 248 y 338, ed. Al-Haidarîiah.
    Ver el resto de las fuentes en el punto 3 de la Carta nº 34, en el pié de página del hadîz: “¡Oh ‘Alî! No le es permitido a nadie encontrarse en la mezquita en estado de polución por intimidad matrimonial (ÿanâbah) a excepción de ti y de mí”.
  • 42. Citado por Ibn Hayar en su As-Sawa‘iq al-Muhriqah. Refiérete al nº 13 de los cuarenta hadices que cita en el capítulo 9. (N. del Autor).
    Ver: Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.87 y 182, ed. Estambul, y p.215, ed. Al-Haidarîiah.
  • 43. Se encuentra en Manâquib Al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.45, h.67 y p.197; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.273, hh.793-795; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.239, ed. Estambul, y p.284, ed. Al-Haidarîiah; Kunûz al-Haqâ’iq de Al-Manâwî, p.38; Al-Mîzân de Adh-Dhahabî, t.4, p.128; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.34; y con expresiones semejantes se encuentra en Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.254; Al-Mîzân de Adh-Dhahabî, t.4, p.127.
  • 44. Es el hadîz nº 2632 que se encuentra en la pág. 157 del tomo VI de Kanz al-‘Ummâl. (N. del Autor).
  • 45. Citado por At-Tabarânî en Al-Awsat, Al-Jatîb Al-Bagdâdî en Al-Muttafaq wa-l Muftaraq, y asimismo al comienzo de la pág. 159 del tomo VI de Kanz al-‘Ummâl. Ya lo hemos citado en la Carta nº 34 e hicimos comentarios que son de provecho para el investigador consecuente. (N. del Autor).
    Ya hemos visto el hadîz y citado sus fuentes en la Carta nº 34 (en el punto 2).
  • 46. Citado por At-Tabarânî en Al-Kabîr y por Ibn ‘Asâkir, narrándolo de Abû-l Hamrâ como un hadîz marfû‘ (esto es, un hadîz cuya cadena de transmisión llega al Profeta), tal como figura en la pág. 158 del tomo VI de Kanz al-‘Ummâl. (N. del Autor).
    Se encuentra en Shawâhid at-Tanzîl de Al-Haskânî Al-Hanafî, t.1, pp.224-228, hh.300-3001 y 304; Nadzm Durar as-Simtain de Az-Zarandî Al-Hanafî, p.120; Tarÿamat al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.353, h.857; Maÿma‘ az-Zawâ’id, t.9, p.121; Hiliat al-Awliâ’ de Abû Na‘îm, t.3, p.27; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.19 y 94, ed. Estambul, pp.21 y 109, ed. Al-Haidarîiah; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.35; Ar-Riâd an-Nadirah de Muhibbuddîn At-Tabarî Ash-Shâfi‘î, t.2, p.227; Ihqâq al-Haqq, t.6, p.140; Farâ’id as-Simtain, t.1, p.298, hh.183-184.
  • 47. Ha transmitido de ambos Ibn Abî-l Hadîd en la cuarta de las narraciones que cita en la pág. 449 del tomo II de Sharh Nahÿ al-Balâgah. Fue citado por el Imam Ar-Râzî al explicar la aleya de la Mubâhalah (Sûra Âal ‘Imrân; 3: 61) en su At-Tafsîr al-Kabîr, en la pág. 288 del tomo II, y transmitió como algo categórico que en este hadîz coinciden tanto aquellos que (en estos asuntos) están a favor como los que están en contra. Citó este hadîz Ibn Battah como un hadîz de Ibn ‘Abbâs, tal como figura en la pág. 34 del libro Fath al-Mulk al-‘Alî bi Sihhati Hadîz Bâbu Madînat al-‘Ilmi ‘Alî del Imam Ahmad Ibn Muhammad Ibn As-Siddîq Al-Hasanî Al-Magribî, el residente en El Cairo; refiérete al mismo. Entre aquéllos que reconocen que ‘Alî es el que reúne los secretos de todos los profetas, está el Sheij de los gnósticos Muhîiuddîn Ibn Al-‘Arabî, tal como lo transmite de él el gnóstico Ash-Sha‘rânî en el tema 32 de su libro Al-Iawâqît wa-l Ÿawâhir, pág. 172. (N. del Autor).
    Se encuentra en Sharh Nahÿ al-Balâgah de Ibn Abîl Hadîd, t.9, p.168, ed. Egipto, investigado por Muhammad Abû-l Fadl; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.214 y 312, ed. Estambul, y p.253, ed. Al-Haidarîiah.
    Y con expresiones semejantes se encuentra en Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.280, h.804; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.3, p.355; Shawâhid at-Tanzîl de Al-Haskânî Al-Hanafî, t.1, pp.78-79, hh.116-117 y 147; Fath al-Mulk al-‘Alî bi Sihhati Hadîz Bâbu Madînat al-‘Ilmi ‘Alî, p. 34, ed. Egipto y p.69, ed. Al-Haidarîiah; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, p.220; Al-Fusûl al-Muhimmah de Ibn Sabbâg Al-Mâlikî, p.107; Tafsîr Al-Fajr Ar-Râzî, t.2, p.700; Manâquib ‘Alî ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.212, h.256; Dhajâ’ir al-‘Uqbâ, pp.93 y 94; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.214, ed. Estambul, y p.253, ed. Al-Haidarîiah; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.290; Farâ’id as-Simtain, t.1, p.170.
  • 48. Citado por Al-Hâkim en la pág. 122 del tomo III de Al-Mustadrak. (N. del Autor).
    Se encuentra en Al-Mustadrak de Al-Hâkim, t.3, p.123, ed. Offset; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.2, p.234, h.739-746; At-Ta’rîj al-Kabîr de Al-Bujârî, t.1, parte 1, p.281, nº 966, 2ª ed., Turquía; Maÿma‘ az-Zawâ’id, t.9, p.133; Manâquib ‘Alî ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.71, h.104; Shawâhid at-Tanzîl de Al-Haskânî Al-Hanafî, t.2, p.162, h.862; Dhajâ’ir al-‘Uqbâ, p.92; Jasâ’is Amîr al-Mu’minîn de An-Nisâ’î Ash-Shâfi‘î, p.27, ed. Egipto, p.45, ed. Beirut, y p.106, ed. Al-Haidarîiah; Kifâiat at-Tâlib de Al-Kanÿî Ash-Shâfi‘î, p.339, ed. Al-Haidarîiah, y p.196, ed. Al-Garî; Nadzm Durar as-Simtain de Az-Zarandî Al-Hanafî, p.104; Ta’rîj al-Julâfâ’ de As-Suiûtî, p.173; As-Sawâ‘iq al-Muhriqah de Ibn Haÿar, p.74, ed. Al-Maimanah, y p.121, ed. Al-Muhammadîiah, Egipto; Nûr al-Absâr de Ash-Shablanÿî, p.73, ed. Al-‘Uzmânîiah, y p.73, ed. As-Sa‘îdîiah; Is‘âf ar-Râguibîn, impreso en los márgenes de Nûr al-Absâr, p.141, ed. Al-‘Uzmânîiah, y p.157, ed. As-Sa‘îdîiah; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.110, 214 y 283, ed. Estambul, y pp.128, 253 y 339, ed. Al-Haidarîiah; Kanz al-‘Ummâl, t.15, p.110, h.134, 2ª ed.; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.217, ed. Al-Jânÿî y t.2, p.289, 2ª ed.; Mishkât al-Masâbîh, t.3, p.246; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.46; Ihqâq al-Haqq, t.7, p.285; Farâ’id as-Simtain, t.1, p.172, hh.132 y 134.
  • 49. Citado por At-Tabarânî e Ibn Mardawaih de Ibn ‘Abbâs; citado por Ad-Dailamî de ‘Aishah, siendo ésta de entre las tradiciones mustafîdah (esto es, narraciones cuyas cadenas de transmisión son tres o más pero sin llegar al grado de tawâtur). (N. del Autor).
    Se encuentra en Shawâhid at-Tanzîl, de Al-Haskânî Al-Hanafî, t.2, p.213, hh.924 y 926; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, p.20; As-Sawâ‘iq al-Muhriqah de Ibn Haÿar, p.74, ed. Al-Maimanah, y p.123, ed. Al-Muhammadîiah; Maÿma‘ az-Zawâ’id, t.9, p.102; Dhajâ’ir al-‘Uqbâ de Muhibbuddîn At-Tabarî Ash-Shâfi‘î, p.58; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.284, ed. Estambul; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.30; Fadâ’il al-Jamsah mina-s Sihâh as-Sittah, t.1, p.184; Ihqâq al-Haqq, t.5, p.588. Ver el resto de las fuentes en la Carta nº 12 (en el comentario a la aleya: «Los aventajados, ellos son los más cercanos». Sûra Al-Wâqi‘ah; 56: 10-11).
  • 50. Citado por Abû Na‘îm e Ibn ‘Asâkir de Abû Lailâ como un hadîz marfû‘. Citado por Ibn An-Naÿÿâr de Ibn ‘Abbâs como un hadîz marfû‘. Refiérete a los hadices 30 y 31 de los cuarenta hadices que cita Ibn Haÿar en la segunda parte del cap. 9 de su As-Sawâ‘iq al-Muhriqah, al final de la pág. 74 y las posteriores. (N. del Autor).
    Se encuentra en Shawâhid at-Tanzîl de Al-Haskânî Al-Hanafî, t.2, p.223, hh.938-939; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.79, h.128, y t.2, p.282, h.805; Dhajâ’ir al-‘Uqbâ de Muhibbuddîn At-Tabarî Ash-Shâfi‘î, p.56; Kifâiat at-Tâlib de Al-Kanÿî Ash-Shâfi‘î, p.124, ed. Al-Haidarîiah, y p.47, ed. Al-Garî; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, p.215; Manâquib ‘Alî ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.245, hh.293-294; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.202; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.185, 202, 233, 284 y 315, ed. Estambul, y pp.146, 219, 236, 238 y 340, ed. Al-Haidarîiah; Sharh Nahÿ al-Balâgah de Ibn Abîl Hadîd, t.9, p.172, ed., Egipto, investigado por Muhammad Abû-l Fadl, y t.2, p.431, ed. Offset, Beirut; Al-Ÿâmi‘ as-Saguîr de As-Suiûtî, t.2, p.42, ed. Al-Maimanah; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.30.
  • 51. Citado por Al-Hâkim en la pág. 147 del tomo III de Al-Mustadrak donde lo considera sahîh o muy confiable. Mencionado por Adh-Dhahabî en su At-Taljîs, reconociendo su condición de sahîh. (N. del Autor).
    Se encuentra en Ihqâq al-Haqq, t.7, p.327; Kanz al-‘Ummâl, t.6, p.157, 1ª ed.; Muntajab Kanz al-‘Ummâl impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.435; Fadâ’il al-Jamsah fî-s Sihâh as-Sittah, t.3, p.52, ed. Beirut.
  • 52. Este hadîz y el siguiente, y me refiero al hadîz de Ibn ‘Abbâs, fueron citados por Al-Hâkim en la pág. 140 del tomo III de Al-Mustadrak, y fueron citados por Adh-Dhahabî en su At-Taljîs, donde explícitamente expresa la condición de sahîh, de ambos según las condiciones de aceptación de los dos Sheij (Bujârî y Muslim). (N. del Autor).
    Se encuentra en Sharh Nahÿ al-Balâgah de Ibn Abîl Hadîd, t.6, p.45, ed. Egipto, investigado por Muhammad Abû-l Fadl, y t.2, p.18, ed. Offset, Beirut; Ta’rîj Bagdâd de Al-Jatîb Al-Bagdâdî, t.11, p.216; Al-Bidâiah wa-n Nihâiah de Ibn Kazîr, t.6, p.218, ed. Egipto; Ihqâq al-Haqq, t.7, p.325; Fadâ’il al-Jamsah, t.23, p.51; Taljîs ash-Shâfî de At-Tûsî, t.3, p.51, ed. Al-Adâb.
  • 53. Se encuentra en Al-Mustadrak de Al-Hâkim, t.3, p.140, ed. Offset; Taljîs al-Mustadrak de Adh-Dhahabî, impreso bajo Al-Mustadrak; Nadzm Durar as-Simtain de Az-Zarandî Al-Hanafî, p.118; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.34; Fadâ’il al-Jamsah, t.3, p.52; Ihqâq al-Haqq, t.7, p.329; Farâ’id as-Simtain, t.1, p.386, h.318.
  • 54. Fue menciondo por Al-Hâkim al final de la pág. 122 del tomo III de Al-Mustadrak, donde agrega: “Éste es un hadîz sahîh según las condiciones de aceptación de las tradiciones de los dos Sheij (Bujârî y Muslim) aunque ellos no lo citaran. Adh-Dhahabî reconoce su condición de sahîh según las condiciones de los dos Sheij, cuando lo cita en su Taljîs al-Mustadrak. Fue citado por el Imam Ahmad Ibn Hanbal entre los hadices de Abû Sa‘îd (Al-Judrî) en la pág. 82 y en la pág. 33 del tomo III de su Al-Musnad. Fue citado por Al-Baihaqî en Sha‘b al-Imân, por Sa‘îd Ibn Mansûr en su As-Sunan, por Abû Na‘îm en su Hiliat, por Abû Ia‘lâ en su As-Sunan, y es el hadîz nº 2585 en la pág. 155 del tomo VI de Kanz al-‘Ummâl. (N. del Autor).
    Este hadîz se encuentra en Matâlib as-Su’ûl de Ibn Talhah Ash-Shâfi‘î, t.1, p.64, ed. An-Naÿaf, y p.23, ed. Teherán; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, p.183; Nadzm Durar as-Simtain de Az-Zarandî Al-Hanafî, p.115; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.3, p.127, hh.168, 1170-1171, 1175, 1177 y 1178.
    Y con expresiones semejantes se encuentra en Jasâ’is Amîr al-Mu’minîn de An-Nisâ’î, p.131, ed. Al-Haidarîiah, p.66, ed. Beirut; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.37; Hiliat al-Awliâ’ de Abû Na‘îm, t.1, p.67; Usud al-Gâbah, t.3, p.282 y t.4, p.32; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, pp.252 y 253; Dhajâ’ir al-‘Uqbâ de Muhibbuddîn At-Tabarî Ash-Shâfi‘î, p.76; Manâquib ‘Alî ibn Abî Tâlib de Ibn Al-Magâzilî Ash-Shâfi‘î, p.298, h.341; Al-Musnad de Al-Kalâbî, p.438, h.23, impreso como anexo a Al-Manâquib de Ibn Al-Magâzilî; Sharh Nahÿ al-Balâgah de Ibn Abîl Hadîd, t.2, p.277 y t.3, p.207, ed. Egipto, investigado por Muhammad Abû-l Fadl, t.1, p.205, ed. Egipto (antigua); Maÿma‘ az-Zawâ’id, t.9, pp.33 y 133, y t.5, p.186; Ta’rîj al-Julâfâ’ de As-Suiûtî, p.173; As-Sawâ‘iq al-Muhriqah de Ibn Haÿar, t.2, p.392; Kanz al-‘Ummâl, t.15, p.94, h.266, 2ª ed.; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, pp.59, 209 y 283, ed. Estambul, y pp.67, 247 y 339, ed. Al-Haidarîiah; Fadâ’il al-Jamsah, t.2, p.349; Farâ’id as-Simtain de Al-Hamwînî, t.1, pp.159-161, hh.121-123 y p.280, h.219.
    Fue mencionado en Ihqâq al-Haqq, t.6, p.24 donde se lo refiere a Musnad Ahmad ibn Hanbal, t.3, pp.31, 33 y 82, ed. Al-Maimanah, Egipto; Al-Mu‘tasar mina-l Mujtasar, t.1, p.221, ed. Haidar Abâd; Ta’rîj al-Islâm de Adh-Dhahabî, t.2, p.202, ed. Egipto; Al-Bidâiah wa-n Nihâiah, t.6, p.217, ed. As-Sa‘âdah; Nuzhat al-Maÿâlis de As-Saffûrî, t.2, p.209, ed. El Cairo; Nuzhat an-Nawâdzir, p.39, ed. Al-Maimanah, Egipto; Sharh Diwân Amîr al-Mu’minîn de Al-Mubîdî, p.174 (manuscrito); Sharh Kitâb al-Fiqh al-Akbar de Abû Hanîfah, p.67, ed. El Cairo; Mafâtîh an-Naÿâ de Al-Badajshî, p.67 (manuscrito); Ta’rîj Âal Muhammad de Bahÿat Afandî, p.122, ed. Aftâb; Arÿah al-Matâlib del Sheij ‘Ubaidul·âh Al-Hanafî, pp.44 y 601, ed Lâhûr; Ar-Raud al-Az·har de Al-Hindî Al-Hanafî, p.111, ed. Haidar Abâd.
  • 55. Según lo citado por Al-Hâkim basándose en dos cadenas de transmisión, tal como figura en la pág. 139 y las subsiguientes, en el tomo III de Al-Mustadrak. (N. del Autor).
  • 56. El Mensajero de Dios (s.a.w.) le ordenó a ‘Alî Ibn Abî Tâlib combatir a los Nâkizîn, a los Qâsitîn y a los Mâriquîn, que fueron sus adversarios en las batallas del Camello, Siffîn y Nahrawân.
    Ver: Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.3, p.168, hh.1205-1207; Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, pp.110, 122 y 125; Mîzân al-I‘tidâl de Adh-Dhahabî, t.1, pp.271 y 584; Maÿma‘ az-Zawâ’id, t.5, p.186 y t.7, p.238; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.128, ed. Estambul y p.152, ed. Al-Haidarîiah; Nihâiat al-Lugat de Ibn Al-Azîr Al-Ÿazrî, t.4, p.33; Lisân al-‘Arab de Ibn Mandzûr, t.3, p.18 y t.9, p.253; Tâÿ al-‘Arûs de Az-Zubaidî, t.1, p.651 y t.5, p.206; Kifâiat at-Tâlib de Al-Kanÿî Ash-Shâfi‘î, p.169, ed. Al-Haidarîiah, y p.70, ed. Al-Garî; Usud al-Gâbah, t.4, p.33; Fadâ’il al-Jamsah, t.2, p.358; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.3, pp.192-195; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, pp.435, 437 y 451; Kanz al-‘Ummâl, t.15, p.98, h.282, 2ª ed.; Al-Istî‘âb de Ibn ‘Abd Al-Birr, impreso en los márgenes de Al-Isâbah, t.3, p.53; Farâ’id as-Simtain de Al-Hamwînî, t.1, pp.150, 279-283, 285 y 332.
    Fue mencionado en Ihqâq al-Haqq, t.2, p.60, transmitido de: Tanzîh ash-Sharî‘ah al-Marfû‘ah de Al-Kinânî, t.1, p.287, ed. El Cairo; Miftâh an-Naÿâ de Al-Badajshî, p.68 (manuscrito); Arÿah al-Matâlib del Sheij ‘Ubaidul·lâh Al-Hanafî, p.602-604, ed. Lâhûr; Ta’rîj Bagdâd de Al-Jatîb Al-Bagdâdî; t.8, p.340 y t.13, p.186, ed. El Cairo; Muwaddih Auhâm al-Ÿam‘ wa-t Tafrîq de Al-Jatîb Al-Bagdâdî; t.1, p.386; Sharh al-Maqâsid de At-Taftazânî, t.2, p.217, ed. Al-Astânah; Maÿma‘ Bihâr al-Anwâr, t.3, pp.143 y 395, ed. Nûl-e Kishvar; Sharh Diwân Amîr al-Mu’minîn de Al-Mubîdî, p.209 (manuscrito); Ar-Raud al-Az·har, p.389, ed. Haidar Abâd. También fue mencionado en Fadâ’il al-Jamsah, t.2, pp.360-361, transmitido de: Kanz al-‘Ummâl, t.6, pp.72, 82, 88, 215, 319 y 392. Fue citado en Al-Gadîr, t. 3, p.192, transmitido de Ta’rîj Ibn Kazîr, t.7, p.306 y Al-Jasâ’is de As-Suiûtî, t.2, p.138.
  • 57. Según lo citado por Ibn ‘Asâkir, siendo el hadîz nº 2588 que figura en la pág. 155 del tomo VI de Kanz al-‘Ummâl. (N. del Autor).
  • 58. Se encuentra en Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.3, p.171, h.1209; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.3, p.193; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.33; Ihqâq al-Haqq, t.5, p.635.
  • 59. Según lo citado por Ad-Dailamî, tal como figura al final de la pág. 155 del tomo VI de Kanz al-‘Ummâl. (N. del Autor).
  • 60. Se encuentra en Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, p.44; Kifâiat at-Tâlib de Al-Kanÿî Ash-Shâfi‘î, p.334, ed. Al-Haidarîiah, y p.191, ed. Al-Garî; Fadâ’il al-Jamsah, t.2, p.352; Muntajab Kanz al-‘Ummâl, impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.36; Ihqâq al-Haqq, t.6, p.37.
  • 61. Citado por At-Tabarânî en Al-Kabîr, tal como figura en la pág. 155 del tomo VI de Kanz al-‘Ummâl. (N. del Autor).
    Ver: Maÿma‘ az-Zawâ’id, t.9, p.134. Fue mencionado en: Ihqâq al-Haqq, t.7, p.334, transmitido de Nuzûl al-Qur’ân fî Amîr al-Mu’minîn de Abû Na‘îm Al-Isfahânî (manuscrito); Miftâh an-Naÿâ de Al-Badajshî, p.67 (manuscrito). Fue mencionado al final de Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.3, p.123, transmitido de Al-Mu‘ÿam al-Kabîr de At-Tabarânî, t.1, hoja 51 (manuscrito).
  • 62. Es Ibn Al-Ajdar. Fue mencionado por Ibn As-Sakan, quien narró de él este hadîz por vía de Al-Hâriz Ibn Hasîrah, de Ÿâbir Al-Ÿu‘fî, del Imam Al-Bâquir (a.s.), de su padre el Imam Zain Al-‘Âbidîn (a.s.), de Al-Ajdar, del Profeta (s.a.w.). Dijo Ibn As-Sakan: “No es muy conocido entre los compañeros y la vía de transmisión de sus hadices es para reflexionar”. Todo eso lo dijo Al-‘Asqalânî al tratar la biografía de Al-Ajdar en su Al-Isâbah. Ad-Dâraqtanî citó este hadîz entre los mencionados por una sola persona diciendo: “El único que lo narró es Ÿâbir Al-Ÿu‘fî quien era Râfidî.” (N. del Autor).
  • 63. Se encuentra en Al-Isâbah de Ibn Haÿar Al-‘Asqalânî, t.1, p.25; Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.233, ed. Estambul, p.276, ed. Al-Haidarîiah, y t.2, p.58, ed. Al-‘Irfân, Saidâ.
  • 64. Fue citado en Hiliat al-Awliâ’ por Abû Na‘îm como un hadîz de Ma‘âdh, y asimismo el hadîz que le sigue, esto es, el hadîz de Abû Sa‘îd, encontrándose ambos en la pág. 156 del tomo VI de Kanz al-‘Ummâl. (N. del Autor).
    Se encuentra en Hiliat al-Awliâ’ de Abû Na‘îm, t.1, pp.65-66; Tarÿamah al-Imâm ‘Alî ibn Abî Tâlib (Biografía del Imam ‘Alî) del libro Ta’rîj Dimashq de Ibn ‘Asâkir Ash-Shâfi‘î, t.1, p.117, h.160; Ar-Riâd an-Nadirah, t.2, p.262; Matâlib as-Su’ûl de Ibn Talhah Ash-Shâfi‘î, t.1, p.95, ed. Naÿaf; Sharh Nahÿ al-Balâgah de Ibn Abîl Hadîd, t.9, p.173, ed. Egipto, investigado por Muhammad Abû-l Fadl, y t.2, p.431, Offset de la ed. Egipto (antigua); Al-Manâquib de Al-Juwarizmî Al-Hanafî, p.61; Al-Mîzân de Adh-Dhahabî, t.1, p.313; Kifâiat at-Tâlib de Al-Kanÿî Ash-Shâfi‘î, p.270, ed. Al-Haidarîiah, y p.139, ed. Al-Garî; Al-Gadîr de Al-Amînî, t.3, p.96. Y con expresiones semejantes se encuentra en Ianâbî‘ al-Mawaddah de Al-Qandûzî Al-Hanafî, p.315, ed. Estambul, y p.379, ed. Al-Haidarîiah; Muntajab Kanz al-‘Ummâl impreso en los márgenes de Musnad Ahmad, t.5, p.34; Farâ’id as-Simtain de Al-Hamwînî, t.1, p.223, h.174.
  • 65. Se encuentra en Hiliat al-Awliâ’ de Abû Na‘îm, t.1, p.66, Offset de la ed. As-Sa‘âdah; Matâlib as-Su’ûl de Ibn Talhah Ash-Shâfi‘î, t.1, p.95, ed. An-Naÿaf.

Share this page