Page is loading...

Introducción

En el Nombre de Dios, el Compasivo, El Misericordioso

La primera vez que vi Fiddler on the Roof me molesté con Tevye, el padre quien estaba tan atado a sus tradiciones que rompió sus lazos con una hija e incluso con las otras porque eligieron distintas “tradiciones”.

“Esas muchachas son buenas personas y vivirán bien incluso si no siguen las tradiciones de sus padres, ¿por qué no dejarlas tranquilas?” pensé. Después aprendí primero que todo acerca del conflicto a que conlleva tener un hijo que rompa con las expectativas tradicionales. Como Tevye, experimenté rechazo, rabia y recelo.

Nuestra hija Jodi parecía haber aprendido bien uno de los conceptos que yo quería enseñarle: “Missouri no es el único lugar en el mundo; hay un mundo entero allá afuera esperando por ser explorado. Dios ama a todas las personas por lo tanto necesitamos ser abiertos a ellas y tener un concepto global de la vida”. Yo estaba contenta porque algunos de sus amigos eran extranjeros.

Entonces empecé a ver que ella estaba tomando muy en serio a Reza, un joven iraní. Pronto ella anunció su intención de casarse con él e irse a vivir a Irán. Él era una persona que a nosotros nos agradó mucho conocer, pero no para que se casara con nuestra hija y se fuera con ella… Recordé la escena de Tevye viendo a su segunda hija abordar el tren, a sabiendas que probablemente nunca más la vería.

Con el tiempo, sin embargo, mi esposo Joe y yo llegamos a aceptar la idea y así entendimos que habíamos crecido al hacerlo. Aunque Musulmán, Reza parecía abierto y comprensivo y sentimos que Jodi estaba segura de sus creencias en Cristo y nuestra iglesia.

Su matrimonio en la iglesia de Warrensburg fue una ocasión de tremenda felicidad. Ya que Reza y Jodi estaban finalizando sus estudios, me dije a misma que probablemente pasarían años antes de ellos irse a Irán. Tal vez para entonces cambiarían de opinión.

En el transcurso de dos años mis temores acerca de su viaje a Irán fueron precedidos por uno más grande: la decisión de Jodi de convertirse al Islam. Nunca se me había pasado por la mente que ella podría escoger voluntariamente una tradición religiosa diferente a la de nuestra familia. Pero lo hizo. Este libro presenta mi historia y la de Jodi, además de los cambios que ocurrieron en nuestra relación tras su decisión de volverse musulmana.

También hay historias aquí presentadas acerca de otras mujeres nacidas en Norteamérica que se convirtieron al Islam: sus experiencias, sus razones para convertirse, su aceptación a los principios del Islam que ellas encuentran atractivos, y qué ha significado para sus vidas y sus familias. Dejando atrás la sociedad modernizada de occidente que las moldeó, estas mueres se han dedicado a un estilo de vida orientado por principios islámicos seguidos en la comunidad de musulmanes con quienes ellas practican la religión y a quienes ellas se unieron.

Mi deseo es que el lector de este libro tenga un entendimiento más claro acerca de las mujeres nacidas en Norteamérica que han elegido al Islam, cómo y por qué se convirtieron y la fortaleza que ello les ha dado. A medida que estas mujeres describen su diario vivir dentro de los principios islámicos, los no musulmanes no sólo pueden aprender acerca de la vida islámica sino que también pueden descubrir cómo relacionarse de la mejor manera con las musulmanas en el trabajo, o como familiares, amigas o conocidas.

Para muchos de nosotros, ellas son nuestras hijas, hermanas, nietas, primas, amigas o compañeras de trabajo que han escogido otro camino de fe hacia Dios. Ojala que este libro sea una oportunidad para ponerse en su lugar por un momento y entender su proximidad y entrega a otro sendero.

Share this page