Page is loading...

Capítulo 16: En El Fuerte

La Batalla de Khaibar

El destierro de las tribus Judías de Banu Nadir y Banu Kinanah de Medina habían acentuado la animosidad de los Judíos hacia los Musulmanes. Estas tribus se habían establecido en Khaibar a una distancia de casi ochenta millas de Medina. “Khaibar” significa: “Lugar Fortificado”. Era un bastión Judío formado por siete fortalezas: Naaim, Qamus (en una colina del mismo nombre), Ktiba, Shiqu, Natat, Watih y Sulalim, de las cuales Qamus era la más fortificada.

Estas tribus estaban incitando a otras tribus a que se les unieran en un ataque decisivo sobre los Musulmanes. La Batalla de Ahzab fue el primer intento en el cual los Judíos habían participado para sitiar a los Musulmanes. Las derrotas que habían sufrido no los había disuadido, su Jefe, Usir ibn Razam reunió a todas las tribus Judías y solicitó la ayuda de Gahftan para una confrontación final. Para demostrar su fortaleza, Ghaftan envió un grupo, que capturó veinte camellos del Profeta después de asesinar a su pastor y capturar a su esposa.

Las noticias de la preparación de los Judíos llegaron a Medina, al final, el Profeta decidió aplastarlos antes de que destruyeran a los Musulmanes. Fue “La Gran Victoria” predicha en la Sura “La Victoria” revelado justo antes del Pacto de Hudaybia:

Dios ha estado satisfecho de los creyentes cuando éstos te han jurado fidelidad al pie del árbol. El sabía lo que sus corazones encerraban e hizo descender sobre ellos la sakina, prometiéndoles, como recompensa, un éxito cercano..(Qurán 48:18)

A mediados de Muharram, en el año 7 de la Hégira, el Santo Profeta marchó hacia Khaibar con 1400 personas, en casi 7 días, fueron arrasadas seis de las fortalezas Judías. Entonces Qamus fue sitiada. Abul Fida dice lo siguiente en su libro de historia (Tarikhul mukhtasar fi Akhbaril basha):

“En aquellos días, el Profeta algunas veces sufría de migraña.
Como cosas del destino, el día que llegó a Khaibar, sufrió de lo mismo. Por lo tanto, Abu Bakr tomó el estandarte y salió a combatir pero regresó sin éxito. Luego Umar tomó el estandarte y luchó duro, más que su predecesor, pero regresó igualmente sin éxito. Cuando el Profeta se dio cuenta de estos percances, dijo, 'Por Dios, mañana le daré el estandarte a un hombre que ama a Dios y Su Mensajero y a quien Dios y Su Mensajero aman, uno que es constante en el combate y no huye, uno que se estará firme y no regresara hasta que la victoria sea alcanzada'.

“Habiendo escuchado esto, tanto los inmigrantes y los Colaboradores aspiraron tener la bandera. Cuando amaneció, después de hacer la oración de la mañana, el Profeta salió y se paró entre sus compañeros. Luego pidió el estandarte. En ese momento todos los compañeros tenian la gran esperanza y el deseo de tener esa bandera, mientras el Profeta mandaba a llamar a Ali, el cual sufría de conjuntivitis. El Profeta tomó su propia saliva con su dedo y la aplicó en los ojos de Ali. De una vez sus ojos se sanaron y el Profeta le pasó el estandarte.”

El Sheik Abdul Haqq Muhaaddith Dehlavi (narrador) escribe en su Madariyun-Nubuwwah lo siguiente:

“Luego Ali comenzó con la bandera en su mano y, llegando al Fuerte Qamus, plantó el estandarte en una roca. Un Rabino que observaba desde el fuerte le preguntó, “O Portador del Estandarte ¿ Quién eres tu? Ali contestó, “Yo soy Ali hijo de Abu Talib”. El Rabino se dirigió hacia su gente, “Por la Torah, ustedes serán derrotados, Este hombre no regresará sin ganar esta batalla.”

El autor de Madariyun-Nubuwwah, dice lo siguiente:

“Quizás ese Judío estaba bien informado del valor de Ali y había visto sus virtudes en la Torah”.

Luego dice en el mismo libro:

“Hariz, el hermano de Marhab, incursionó desde el fuerte con una gran lanza cuya punta era muy pesada. En ese ataque inmediato de su parte, mató un gran numero de veteranos Musulmanes. Luego Ali se dirigió hacia él y lo mandó al infierno de un solo golpe. Cuando Marhab se dio cuenta de esto, se apresuró a salir del fuerte acompañado de algunos guerreros valientes del contingente de Khaibar para vengar la muerte de su hermano.”

“Se dice que Marhab era el más fuerte, él más alto, y el más violento entre los guerreros de Khaibar a quien nadie podía igualarlo en su poder. Ese día, estaba doblemente armado, usando doble armadura con dos espadas pendiendo a sus lados. También usaba dos turbantes con un casco encima. Se adelantó en el campo de batalla cantando acerca de su valor. Ninguno entre los Musulmanes se atrevió a enfrentarlo en el campo de batalla. Ali, por lo tanto, salió como una flecha, recitando sobre su propio valor en respuesta al canto de Marhab.”

“Tomando la iniciativa, Marhab atacó a Ali con su espada. Pero Ali evitó el golpe y le propinó un golpe tan fuerte a la cabeza de Marhab que le atravesó el casco, el doble turbante, la cabeza, hasta que llegó al cuello del hombre. Marhab fue enviado al infierno partido en dos pedazos. Luego los Musulmanes bajo el comando de Ali comenzaron a combatir a las fuerzas Judías donde cada uno se consideraba el más valiente. Después de que estos habían sido asesinados, lo que quedaba de las tropas Judías huyó hacia el fuerte buscando protección.”

Según el Sirat de Ibn Hisham, y según Al-Tarikh al-Kamil y el Tarikh de Abu Fida, se cita de Abu Rafi que:

“Cuando el Profeta le dio la bandera a Ali y le ordenó que luchara contra las fuerzas de Khaibar, nosotros también lo acompañamos. Cuando Ali estaba cerca del fuerte, luchando, un Judío le dio un golpe tan fuerte en su mano que Ali soltó el escudo que tenia con esa mano. Ali haló una parte de la puerta de Khaibar, la usó como un escudo y luchó hasta que Ala le dio la victoria evidente. Una vez terminó la lucha, Ali la arrojó. Era tan pesada que entre ocho hombres difícilmente pudieron voltearla de un lado a otro.”

Se llegó a un acuerdo con los Judíos de Khaibar. Sus tierras y propiedades movibles quedarían en sus manos. Se les permitió practicar su religión con libertad, a cambio de su protección, se les exigiría pagar a los Musulmanes la mitad del producto de sus tierras. El Profeta mantuvo el derecho de despojarlos de sus tierras cuando así lo decidiera.

La Batalla de Khaibar es importante ya que puso un fin a la resistencia Judía y, por primera vez, un pueblo no musulman fue hecho “Personas Protegidas” de la Comunidad Musulmana. El mismo día, Yafar ibn Abi Talib regresó de Etiopía. El Santo Profeta dijo:

“No sé por cual bendición agradecer más a Dios: Por la victoria de Khaibar o por el regreso de Yafar!”

Fadak

Después el Santo Profeta envió una expedición con Ali ibn Abi Talib a la tribu Judía que vivía en Fadak. Sin que se diera ninguna batalla, acordaron con los mismos términos que los de la gente de Khaiba. El ingreso de Khaibar era para los Musulmanes en general, mientras que el ingreso de Fadak era exclusivamente para el Profeta porque había sido tomado sin el uso de la fuerza.

Yalaluddin al-Suyuti menciona en Ad-Durr al-Manzur de Bazaar, Abu Yaala e Ibn Abi Hatim quien había tomado la tradición de Abu Saeed al-Khudri que cuando se reveló el versículo: Wa tai dal Qurba Haqqahu (Qurán, 17:26), (“Y dale a tus familiares lo que les corresponde”) el Profeta le dio la propiedad de Fadak como un presente a Fátima, ibn Abbas narró que:

Cuando se reveló el versículo “Y dale a tus Familiares lo que les corresponde”, el Profeta le dio a Fátima la propiedad de Fadak.

Una Visita a Meca

Según los términos del Pacto con los Mequinenses, los Musulmanes podían visitar Meca al año siguiente. Hacia le final del año séptimo de la Hégira (Marzo 629) el Profeta acompañado por casi dos mil Musulmanes, procedió hacia Meca para realizar la Peregrinación Menor (Umrah) Los Quraish dejaron sus casas y observaron a los Musulmanes desde sus tiendas ubicadas en las alturas de las montanas de los alrededores. Después de tres días de viaje, los Musulmanes se retiraron estrictamente según los términos del Pacto.

Share this page