Page is loading...

Capítulo 9: La Ascensión

Ascensión del Profeta

Llegó un momento en el que Dios Todopoderoso, en Su infinita Misericordia y Benevolencia, le concedió al Profeta la única distinción de ser elevado al límite más lejano de los cielos y de mostrarle la belleza del Paraíso y del Universo. :

Gloria a Él, Quien transportó a su siervo durante la noche en un viaje, desde la Mezquita Sagrada hasta la Mezquita Lejana, cuyos precintos Hemos Bendecido, para así mostrarle algunos de Nuestros signos, porque Él es Omnioyente y Todo lo ve. (Qurán 17:1)

Ha existido mucha controversia sobre si la Ascensión (Mi’ray) fue una visión o un viaje físico. La mayoría de los tradicionalistas están de acuerdo conque fue un viaje físico real, así como la ascensión de Jesús (La paz sea con él y con su madre)y el descenso de Adán a la tierra.

El hecho es que esta controversia fue creada por los Bani Umeyya cuyo interes en el Islam estaba basado no en la fe sino en la política y a estos no les agradaba la idea de que algún milagro del Santo Profeta ganara terreno en la mente de los Musulmanes. Su Ministerio de falsificación de narraciones acerca del Profeta les exigía esto también.

Dos “tradiciones” que surgieron en este ministerio de falsificaciones se repiten constantemente por los Cristianos, los Ahmadies, y un grupo de Sunnitas. Estos son:

 ‘Se narra de ‘Aysha, la esposa del Santo Profeta que durante toda la noche de la Ascensión, el cuerpo del Santo Profeta estuvo en su lecho.
 Mu’auwyah dijo que El Mi’ray fue un “un verdadero sueño”

Ahora el hecho es que El Mi’ray (cualquiera que sea su interpretación) tuvo lugar en Meca uno o tres años antes de la Migración (Hiyra) Bibi ‘Aysha no ingresó a la casa del Santo Profeta hasta un año después de la Hiyra. ¿Cómo pudo decir que no hizo falta el cuerpo del Santo Profeta en ningún momento esa noche?

Hay solamente una posible explicación: Esta “tradición” fue inventada por alguien que no conocía la secuencia de la historia Islámica. Por otra parte, no pudo haberle atribuido esta “tradición” a ‘Aysha.

Mu’awiyah fue tal enemigo del Santo Profeta que cuando se conquistó Meca, 8 años después de la Hiyra, Meca fue conquistada sin derramamiento de sangre y Abu Sufyan (padre de Mu’awiyah), al no ver otra alternativa, aceptó el Islam, Muawiyah viajó desde Bahrain y escribió una carta indecente a su padre condenándole su aceptación del Islam.

No fue sino hasta el año noveno después de la Hiyra que él profesó el Islam. Y el Miray sucedió 10 o 12 años antes de eso. ¿Cómo podría saber cuales fueron los hechos del Miray? No menciona su fuente de información, la inferencia es que no existió ninguna fuente.

Si quieres ser testigo de cómo la política controlaba el Islam que profesaban los Umeyas, lee una tradición más, inventada en esta fábrica:

El Rey en el trono d Damásco es ‘Abdul Maalik ibn Marwan, Irak y el Hiyaz están en las manos de ‘Abdullah ibn Zubayr. ‘Abul Maalik no le gusta la idea de que los peregrinos de su dominio sean obligados a ir a Meca (la cual está en manos del enemigo). Por lo tanto, quiere realzar el prestigio de Baitul Muqaddas, la cual está dentro de su dominio y planea establecer “hayy” hacia Baitul Muqaddas. Como parte de un plan, todas las declaraciones anteriores que dicen que el Miray fue un sueño están en el olvido, y se inventó una nueva tradición que dice que el destino final del viaje del Miray fue Baitul Muqaddas.

Poco después de eso, ‘Abdullah ibn Zubayr es derrotado y el Hiyaz cae bajo el control Sirio. De otra forma, seguramente habríamos visto dos centros de peregrinación (hayy) en el mundo Musulmán.

El Segundo Pacto de ‘Aqabah

A su regreso de Yatrib, los conversos a la fe del Islam expandieron la doctrina y un gran número de Yatribitas se adhirió a ella. En el año siguiente, setenta personas de Yatrib, incluyendo los doce que hicieron el primer pacto, llegaron donde el Profeta para aceptar el Islam e invitarlo a su ciudad. Ellos juraron fidelidad al Profeta. Este pacto es conocido como el Segundo Pacto de ‘Aqabah. Aunque no era Musulmán, ‘Abbas, el tío del Santo Profeta, estaba presente en aquella ocasión y exhortó a los Yatribitas a proteger al Santo Profeta.

Un Plan para Asesinar al Profeta

Cuando los Mequinenses| se dieron cuenta que el Islam había caído muy bien en Yatrib y se estaba expandiendo muy rápido allí, su animosidad aumentó sin conocer limites. Sus jefes, tales como Abu Yahl, Abu Lahab, Abu Sufyan, y ‘Utbah se reunieron en Darun Nadwa y, después de rechazar las sugerencias de encarcelar o desterrar a Muhammad, planearon asesinarlo.

Y recuerda cuando los Incrédulos maquinaron en tu contra para encarcelarte, o asesinarte, o desterrarte, ellos maquinaron y Dios también maquinó. (Qurán 8:30)

Para escapar de la venganza de Banu Hashim, se decidió que cada clan colocara un hombre, y que en conjunto atacaran al Profeta tan pronto como saliera de su casa. Pero Dios le informó a Su Profeta acerca de este plan antes de que se realizara y el Profeta a su vez le informó a Ali, ordenándole que durmiera en su cama (es decir en la cama del Profeta).

El Santo Profeta cubrió a Ali con su propia sabana. y cuando Ali escuchó que su vida iba a ser el pago por la vida del Profeta, de una vez se prosternó ante Dios para agradecerle por este honor singular. Esta fue la primera prosternación de “Shukr” (agradecimiento) en el Islam. De esta forma, Ali durmió profundamente en la cama del Santo Profeta mientras el Profeta salía de la casa ante las mismás narices de los infieles.

Al salir de la casa, el Profeta recitó los primeros versículos de la Sura Ya-Sin y arrojó un manojo de polvo sobre sus cabezas. Ninguno de los enemigos lo vio salir.

El Santo Profeta también le había ordenado a Ali que regresara todas las cosas que la gente le había confiado a sus respectivos dueños. Los politeístas de los clanes Quraishitas pensaron todo el tiempo que aquel que dormía en esa cama era el Profeta, y esperaban ansiosamente asesinarlo.

Según Usudul Ghabah de Ibn Azir Yazari, Ihya’ul ‘Ulum (de Gazali) y Tarikhul khamis de Qadi Husain al Diyarbakri, se sabe que cuando Ali durmió en la cama del Profeta Dios le dijo a Gabriel y a Miguel:

“Establezco la hermandad entre ustedes dos y alargo la vida de uno de ustedes sobre la del otro. Siendo así, les pregunto ¿cuál de ustedes está preparado para sacrificar su vida por la de su hermano?

Ambos, Gabriel y Miguel escucharon esto de Dios pero cada uno consideró su vida màs apreciada que la del otro y ninguno estaba preparado para ayudar a su hermano sacrificando su propia vida. Entonces Dios se dirigió de nuevo a ellos,

“¿Acaso no pueden ser ustedes como Ali ibn Abi Talib? Miren, creé la hermandad entre Muhammad y Ali, y ahora Ali está durmiendo en la cama de Muhammad decidido a sacrificar su propia vida por la de su hermano. Ahora ustedes dos desciendan a la tierra y protejan a Ali de la maldad de los enemigos”.

Luego los dos ángeles más queridos de Dios descendieron y ocuparon sus posiciones cerca de la cabeza y los pies de Ali. Gabriel dijo:

¡Salutaciones para ti! Salutaciones para ti ¿Quién puede ser como tú, O hijo de Abu Talib, porque el Señor está orgulloso de ti y exalta tu virtud ante los Ángeles?”

Y así sucedió. Cuando el Profeta iba rumbo a Medina, Dios le reveló el siguiente versículo en alabanza a Ali:

Y Entre los hombres hay quienes venden su vida buscando el Placer de Ala. Y Dios es el más benevolente con sus Esclavos. (Qurán 2:207)

El Santo Profeta se dirigió a la Montaña de Azur acompañado por Abu Bakr y se ocultó en una cueva cerca de su cumbre. Este lugar está a 5 millas de Meca.

Hay dos versiones de cómo Abu Bakr llegó a acompañar al Santo Profeta. Una narración dice que el mismo Santo Profeta fue a la casa de Abu Bakr y le dijo que lo acompañara.

La otra narración dice que cuando el Santo Profeta salió, Abu Bakr llegaba y le preguntó a Ali que donde estaba el Profeta. Ali le dijo que había salido hacia Medina. Abu Bakr salió en busca del Profeta, la noche era oscura, por lo tanto cuando se acercaba, el Santo Profeta pensaba que algún infiel lo estaba persiguiendo.

Comenzó a acelerar el paso cada vez más, hasta que el lazo de sus zapatos se rompió y sus dedos se lastimaron. Entonces Abu Bakr lo llamo. Al reconocer su voz, el Profeta se detuvo y Abu Bakr se unió a él y le pidió permiso para acompañarlo. De esa forma prosiguieron juntos hasta alcanzar la montaña de Azur.

Al amanecer, los infieles entraron a la casa. Se quedaron atónitos al encontrar a Ali en la cama en lugar del Santo Profeta. De una vez empezaron a buscarlo, siguiendo el rastro hasta la boca de la cueva. Sin embargo, nunca se les ocurrió buscar dentro de la cueva. ¿Por qué?

Tan pronto como los fugitivos entraron a la cueva, una araña comenzó a tejer una red en toda la entrada y un par de palomás construyeron sus nidos en la boca de la misma cueva en la oscuridad de la noche y al mismo tiempo colocaron varios huevos. Fue la telaraña y los nidos con los huevos que hicieron que los enemigos sedientos de sangre creyeran que Muhammad (s) no podía estar dentro de la cueva.

Por otro lado, la telaraña habría sido destruida y los nidos y huevos habrían sido rotos! Fue en este momento cuando se acercaron tanto a la cueva que Abu Bakr comenzó a llorar, temiendo de la posibilidad de ser descubiertos. Pero el Profeta lo consoló diciendo,

No temás; Ciertamente Dios está con nosotros (Qurán 9:40)

Dejaron Meca la primera noche de Rabiul Awwal (correspondiente al 15 o 16 de Julio, del 622 d.C) llegando a la cueva de Azur antes del amanecer y permanecieron en ese lugar hasta el 4 de Rabiul Awwal. El día quinto, iniciaron su viaje hacia Medina. ‘Abdulah ibh Urayqit al-Daylani fue contratado para mostrarles el camino.

Abu Bakr ofreció uno de sus camellos hembra para que viajara el Santo Profeta. El Santo Profeta lo aceptó con la condición de que Abu Bakr aceptara que se le pagara. De ese modo Abu Bakr vendió su camella al Santo Profeta pro 900 dirhams.

Viajando por rutas poco frecuentadas, llegaron seguros a Quba (2 millas al sur de Yatrib) en 8 de Rabiul Awwal.

En Medina el Santo Profeta puso los cimientos de la Mezquita de Quba la cual se ha mencionado en el Qurán como “La Mezquita cimentada sobre la piedad”. Después de unos días, Ali se unió a ellos y procedieron hacia Yatrib, entrando a Medina un día Viernes del 16 de Rabiul Awwal con un grupo de seguidores que habían llegado de Yatrib para darle la bienvenida al Profeta. Esta fue la Hiyra a partir de la cual se inicia el calendario Islámico, el año Hiyri.

Share this page