Page is loading...

El primer matrimonio de Muhammad (BP)

Los jóvenes y el matrimonio

La época de la adolescencia es una época en que se dejan ver los instintos y aparecen las fuerzas sexuales de una persona. Cuando un joven, ya sea chico o una chica llega a esta edad, sienten una atracción hacia el sexo opuesto y, hasta que juntos no formen una familia, no encontrarán tranquilidad espiritual ni mental. Es por ello que las leyes del Islam, dan instrucciones enfáticas para que se aprovechen en la forma correcta los instintos sexuales, deteniendo así la corrupción que se deriva de un mal uso de los mismos; así también aconseja a los jóvenes que contraigan matrimonio lo más pronto posible y no tomar como pretexto que posiblemente no puedan sostenerse económicamente.1

Pero algunas veces, las condiciones de la vida son tan limitadas que creemos imposible poder cubrir las necesidades primarias del matrimonio y de la vida, y sin duda en estos casos, habrá que esperarse con castidad y pureza hasta que la situación se vuelva favorable.2

Muhammad (BP), hasta la edad de veinticinco años3 se encontraba en tal situación. Y desde el punto de vista económico, no le era posible contraer matrimonio. Por ello pensó que lo más conveniente era esperar a que mejoraran sus posibilidades y su situación financiera.4

La propuesta de Jadîÿah

Jadîÿah que era una mujer acaudalada y honorable, tenía empleados para que le administraran sus negocios. El nombre de Muhammad (BP) se hizo famoso por su honestidad, sinceridad, virtudes y superioridad, y cuando Jadîÿah se enteró pensó que sería bueno contratarlo. Cuando se entrevistó con él le propuso: "Pongo a vuestra disposición dinero y un esclavo, de nombre Maîsarah, y os pagaré más de lo que les pago a los demás".

Muhammad (BP), que estaba consciente de la crisis económica por la que estaba pasando Abû Tâlib y sabía que su amado tío, a raíz de la fatiga, vejez, numerosa familia y pocos ingresos, no podía superar esa situación y alcanzar una posición desahogada, aceptó la propuesta de Jadîÿa.5

¿Quién fue Jadîÿah?

Jadîÿah hija de Juwaîlid, (nacida en el año 554 d.C.), era una mujer noble. Dos veces había contraído matrimonio; Abû Hâlah y Atiq Majzûmî, fueron sus difuntos maridos. Jadîÿah a pesar de que contaba con cuarenta años de edad, ya que era una mujer acaudalada y amada por toda la gente, tenía muchos pretendientes, tanto de los nobles del Quraîsh como otros importantes hombres. Ella no aceptaba casarse con ninguno y los rechazaba ya que sabía que no eran hombres con los cuales se pudiera convivir, o que solamente buscaban sus riquezas.6

Muhammad inicia su viaje a Ash-Shâm

Cuando la caravana comercial del Quraîsh estuvo lista para iniciar su viaje rumbo a Ash-Shâm, y Muhammad (BP) había dispuesto lo necesario para este viaje e iba a reunirse con la expedición, Jadîÿah ordenó a su esclavo Maîsarah: "¡Acompaña a Muhammad (BP) en este viaje a Ash-Shâm y sírvele!"

Aunque no podemos aludir en este fascículo a todos los detalles de este viaje histórico, nos limitamos a mencionar que este viaje trajo bendiciones y beneficios múltiples. Por ejemplo:

1. produjo grandes ganancias en el comercio,

2. los hombres de la caravana conocieron la maravillosa personalidad de Muhammad (BP),

3. Muhammad (BP) se entrevistó con un monje cristiano quien le predijo su misión y designación para la profecía7 y,

4. creó las condiciones para un feliz enlace.

Este viaje después de un tiempo llegó a su fin y la caravana regresó a la ciudad de Medina. Maîsarah relató minuciosamente a la gran Señora del Quraîsh los pormenores del viaje, sus muchas ganancias y beneficios, así también, la superioridad y generosidad que observaron en Muhammad (BP) durante este tiempo.8

Jadîÿah después de escuchar el informe, así como las narraciones de un erudito judío acerca de la personalidad celestial de Muhammad (BP) y que éste contraería matrimonio con la mujer más honorable del Quraîsh, no sólo acrecentó su amor e interés hacia Muhammad (BP), sino que desde ese momento lo consideró su futuro esposo.9

Así también influyó lo que su tío "Waraqat Ibn Naufal", que era uno de los sabios más conocidos de su tiempo e instruido en los Libros Sagrados (y genuino monoteísta), le había dicho de las predicciones de los enviados anteriores, de la aparición del Profeta Muhammad (BP) y de su esposa, aumentó los anhelos de ésta.10

Sin embargo, ¿cómo ponerlo al tanto de su decisión? No era fácil para ella hacerlo, puesto que era la personalidad más distinguida de entre las mujeres del Quraîsh.

Propuesta matrimonial

Jadîÿah pidió a su amiga y confidente Nafîsah que hablara con Muhammad (BP) al respecto. Nafîsah fue a ver a Muhammad y le preguntó: "¿Por qué no contraes matrimonio?"

Él respondió: "Mis ingresos y condiciones de la vida me lo impiden".

Nafîsah continuó diciendo: "Si se solucionase ese problema y se encontrase una señora bella, rica, honorable y de familia conocida, entonces ¿aceptarías?"

"¿Quién es esa señora?" Preguntó Muhammad.

"Jadîÿah", contestó Nafîsah.11

Muhammad (BP) atónito preguntó:

"¿Cómo es posible? ¡Ella, que ha rechazado a tantos pretendientes de alto linaje como a los adinerados del Quraîsh! Es que, ¿aceptaría casarse conmigo?"

"Sí, es un enlace que debe llevarse a cabo y yo lo efectuaré", Nafîsah aseguró.

Cuando Muhammad se percató de que Jadîÿah estaba de acuerdo con esa unión, puso a sus tíos al tanto de la situación. Esta noticia causó una gran alegría entre ellos. Hicieron formal la petición y finalmente llevaron a cabo la ceremonia del matrimonio en el año 28 antes de la Hégira (595 d.C.).12

La mejor época matrimonial de Muhammad (BP) fueron los veinticinco años de su existencia que pasó junto a Jadîÿah, y ella, no sólo fue una buena esposa para él, sino que fue la mejor compañera y apoyo que tuvo en toda su vida.13

Jadîÿah fue la primera mujer que tuvo fe en la profecía de Muhammad (BP) y puso sus bienes y riquezas a su disposición, para la propagación del Islam.14 Como fruto de este enlace, Muhammad (BP) y Jadîÿah tuvieron seis hijos, dos varones de nombre Qâsim y Tâhir, que murieron en La Meca cuando eran aún muy pequeños, y cuatro niñas: Ruqaîah, Zaînab, Umm Kulzûm y Fâtimah, siendo esta última la más sobresaliente entre todos ellos.15

Jadîÿah, a causa de sus sacrificios y de la devoción que mostraba hacia Muhammad (BP), y hacia el Islam, no sólo fue la más querida por el Profeta mientras estuvo viva sino que después de su muerte, cuando él la recordaba, entristecía16 y a veces lloraba por su separación. Jadîÿah Al-Kubra (‘la Grande’) falleció el décimo año de la revelación, a la edad de los sesenta y cinco años y la casa de Muhammad (BP) quedó para siempre oscura de la luminosidad de la gran dama Jadîÿah.17

  • 1. Extraído del Sagrado Corán, Sura An-Nûr, 24:31-32.
  • 2. Extraído del Sagrado Corán, Sura An-Nûr, 24:31-32.
  • 3. Bihâr Al-Anwâr, t.XVI, p.3; Târîj Îa‘qubî, t.II, p. 15.
  • 4. A‘îân ash Shî‘ah, t.II, p. 8; Sîrah Halabîîah, t.I, p.152.
  • 5. Sîrah Ibn Hishâm, t.I, p.188, ed.1375 H.L.; Bihâr Al-Anwâr, t.XVI, p. 22.
  • 6. Bihâr Al-Anwâr, t.XVI, p.12; Târîj Tabarî, t.III, p.1127.
  • 7. Sîrah Ibn Hishâm, t.I, p. 188, ed.el año 1375 H.L.. Este fue otro monje, además de Buhaîrâ que tuvo contacto con él durante su niñez.
  • 8. Kâmil Ibn Azîr, t.II, p. 39, ed.en Beirut, 1385 H.L.
  • 9. Bihâr Al-Anwâr, t.XVI, pp. 20 y 21.
  • 10. Ídem.
  • 11. Sîrah Halabîîah, t.I, p.152; A‘îân ash Shî‘ah, t.II, p. 8.
  • 12. Bihâr Al-Anwâr, t.XVI, pp.56-73.
  • 13. Ídem., p.7, 10 y 11; y I‘lâm Al Warâ, p.146
  • 14. Bihâr Al-Anwâr, t.XVI, p.10-71; A‘îân ash Shî‘ah, t.II, p.8.
  • 15. Bihâr Al-Anwâr, t.XVI, p.3; I‘lâm Al Warâ, p. 146; A‘îân ash Shî‘ah, t.II, p. 18. Fâtimah nació el 20 de Ÿumada al-Âjira del año 18 antes de la Hégira (martes 3 de julio de 605 d.C.) y falleció el 3 de Ÿumada Az-Zânî del 11 d.H. (martes 25 de agosto de 632 d.C.)
  • 16. Bihâr Al-Anwâr, t.XVI, p.8 y 13.
  • 17. Bihâr Al-Anwâr, t.XVI, p.8 y 13.

Share this page