Page is loading...

Fundación de la Fraternidad Islámica en Medina

La sociedad despierta

Una sociedad despierta en la cual podemos encontrar la felicidad y el progreso, se crea bajo las bases de la concordancia, unificación de ideas, sinceridad y respeto.

El Islam, para crear una sociedad como la descrita, no da importancia a la raza, lengua, color o zona geográfica de la persona. El Islam, considera a todos los musulmanes iguales1 siendo la fe en Dios, base de toda unanimidad.

La "fraternidad islámica" es la mejor frase que demuestra la unidad y armonía desde cualquier punto de vista. El Libro Divino en una de sus expresivas aleyas dice:

“﴿ إِنَّمَا الْمُؤْمِنُونَ إِخْوَةٌ ﴾”

"Los creyentes son, en verdad hermanos".2

Fundación de la fraternidad Islámica

El Mensajero del Islam después de su llegada a la ciudad de Yazrib, de construir la mezquita y establecer las leyes entre los musulmanes, tomó la más excelente iniciativa al fundar la hermandad islámica.

La hermandad islámica sirvió para unificar y centralizar más a la sociedad musulmana, haciéndoles saber que en lugar de su patria y amigos que perdieron, podían contar con un hermano, que desde cualquier punto de vista era más fiel y piadoso hacia con ellos.

Además de evidenciar los derechos humanos que tiene un musulmán con respecto a otro, el Profeta llevó a cabo un contrato de fraternidad, convocando a cada dos musulmanes a realizar el pacto de hermandad y después él mismo escogió a ‘Alî (P) como hermano diciendo: "‘Alî (P) también es mi hermano".3

Precisamente, el casamiento de ‘Alî Ibn Abî Tâlib (P) con Fátima Bint Muhammad (BP) el 1 de Du-l-Hiÿÿa de 2 d.H (Jueves 24 Mayo de 624 d.C.) evidencia esta íntima hermandad.

La hermandad islámica es uno de los temas que el Libro de Dios recuerda con grandeza y al respeto dice:

"﴿ وَ اذْكُرُوا نِعْمَتَ اللَّهِ عَلَيْكُمْ إِذْ كُنْتُمْ أَعْداءً فَأَلَّفَ بَيْنَ قُلُوبِكُمْ فَأَصْبَحْتُمْ بِنِعْمَتِهِ إِخْواناً وَ كُنْتُمْ عَلى شَفا حُفْرَةٍ مِنَ النَّارِ فَأَنْقَذَكُمْ مِنْها كَذلِكَ يُبَيِّنُ اللَّهُ لَكُمْ آياتِهِ لَعَلَّكُمْ تَهْتَدُونَ ﴾"

"Recordad la gracia que Dios os dispersó cuando erais enemigos: reconcilió vuestros corazones y, por Su gracia, os transformasteis en hermanos; estabais al borde de un abismo de fuego y os libró de él. Así os explica Dios sus signos".4

La "Fraternidad Islámica", lema de unidad y hermandad

La fraternidad islámica no es un tema de formalidad, sino que es la verdad que ésta ligada con el espíritu de la fe, la cuál deja ver sus consecuencias una tras otra. El Imâm As-Sâdiq (P) manifiesta: "El creyente es hermano y guía de otro creyente, entre ellos no existe la injusticia, la traición ni el engaño, y nunca rompen su promesa".5

Uno de las consecuencias de la hermandad islámica es que aquello que un musulmán quiera para sí mismo, debe desearlo para su hermano y debe ayudarlo física y económicamente. En la hermandad islámica es muy remoto ver a alguien que haya saciado su apetito, bebido o vestido mientras que su hermano musulmán se encuentra hambriento, sediento o desnudo.

El sexto de nuestros Inmaculados Imâmes nos dice: "Si contáis con un sirviente que os ayude, y vuestro hermano carece de éste, envíalo para que le ayude a preparar la comida, lavar la ropa y demás quehaceres".6

La fraternidad islámica abarca todas las relaciones, hasta las relaciones familiares. El Sagrado Libro nos dice:

"﴿ لا تَجِدُ قَوْماً يُؤْمِنُونَ بِاللَّهِ وَ الْيَوْمِ الآْخِرِ يُوادُّونَ مَنْ حَادَّ اللَّهَ وَ رَسُولَهُ وَ لَوْ كانُوا آباءَهُمْ أَوْ أَبْناءَهُمْ أَوْ إِخْوانَهُمْ أَوْ عَشِيرَتَهُمْ ﴾"

"No encontrarás a gente que crea en Dios y en el último Día y que tenga cariño a quienes se oponen a Él, Glorificado sea, y a Su enviado, aunque estos sean sus padres, sus hijos varones, sus hermanos o los miembros de su misma tribu".7

La fraternidad islámica hizo hermanos a Salmân Al-Fârsî (el Persa) de Irán y Bilâl al-Habashî (el Etíope o Abisinio), poniéndolo como uno de de los compañeros más cercanos del Profeta. La luminosidad de la hermandad islámica terminó con muchas enemistades, causó muchas reconciliaciones provocando la amistad entre grupos que se encontraban dispersos. Esta unificación y correlación confirma el que todos los musulmanes son una gran familia que comparten entre sí sus alegrías y aflicciones.

La fraternidad islámica, crea una obligación para todos los musulmanes en cuanto a los demás, de tal forma que uno no puede sentirse fuera de los problemas y dificultades que los otros tienen, sino que cada uno, hasta donde le sea posible debe ayudar a su prójimo a resolver sus problemas y establecerse.

Esta obligación se divide en dos:

1. Cooperativa económica.

Ayudarse unos a otros para terminar con las necesidades económicas como por ejemplo: educación general, provisión de hogares, creación de empleos y programas higiénicos, etc. Algunas de estas disposiciones fueron ordenadas en el Sagrado Corán y otras por los Inmaculados Imâmes bajo el nombre de "zakât" (tributo designado para los necesitados según las leyes del Islam), "jums" (el quinto), "sadaqah" (limosna), donación etc.

2. Cooperativa científica y educativa.

En esta sección se incluyen la propaganda, difusión y enseñanza. Todo musulmán tiene la obligación de instruir a otro musulmán en la medida que le sea posible, así también, tiene el deber de guiar a los demás recomendando lo bueno y prohibiendo lo malo.

Por desgracia esta costumbre ha sido olvidada entre los musulmanes, muchas veces por creencias erróneas y otras para cuidar sus supuestos intereses, dejando como resultado a la educación del alma en el olvido y sucediéndole la separación de otras virtudes morales existentes en una sociedad activa.

La Fraternidad Islámica en la época actual

Los musulmanes de nuestra época, más que en cualquier otro tiempo, necesitan de una verdadera unificación y correlación, ya que Dios cedió a los países musulmanes muy productivas y valiosas fuentes, habiendo muchos que se interesan en apoderarse de éstas, siendo ésta una de las causas por las que tratan de separar y terminar con la unidad entre los musulmanes.

Debemos estar alertas y mantener vivo el programa de la hermandad Islámica que fue fundado por el gran Profeta del Islam.

Los musulmanes además del poder necesitan de la hermandad, por ello desde las escuelas primarias debemos crear un programa de enseñanza efectivo para que los estudiantes comprendan la importancia de la hermandad y así poder afianzarla en los niveles más altos.

Por otra parte los padres deberán hacer conscientes a sus hijos de que todos los musulmanes son hermanos y deben preocuparse los unos por los otros.

“Yihad” Lucha santa en el Islam

El Profeta portador de misericordia

A principios del siglo XV H.L.8 más de setecientos millones de musulmanes en diferentes partes del mundo festejaron el día de la Misión Profética. Esta fiesta fue llevada a cabo para recordar el gran día en que el Profeta aceptó la bandera de la paz, la hermandad y el lema de:

"﴿ وَ ما أَرْسَلْناكَ إِلاَّ رَحْمَةً لِلْعالَمِينَ ﴾"

"Nosotros no te hemos enviado sino como misericordia para todo el mundo"9

El Islam, en forma muy sutil, solucionó la diferencia de niveles y razas que son la causa de muchas discordias y acontecimientos indeseables. No obstante la cultura del mundo actual cuenta aun con este problema, causa por la cuál todos los días vemos morir a cientos de seres humanos por diferentes pretextos.

El pacifismo y la justicia en el Islam son tan inmensos que manifiestamente invitan, a aquellos que siguen un Libro, a la unificación y armonía, y con una retórica agradable nos dice:

"﴿ قُلْ يا أَهْلَ الْكِتابِ تَعالَوْا إِلى كَلِمَةٍ سَواءٍ بَيْنَنا وَ بَيْنَكُمْ أَلاَّ نَعْبُدَ إِلاَّ اللَّهَ وَ لا نُشْرِكَ بِهِ شَيْئاً وَ لا يَتَّخِذَ بَعْضُنا بَعْضاً أَرْباباً مِنْ دُونِ اللَّهِ فَإِنْ تَوَلَّوْا فَقُولُوا اشْهَدُوا بِأَنَّا مُسْلِمُونَ ﴾"

"Di (Muhammad): ¡Oh, Gente de la Escritura (judíos y cristianos)! Convengamos en una fórmula aceptable a nosotros y a vosotros, según la cual no serviremos sino a Dios y no Le asociaremos nada y no tomaremos a nadie de entre nosotros como Señor fuera de Dios"10

Cuando los musulmanes emigraron a Medina e izaron la bandera de la victoria, el enemigo les propuso la paz, acto que fue aceptado sin ningún titubeo por parte del Profeta. Un ejemplo de esta proposición fue cuando hizo las paces con las tribus judías el primer año de la Hégira.11

El Islam anda en busca de la paz y la unificación general, y para ello ha programado muy buenos y provechosos proyectos.

¿Para qué hacer Ÿihâd?

El Islam es una escuela viva y universal, que en forma especial puede corrige y reforma los sistemas económicas y sociales en todo el mundo. El Islam no se limita a una sociedad o raza determinada como la religión de la Antigua Roma, la judía o el nazismo; sino que se amolda a todo el mundo por ello –para apoyar a este pensamiento islámico– los musulmanes tienen la obligación de esforzarse y secundar a las masas injuriadas y oprimidas, estableciendo la paz y justicia en el mundo, y enseñando a ellos el sistema de vida.

En la Lucha santa, a los soldados del Islam no se les permite apoderarse de un pedazo de tierra o derrotar un régimen para establecer un gobierno tiránico y opresor como el anterior. Lo que busca la Lucha santa es la amistad y pureza entre los hombres, siendo el único objetivo de su lucha la satisfacción de Dios, la perfección del hombre y la salvación de las masas débiles, llevando como objeto terminar con las conspiraciones y crear la paz mundial.

Este gran objetivo terminará con las grandes masas somnolientas y abatidas, poniendo fin a los intereses y beneficios propios de algunos que se creen queridos y que chupan la sangre de los pobres y oprimidos para conseguir una vida llena de comodidades.

La naturaleza del hombre es la que ordenan podar las hierbas salvajes y terminar con los miembros corruptos de la sociedad para obtener la salvación y felicidad de las masas oprimidas. Los humanitarios, así como los perseguidores de la justicia y libertad, apresuran y veneran una lucha como tal.

Qué sabias son las palabras de Dios

"﴿ وَ لَوْ لا دَفْعُ اللَّهِ النَّاسَ بَعْضَهُمْ بِبَعْضٍ لَفَسَدَتِ الأَْرْضُ ﴾"

"Si Dios no hubiese rechazado a unos hombres valiéndose de otros, la tierra se habría ya corrompido". 12

El objetivo principal en el Islam no es la guerrear sino prevenir los ataques e injusticias así como abrir el camino hacia la felicidad de las personas dignas.

El representante de los musulmanes árabes dijo al comandante iraní Rustâm Faruj Zâd:

"Dios, Todopoderoso, nos comisionó para que os invitemos a que os abstengáis de adorar a vuestro congénere y lo adoréis a Él; a que os alejéis de la mundanería y el vicio, y viváis con moralidad; a que reemplacéis esas ideas falsas respecto a la religión por la justicia del Islam. ¡Aquél que acepte nuestra invitación le devolveremos sus tierras y nos marcharemos!"13

¿Acaso el Islam progresó a fuerza de la espada?

El propósito principal de las contiendas sostenidas por los musulmanes, era establecer un contacto entre ellos y las masas oprimidas, valiéndose de este medio para enseñar la grandeza, pureza y autenticidad de las leyes islámicas.

En las guerras entre los musulmanes y los infieles, nadie los obligaba a que se convirtiesen al Islam, era suficiente que firmasen un tratado de paz, pudiendo continuar con su religión y, a cambio de esto, el gobierno islámico los protegía.

El Mensajero del Islam en el pacto de Hudaîbîîah se comprometió a rechazar y entregar al Quraîsh a aquél incrédulo que escapase de La Meca y se adhiriese al Islam14, y de hecho así lo hizo.15 Muhammad (BP) pudo haber solicitado a los incrédulos del Quraîsh que si algún musulmán renunciaba al Islam y se refugiaba en La Meca fuese regresado a Medina, pero se rehusó.

Después de la conquista de La Meca, el Mensajero del Islam puso en libertad a los infieles del Quraîsh dejando a su criterio la conversión de éstos al Islam. Por otra parte convino con los musulmanes que no matarían a nadie de la ciudad conquistada, a excepción de unos cuantos rebeldes que se dedicaban a molestar y desordenar.16

Muhammad (BP) garantizó protección a aquél que la solicitó, dando a sus habitantes tiempo para que se cerciorasen del Islam y por propio convencimiento lo aceptasen. Uno de estos fue Safûân Ibn Umaîîah que, después de la conquista de la Ciudad de La Meca, escapó hacia la Ciudad de Ÿiddah17 y desde allá solicitó al Profeta que le otorgara su protección. Como señal de aceptación a su petición, el Profeta Muhammad (BP) le envió su turbante, y así fue como Safûân regresó a su ciudad. Cuando Safûân llegó a La Meca, pidió al Profeta que le diese dos meses de plazo. El Mensajero aceptó dándole cuatro meses como término. Safûân acompañó a Muhammad (BP) a Hunaîn y Tâ’if a pesar de que era un incrédulo y finalmente, por propia convicción, aceptó el Islam.18

Y así es como se aclara que:

En el Islam se utiliza la fuerza de la espada únicamente en contra de aquellos que distinguieron entre la verdad y la justicia, sin embargo, luchan en contra de ésta evitando que los demás sean felices y dichosos. Igualmente se utiliza para destruir conspiraciones, salvar a las masas oprimidas y crear un medio favorable para el progreso y la perfección del ser humano.

La fe de los primeros musulmanes y la perseverancia de éstos fue una de las mejores pruebas que demuestran que el Islam no progresó a fuerza de la espada. La devoción de los pioneros del Islam era tan fuerte que con firmeza y constancia enfrentaban todos los problemas, abandonaban su patria y emigraban a otras ciudades para conservar sus nuevas creencias.

Bilâl de Etiopía, fue uno de los primeros conversos al Islam. Abû Ÿahl lo aventaba sobre las ardientes piedras del desierto de Al-Hiÿâz y colocaba una gran piedra sobre el pecho de su esclavo entonces le decía: "¡Sé incrédulo al Dios de Muhammad!" Bilâl repetía una y otra vez: "¡Único!, ¡Único!"19 Y a pesar de los tormentos que le daba no renunciaba a su pura y honesta creencia, el Islam, y más aún perseveraba.

Cómo pueden algunos decir que el Islam ¡progresó a fuerza de la espada! El enemigo, al no encontrar un punto débil en esta religión, trató por diferentes medios de desacreditarla y difamarla. A pesar de todo, esta nueva religión progresa con sencillez y protegiendo como siempre a las masas oprimidas y presionadas a través de la presentación de un sistema de vida conciso y multidimensional.

Un conocido escritor francés opina: "El Islam avanzaba en forma asombrosa siguiendo un camino fácil y simple. Debemos reconocer que es una de las especialidades de esta religión. Cualquier lugar en donde los musulmanes ponen el pie, la huella del Islam queda para siempre".20

En el libro "La guerra y la paz en el Islam" encontramos la siguiente frase dicha por un doctor cristiano: "Una de las principales causas por la cual el Islam se expandió y evolucionó mundialmente, fueron los contactos comerciales y culturales que mantenían más allá de las fronteras del Islam, y no las conquistas militares como algunos opinan!"

  • 1. Bihâr Al-Anwâr, t.LXXIII, p. 293; Rûdah Kâfî, p. 246.
  • 2. Sura Al-Huyurât, 49:10.
  • 3. Sîrah Ibn Hishâm, t.II, pp. 504-505.
  • 4. Sura Âli-‘Imrân, 3:103.
  • 5. Usûl Kafî, t.I, pp.166-167.
  • 6. Ídem., t.II, p. 169.
  • 7. Sura Al-Muÿâdilah, 58:22.
  • 8. Finales del siglo XX d.C.
  • 9. Sura Al-’Anbîâ’, 21:107.
  • 10. Sura Âli-‘Imrân, 3:64.
  • 11. I‘lâm Al Warâ, ter.ed., 1390 H.L., p. 69.
  • 12. Sura Al-Baqarah, 2:251.
  • 13. Târîj Tabarî, t.V, p. 2271.
  • 14. Bihâr Al-Anwâr, t.XX, p. 350.
  • 15. Ídem., t.XX, 362.
  • 16. I‘lâm Al Warâ, p. 110.
  • 17. Ÿaddah o Jiddah - ciudad situada en el litoral occidental de Arabia Saudí, perteneciente al distrito de La Meca, en la región administrativa de al-Gharbiyah, ‘el Oeste’. Forma parte de la región natural de Al-Hiÿâz (también denominada Hejaz o Heyaz), y constituye uno de los principales puertos del mar Rojo.
  • 18. Kâmil Ibn Azîr, ed.en 1385 H.L., t.II, pp. 247-248.
  • 19. Usd Al-Ghâbah, t.I, p. 206.
  • 20. Tamaddun Islâm wa ‘Arab, p. 807.

Share this page