Page is loading...

Una prenda celestial llega para la inmaculada Fátima

Una familia de origen judío, vecina del Profeta, celebraba una fiesta. Fueron hacia él y le dijeron: “Venimos a invitar a su hija a la fiesta para que la engalane con su presencia”. ¡E insistieron! y el Profeta dijo: “Ella es la esposa de Alí Ibn Abi Talib”.

Entonces, pidieron su intercesión ante Alí. Para la celebración, las mujeres judías, se habían engalanado con las mejores prendas y las más finas joyas. Imaginaban que Fátima iría con su vieja ropa y así podría ser humillada. En esa ocasión descendió Gabriel y le entregó un bellísimo atuendo celestial incomparable a los terrenales. Fátima lo vistió y las mujeres, al verla, se asombraron por su color y su perfume. Al entrar a la fiesta las judías, estupefactas, se prosternaron ante ella. Muchas de ellas, se islamizaron, porque descubrieron lo milagroso de aquella vestimenta.

Share this page