Page is loading...

Emigración de Muhammad (BP) - Inicio del Calendario y los cambios

Abandono de la patria en pro del objetivo

El Mensajero del Islam veía en los rostros de los mequíes su gran oposición. Sabía que no era fácil cambiar las costumbres y creencias de un grupo de gente que estaba ahogada en el fanatismo, la superstición e ignorancia. Para salvarlos necesitaba devoción y sacrificio, inconvenientes intolerables y contiendas interminables.

Él, a través de su extensa visión, veía acercarse un futuro oscuro y lleno de problemas. Con tal conocimiento tomó en sus manos la bandera de la Misión Profética y la difusión del Islam continuando su camino con paciencia e indulgencia. El Profeta peleó durante trece largos años en La Meca en contra de sus opositores.1

Los enemigos de Muhammad (BP) continuaban con sus intrigas satánicas tratando con todas sus facultades de terminar con el Islam. En tal ámbito el Mensajero del Islam llevaba a cabo la difícil misión que se le había otorgado, por lo que decidió cambiar su lugar de actividades y centro de difusión, emigrando a un lugar tranquilo.

Yazrib, está lista para aceptar el Islam

Algunos de los jefes de la tribu de "Jazraÿ", durante la peregrinación se habían encontrado con el Profeta Muhammad (BP) en la Mezquita de Al-Harâm. Éste los invitó a la nueva religión, les habló de sus conveniencias y de la hermandad que existe en el Islam. Esta gente, harta de los incesantes problemas que tenían con la tribu de "Aûs", cuando escucharon las lógicas palabras de los labios del Profeta Muhammad (BP) fue como si hubiesen encontrado aquello que buscaban, dando fácilmente paso al Islam en sus corazones.

Cuando los de la tribu de Jazraÿ se disponían a regresar a su ciudad, le pidieron al Profeta que les enviara un instructor. Muhammad (BP) propuso que Musa’ab Ibn ‘Umaîr fuera con ellos siendo así como los yazribíes se enteraron de la aparición del Islam y se apresuraron a estudiar la nueva religión.

La gente, al escuchar las aleyas del Sagrado Corán, demostraba gran atracción hacia el Islam. Musa’ab escribió al Profeta acerca de la simpatía que manifestaron los jefes de los Aûs y los Jazraÿ, y más tarde, en la época de la peregrinación, un grupo de yazribíes se entrevistó a escondidas y por la noche con el Mensajero Divino. Los musulmanes de Yazrib –la actual Medina–, hicieron el juramento de fidelidad hacia con él y se comprometieron a proteger y ser partidarios del Profeta tal y como lo hacían con su propia familia.2

Conspiración para matar a Muhammad (BP)

Cuando los del Quraîsh se enteraron de lo pactado con los musulmanes de Yazrib, inmediatamente se pusieron en actividad para malograr los intentos y detener el avance del Islam. Con este fin se reunieron los jefes de cada tribu en "Dâru-n-Nadwah", lugar destinado para discutir los asuntos políticos de la comunidad, y después de largas deliberaciones decidieron que cada tribu nombrase a un representante para que por la noche entrasen en casa del Profeta y lo matasen, frustrando así las bases de la invitación al Islam.3

Dios informó a su Enviado de los planes del enemigo y le ordenó que emigrase por la noche de La Meca4 a Medina, mandato que fue obedecido de inmediato por Muhammad (BP).

‘Alî (P) arriesga su vida

Después de que le fue ordenado a Muhammad (BP) dirigirse hacia la ciudad de Yazrib, mandó sin demora en busca de su primo ‘Alî (P), le reveló lo que le había sido ordenado y le pidió que regresara a sus dueños los depósitos que le habían confiado, entonces dijo: "Tengo que emigrar, por ello es necesario que tu duermas esta noche en mi lecho".

‘Alî (P) durmió esa noche en el lugar que acostumbraba dormir el Profeta, aceptando los peligros que acosaban a Muhammad (BP).5

El sacrificio de ‘Alî (P) fue tan importante que inclusive Dios lo elogia en su Sagrado Libro.6

"﴿ وَ مِنَ النَّاسِ مَنْ يَشْرِي نَفْسَهُ ابْتِغاءَ مَرْضاتِ اللَّهِ ﴾"

"Hay entre los hombres quien se sacrifica por deseo de agradar a Dios…".7

El Profeta se dirige hacia la Cueva de Zûr

Habían transcurrido pocas horas de la noche, cuando el enemigo rodeó la casa del Mensajero del Islam para llevar a cabo sus diabólicos planes. Dios ayudaba a Muhammad y lo había salvado de este gran peligro. Él, pronunciando una aleya del Sura "Ya-Sîn", salió de la casa, dirigiéndose por los caminos apartados hacia la cueva de Zûr que se encuentra en las afueras de la ciudad de La Meca. Abû Bakr, al enterarse de lo sucedido, acompañó al Profeta desde el inicio de su viaje.8

Los idólatras con las espadas desenvainadas atacaron el lecho de Muhammad (BP) pero se sorprendieron al encontrarse con ‘Alî (P), y perturbados preguntaron: "¿¡Dónde está Muhammad (BP)?!" ‘Alî (P) respondió: "¿Acaso me lo habéis confiado a mí? Vosotros teníais intención de expulsarlo de su casa, él mismo se ha ido".9 Y una vez más los incrédulos del Quraîsh vieron frustrados sus planes para terminar con Muhammad (BP) y con la expansión del Islam.

Hacia la ciudad de Yazrib

Después de tres días que el Profeta permaneció en la cueva de Zûr, inició su viaje hacia Yazrib.10

Uno de los mequíes de nombre Sarâqah Ibn Mâlik, que seguía de cerca los pasos del Profeta con la intención de atraparlo, después de la tercera vez que las patas de su caballo se falsearon, entendió que había tomada un camino equivocado y regresó.11

El duodécimo día del mes de Rabî’ Al-Auwâl (jueves 23 septiembre de 622 d.C.), el Mensajero del Islam llegó a la región de "Qubâ"12, que se encuentra en las cercanías de Medina, en donde, descansó varios días después de un pesado viaje.13

Abû Bakr insistía en que Muhammad (BP) continuara su viaje hacia Yazrib, pero éste no aceptó y le dijo: "¡Abû Bakr! ‘Alî (P) ofreció su vida por mí; además, es el mejor de mi familia, mi primo y hermano, no me moveré de aquí hasta que se incorpore a mí".14

‘Alî (P), después de llevar a cabo lo ordenado por el Profeta, llegó a Qubâ mientras que sus pies estaban tan lastimados que ya no tenían fuerzas para sostenerlo. El Mensajero lo tomó con bondad entre sus brazos y untó un poco de su saliva sobre las heridas de los pies de ‘Alî (P). La hinchazón y lesiones fueron curadas para siempre y juntos se dirigieron hacia Yazrib.15

La gente de Yazrib espera al Profeta

En la Ciudad Yazrib todo estaba fuera de lo normal, excitación y emosión gobernaban la ciudad. La gente, todos los días en las calles y callejuelas, esperaba ansiosa al Enviado de Dios. Muhammad (BP) llegó el día viernes a Medina16. Los yazribíes no cabían en sí de la alegría que sentían en sus corazones y la luminosidad de su cara los tenía absorbidos. El Profeta se estableció en Yazrib, fundó el Islam y una gran cultura sobre las bases de la justicia y la fe.

Fue cambiado el nombre de Yazrib por "Madinat An-Nabî"17 que significa la Ciudad del Profeta, y que por esa misma razón se le llamó igualmente Al-Munauuara, "la Radiante". Como consecuencia de este importante suceso histórico, o sea la victoria del monoteísmo y la equidad, ese mismo año se inició el calendario Islámico y la gente, bajo los rayos del Islam, volvió a nacer. Su moral, conducta y creencias erróneas fueron sustituidas por un programa y cultura completa, anhelosa de existir.

Lección que nos da la emigración

Catorce siglos han transcurrido de la Hégira o emigración a Medina. Cambiemos otra página de la historia y veamos los sufrimientos y penas que pasaron los musulmanes para poder emigrar y establecerse en un nuevo lugar. Aquellos musulmanes que se habían salvado de las torturas y persecuciones de los del Quraîsh y habían encontrado un ambiente tranquilo para vivir, no llevaban una vida placentera ni llena de tranquilidad, sino que noche y día se esforzaban para adquirir y ampliar su conocimiento acerca del Islam. Fueron estos sacrificios y molestias continuas lo que los salvó de la perturbación y esclavitud otorgándoles felicidad y dignidad.

Es necesario revivir cada año este suceso y tomar como ejemplo a los pioneros del Islam que con fe en Dios Único y obedeciendo las órdenes del Profeta pudieron llevar a cabo una revolución santa y ocasionar grandes cambios en el rumbo de nuestras vidas hacia el progreso. Nosotros debemos heredar esta cuestión a nuestras generaciones futuras ya que la grandeza y magnitud de los musulmanes de esos días es una prueba clara de su fe y convicciones.

  • 1. Kâmil Ibn Azîr, ed. en Beirut, 1385 H.L., t.II, p. 108.
  • 2. I‘lâm Al Warâ, ed. en Nayaf, 1390 H.L., pp. 55-61.
  • 3. Târîj Tabarî, t.III, p.1229; I‘lâm Al Warâ, p.61-62.
  • 4. Târîj Tabarî, t.III, p.1231; Bihâr Al-Anwâr, t.XIX, p.60.
  • 5. Sîrah Ibn Hishâm, t.I, p. 481; Târîj Tabarî, t.III, p.1232.
  • 6. Bihâr Al-Anwâr, t.XIX, p.78.
  • 7. Sura Al-Baqarah, 2:207.
  • 8. Târîj Tabarî, t.III, p. 1234.
  • 9. I‘lâm Al Warâ, p. 63.
  • 10. Sîrah Ibn Hishâm, t.I, p.486; Bihâr Al-Anwâr, t.XIX, p. 69.
  • 11. Sîrah Ibn Hishâm, t.I, p. 489; Bihâr Al-Anwâr, t.XIX, p. 88.
  • 12. Kâmil at-Taûârîj, segunda parte, editado en Beirut, 1385 H.L., p. 106.
  • 13. Târîj Tabarî, t.III, p. 1245.
  • 14. Bihâr Al-Anwâr, t.XIX, p. 116.
  • 15. Kâmil at-Taûârîj, editado en Beirut, t.II, p.106.
  • 16. Sîrah Ibn Hishâm, t.I, p. 494; Bihâr Al-Anwâr, t.IX, p.122.
  • 17. Mu‘ayam Al Buldân, apartado "Yazrib"; Mayma‘ Al Baîân, apartado "za-ra-ba".

Share this page

Do you see a reference or spelling mistake? Click here to help us fix it