El Imam Jomeini en su libro El gobierno islámico argumenta acerca de la necesidad del establecimiento de un gobierno islámico administrado de acuerdo con la Sharia o ley islámica, tomando como ejemplo la actuación del mismo Profeta Muhammad y los primeros Imanes. Para la correcta aplicación del Islam como sistema completo de vida y gobierno, Jomeini sostiene que es necesaria la existencia de un poder ejecutivo que solo puede estar a cargo del faqih (sabio en los principios y ordenanzas de la ley islámica) quien conoce en profundidad la legislación islámica y posee las cualidades necesarias de liderazgo, conocimiento y justicia. Además, advierte contra los poderes políticos tiránicos y la propaganda imperialista y antiislámica pues evitan el establecimiento del gobierno islámico y la aplicación de las ordenanzas del Islam.