Table of Contents

Introducción

Previo a la victoria de la Revolución Islámica en Irán en 1979, se había escrito muy poco sobre el Islam Shi‘ah en idiomas occidentales. El conocimiento sobre esta rama de la fe islámica estaba principalmente limitado a muy pocos académicos especialistas en estudios islámicos o en lenguas orientales, especialmente en persa.

Había también diplomáticos, turistas y comerciantes que tenían un conocimiento rudimentario de las poblaciones y comunidades Shi‘as en el Oriente Medio a través de sus experiencias y contactos personales. Sin embargo, el establecimiento de un gobierno islámico en Irán bajo el liderazgo de ‘Ulamâ’ (sabios) shias, particularmente Aiatul·lâh Jomeini, despertó nuevo interés en el dogma shi‘ah.

El innegable rol de la Revolución Islámica en revivir las conciencias y movimientos islámicos a lo largo y ancho del orbe, y asimismo los masivos impactos que tuvo sobre la economía y política mundial, han desatado un deseo creciente entre el público en general como también entre los políticos y los medios de comunicación, por conocer más sobre el Islam Shi‘ah.

Ciertos eventos en las dos últimas décadas, tales como los levantamientos de los Shias de Irak y los países árabes en la región, la creciente presencia de emigrantes Shias en Occidente, y el papel principal de los militantes Shias en su lucha contra la ocupación del sur de Líbano y la liberación de los territorios ocupados, han sumado a esto mayor interés.

Naturalmente, han sido llevados a cabo numerosos proyectos investigativos y se ha escrito abundante literatura sobre diferentes aspectos del Islam Shi‘ah. Si bien se han elaborado muchas obras fehacientes y versadas, no puedo negar mi profunda inquietud por algunas publicaciones en inglés al respecto.

Algunas de estas obras han sido escritas por autores que no poseían un profundo y vasto conocimiento de la materia. Otros trabajos han sido escritos por prejuicio y odio hacia este “maligno” fenómeno. Hay otros que son en su mayor parte válidos, pero desafortunadamente no están organizados metódicamente, o adolecen de un lenguaje deficiente, o bien no están escritos de acuerdo a las necesidades y expectativas de los lectores occidentales.

Por lo tanto, todavía existe la gran y, en efecto, creciente necesidad de nuevas investigaciones y publicaciones sobre este tópico. La presente obra representa una modesta tentativa de llenar algunas de las brechas que existen en el área de los estudios islámicos en general, y del Shiísmo en particular.

A pesar de ser un simple y claro escrito, es el resultado de más de veinte años de arduos estudios islámicos y de filosofía occidental, y está basada hasta cierto punto en dos series de conferencias sobre el Islam Shi‘ah pronunciadas a audiencias de habla-inglesa:

Una primera serie de unas cincuenta conferencias proferidas en la Universidad Az-Zahrâ (durante el Primer Seminario Islámico para Mujeres) en Qom, Irán, entre 1995 y 1996, y una segunda serie de unas treinta conferencias expuestas en el Instituto Islámico de Manchester y en el Centro Shi‘‘ah de Beneficencia en Manchester, Inglaterra, entre 1998 y 1999.

El primer capítulo comienza exponiendo tanto los significados literales como técnicos del término “shi‘ah”, y las referencias se basan en testimonios al respecto de famosos sabios. Luego, se procede a estudiar los orígenes del Islam Shi‘ah y su surgimiento, y consecuentemente cómo se desarrolló en los años formativos del Islam.

En el segundo capítulo se estudian las fuentes del pensamiento Shi‘ah, esto es, el Sagrado Corán, la Sunnah o Tradición del Enviado de Dios (BP), el ‘aql o intelecto y el iÿmâ’ o consenso. Tratando el estatus del Sagrado Corán, el capítulo prosigue estableciendo que los Shias, al igual que el resto de los musulmanes, creen en la misma y única versión del Corán.

Dicha versión es la que hoy está a nuestro alcance, y que los sabios Shias, desde las primeras épocas hasta hoy en día, han negado y continúan negando cualquier presunta alteración en el Corán. También se elucida que el Mus·haf de Fátima que es mencionado en algunos hadices shias no tiene nada que ver con el Corán, y que el término “Mus·haf” aquí, como en muchos otros lugares, es utilizado en su significado original, es decir, “libro”.

El capítulo continúa explicando la segunda fuente más importante, es decir, la Sunnah, la cual incluye los dichos, actos y aprobaciones tácitas del Profeta Muhammad (BP). El mismo Corán requiere de los musulmanes que tomen al Profeta (BP) como su modelo, que se remitan a él a fin de que juzgue y ponga fin a sus conflictos y concilie sus diferencias. Se refiere al Profeta (BP) como aquel que recita, enseña y explica el Corán.

Este capítulo trata también de la necesidad de compilar las tradiciones proféticas, y cómo la Shi‘ah, desde el mismo comienzo, estuvo determinada a registrar y narrarlas mientras que los musulmanes no-shias se encontraban todavía bajo las órdenes de no registrar y ni siquiera narrar los hadices, prohibición que continuó por cerca de un siglo.

En esta misma sección también hay un estudio sobre la Gente de la Casa del Profeta (Ahl-ul Bait) y su papel en exponer la Sunnah o tradición profética. Luego sigue un estudio sobre la importancia del intelecto y su rol en comprender las creencias, valores y leyes prácticas del Islam. Finalmente, hay un análisis sobre el consenso legal (iÿmâ‘) y cómo el mismo, desde la perspectiva Shiíta, conforma una vía hacia la Sunnah.

El tercer capítulo estudia algunas de las doctrinas teológicas del dogma shi‘ah. Tras una breve reseña del Islam y sus principios, esto es, la Unicidad de Dios, la Profecía y la Resurrección, se estudian otros dogmas importantes y anexos tales como: La Justicia Divina y el Imamato. Estas doctrinas pueden ser compartidas en parte por otros musulmanes, pero solo son los Shias quienes creen en todas ellas.

El cuarto capítulo es una breve reseña de las prácticas Shias juntamente con breves referencias a sus objetivos y principios fundamentales. Estas prácticas son, en principio, compartidas por todos los musulmanes, aun cuando puedan existir algunas diferencias en particular entre las diferentes escuelas islámicas.

El quinto capítulo analiza los tres principales rasgos del Islam Shi‘ah, es decir, la espiritualidad, la racionalidad y la procura de justicia. Estos tres se destacan tanto en la teoría como en la historia del Islam Shi‘ah. Cuando se discute la espiritualidad, se hace referencia a la significación de la moral y al sendero espiritual. Entre las diferentes manifestaciones de la espiritualidad en el Islam Shi‘ah está la rica literatura de súplicas, especialmente As-Sahifah As-Saÿÿadiiah.

El sexto y último capítulo es una escueta exposición sobre la Shi‘ah en el presente. Este apartado está dividido en dos partes. La primera comienza con un resumido informe de las últimas estadísticas sobre la población musulmana y Shi‘ah del mundo. Hay también un análisis de las confesiones religiosas de algunos países con una larga historia de la presencia Shi‘ah allí.

Aun cuando no existen estadísticas exactas y acreditadas sobre la población shi‘ah actual en el mundo, nos hemos esforzado por reunir la información documentada más actualizada y precisa sobre el tema. La segunda parte de este capítulo presenta al lector las principales ciudades sagradas para los musulmanes Shias y sus lugares de peregrinación y visitas religiosas. Este capítulo incluye además fotos y mapas de la población musulmana del mundo y los lugares sagrados.

En general, la presente obra apunta a tratar los temas esenciales que generalmente se plantean los interesados en descubrir el Islam Shi‘ah. Así, puede ser tomada como una fuente introductoria para los rasgos esenciales de esta escuela.

Al mismo tiempo se espera que el estilo y lenguaje del libro, y los datos y los argumentos presentados aquí, sean de ayuda para aquellos que ya están familiarizados con esta corriente de pensamiento y desean incrementar su conocimiento en este campo, y adquirir más información sistemática, metódica y de primera mano sobre sus orígenes, creencias, prácticas y configuración contemporánea.

Debo expresar también el hecho de que la presente obra representa un profundo compromiso hacia la unidad islámica y un modesto paso hacia la hermandad entre los musulmanes. De hecho, uno de los mejores medios para alcanzar dicha unidad y hermandad es conocerse unos a otros y superar los históricos prejuicios que impiden el entendimiento objetivo entre las diferentes escuelas.

Como dice el proverbio árabe: “Las personas son enemigas de aquello que ignoran”. En verdad que el sembradío del odio es la ignorancia respecto del otro, y el vergel del amor es el conocimiento respecto del otro. Por esta razón y para provecho de los no-shias, las referencias a las doctrinas centrales de la Shi‘ah han sido citadas de las principales fuentes sunnitas.

Finalmente, me gustaría aprovechar esta oportunidad para agradecer a todas las personas y organizaciones que me incentivaron o ayudaron durante el período de disertación y elaboración de este trabajo, a saber: Yâmi‘at Az-Zahrâ (Qom), Instituto Islámico de Manchester, Centro de Beneficencia Shi‘ah (Manchester), Aiatul·lah Muhsin Araki, Sr. Jalil Toussi, Sr. Muhsin Ya‘far, Dr. ‘Ali Heshmati y Sra. Badr As-Sadât ‘Umrâni. Agradezco también al Prof. Hamid Algar, al Dr. Reza Shah Kazemi, al Dr. Muhammad Legenhausen, al Sr. ‘Abbâs Virjee y a la Sra. Nazmina Virjee, por leer el borrador de esta obra y ofrecerme sus valiosos comentarios.

Deseo además, agradecer en forma especial a la Universidad Islámica de Altos Estudios en Londres, particularmente a su ilustrado director, Dr. Ya‘far ‘Ilmi por patrocinar y publicar esta obra que será utilizada como libro de texto en sus cursos de estudios shi‘as. Por último, en orden pero no en importancia, expreso mis sentimientos de profunda gratitud a Dios, por todos los favores con los que me ha agraciado en el pasado y en el presente.

Mohammad Ali Shomalí
Febrero de 2003