Ahlul Bayt (P), y los grupúsculos extraviados

Los enemigos del Islam han comprendido que Ahlul Bayt (P) es la fuente de pureza y originalidad, y refugio de los musulmanes ante las calamidades y aflicciones. Ellos tienen una especial posición y respeto en la conciencia de Todos los musulmanes.

Todos los miran con respeto, y se sacraliza lo que de ellos se origina o a ellos se refiere. Por eso, los elementos perturbadores e infiltrados tratan de orientarse hacia esa fuente de pureza, y cubrirse bajo su sombra, inventando mentiras y falsedades mientras erigen sus lemas bajo el estandarte de Ahlul Bayt (P), siendo que estos últimos los maldicen y se desentienden de ellos. Estos alborotadores traman con toda malicia y artimañas para destruir la pura creencia en el tauhid, acabar con el mensaje del Islam, y desarticular la escuela de Ahlul Bayt (P), la escuela de aquellos que invocan hacia Allah, quienes son los depositarios del mensaje del Islam.

Estos elementos capciosos inventaron falsas creencias y filosofías desviadas. Entre ellas está la encarnación de Allah en las personas de los Imames (Exaltado sea Allah de estas blasfemias). También está la creencia de que Allah le otorgó a los Imames de Ahlul Bayt (P) la autoridad absoluta de los asuntos relacionados con el agraciar e influir en la creación, y el decidir respecto al paraíso y al infierno. Incluso algunos les atribuyen a los Imames de Ahlul Bayt (P) la condición divina.

Todo eso constituye una peligrosa trama contra el Islam y los musulmanes, al querer destruir la creencia en la unicidad de Allah. Detrás de estas tendencias había elementos zoroastrianos, maniqueístas, mazdeístas y similares, que hipócritamente manifestaban entrar en el Islam sin creer en él. Asimismo participaron en este destructivo ataque ideológico, desviadoras ideas judías y cristianas.

Mediante esta forma de actuar pudieron confundir muchas mentes, sembraron incertidumbre, y manipularon las narraciones e implantaron conceptos desviados atribuyéndolos falsamente a Ahlul Bayt (P).

Es por eso que algunos renombrados sabios se dedicaron a escribir libros de Riyal (donde se estudia y analiza la confiabilidad de las personas relacionadas con la transmisión de los hadices), clasificando los elementos infiltrados para distinguir a los falseadores, adulteradores y sostenedores de falsas creencias atribuidas tanto al Mensajero de Allah (ByP), como al último de la serie de Imames de Ahlul Bayt (P), que son los narradores confiables del Profeta (ByP) en quienes está estipulado basarse para distinguir las narraciones proféticas adulteradas, y para poner al descubierto a cualquiera que las manipule. Así lo hizo An-Nayyashi en su famoso libro conocido como Riyal An-Nayyashi, Shaij At-Tusi en su libro Al-Fihrist y en Riyal At-Tusi, y otros.

La historia nos narra de la existencia de sectas desviadas que se relacionan ellas mismas con Ahlul Bayt (P), como los gulat y los mufawwadah, de quienes Ahlul Bayt se desentienden, maldicen y rechazan, e incluso los sabios imamitas juzgan como impuros.

An-Nubajti enumera muchos sectas de los gulat y los mufawwadah en su libro Faraqush Shi'ah, mencionando la posición de los Imames de Ahlul Bayt (P) respecto a ellos. Al respecto dice lo siguiente:

"En cuanto a los seguidores de Abul Jattab Muhammad Ibn Abi Zainab Al-Ayda' Al-Asadi, ellos se dispersaron cuando les llegó la noticia de que Abu Abdul-lah Ya'far Ibn Muhammad, o sea el Imam As-Sadiq, lo maldijo, se desentendió de él y de sus seguidores...". Después continúa diciendo: "Una parte de ellos dijo que Abu Abdul-lah Ya'far Ibn Muhammad, As-Sadiq (P), era Allah (Glorificado Sea de lo que le atribuyen), y que Abul Jattab era su profeta"... "Otra secta de entre ellos dice que es Allah (Glorificado Sea de ello), siendo una luz que se introduce en los cuerpos de los respectivos sucesores y se fusiona con ellos. Esa luz era el Imam As-Sadiq (P) y luego que salió de él se introdujo en Abul Jattab...".

An-Nubajti continúa su exposición sobre esa desviada creencia, diciendo: "Estos grupos de gulat que se llaman shiítas, junto a los jarmadaniah, los masdeos, los zindiquiah y los dahriah, todos en conjunto son maldecidos por Allah, ya que todos están de acuerdo en negar la condición de Señorío del Creador (Glorificado Sea de cuanto le atribuyen) al referirla a un cuerpo creado, alegando que ese cuerpo es donde habita Allah, o que es luz o un espíritu que se traslada a estos cuerpos; la diferencia entre ellos está en las personas que adoptan como tales, y cada uno se desentiende del otro y se maldicen mutuamente".

Según narra An-Nubajti, entre las desaparecidas facciones desviadas que trataban de escudarse bajo la sombra de Ahlul Bayt (P), estaba una que decía que Muhammad Ibn Al-Hanafiah, un hijo del Imam Ali (P) era el Mahdi anunciado y que fue denominado como tal por el mismo Imam Ali (P), y que por lo tanto no murió ni morirá, sino que se ocultó, no se sabe en donde está y volverá y reinará en la tierra, sin que haya ningún Imam hasta que regrese con sus compañeros. Esos eran los seguidores de Ibn Karb".

Continúa An-Nubajti: "Hamzah Ibn 'Ammarah Al-Barbari era de ellos. Era de Medina y se separó del grupo e invocó que él era un profeta y que Muhammad Ibn Al-Hanafiah era Allah (Glorificado Sea de lo que le atribuyen). Hamzah sería el Imam y sobre él descenderían siete vínculos del cielo por medio de los cuales conquistaría y dominaría la tierra. Lo siguieron gente de Medina y de Kufa. Fue maldecido por el Imam Abu Ya'far Muhammad Ibn Ali Ibn Al-Husain, Al-Baquir (P), desentendiéndose de él y desmintiéndolo. La Shi'ah en general se desentendió de él.

Así también el Imam As-Sadiq (P) maldijo a Said An-Nahdi quien siguió esta secta y lo contaba de entre los demonios. El Imam lo cuenta, en una de sus narraciones, como uno de entre quienes él desmintió.

A continuación mencionaremos lo que narraron los ulama de la Shi'ah del Imam As-Sadiq (P) en relación a la delineación de su posición respecto de estos extraviados gulat y de sus desviadas creencias, y de sus maldiciones y rechazos para con ellos.

Transmitiremos como ejemplo de esta posición, su opinión acerca de los seguidores de Abul Yarud, citada por Ibn Nadim en Al-Fihrist: "El Imam As-Sadiq (P) lo maldijo". Luego dice: "Era un ciego de corazón, ciego de vista, además Al-Kushi narra sobre él varias narraciones que indican su reprochabilidad".

De entre los gulat, también fue maldecido Abu Manzur Al-'Ayli. Se cita lo siguiente: "... y Abu Manzur Al-'Ayli a quien el Imam As-Sadiq (P) maldijo tres veces, como lo menciona Al-Kushi en su Riyal / Pág. 196. Fue crucificado por Iusuf Ibn Umar Az-Zaqafi, el gobernador de Iraq en los tiempos de Hisham Ibn Abdul Malik".

El Imam As-Sadiq (P) definió su posición respecto a estos gulat, o sea los sostenedores de esas sectas y teorías contrarias a la creencia en el tauhid. En los comentarios al libro Faraqush Shi'ah hechos por Saiid Muhammad Sadiq Al Bahrul 'Ulum, dice textualmente: "Bazi' Ibn Musa Al-Haik fue maldecido por el Imam As-Sadiq (P) maldiciendo a un grupo junto a él, constituido por Al-Muguirah Ibn Sa'id, As-Sirri, Abul Jattab Ibn Abi Zainab Al-Ayda', Mu'ammar, Bashshar Ash-Shi'ri, Hamzah Al-Barbari y Sa'id An-Nahdi. Dice: "Según menciona Al-Kushi dijo así: "¡Qué Allah les maldiga! Siempre tendremos un mentiroso que mienta sobre nosotros, o un incapacitado para opinar. Qué Allah nos ampare de las palabras de los mentirosos y les haga probar el calor del hierro".

Del Imam Ya'far Ibn Muhammad As-Sadiq (P) se narra textualmente que dijo:

"¡Oh comunidad shi'ah -los shi'as o seguidores de la familia de Muhammad! Adoptad la posición media, donde Al-Gali se refiera a vosotros, y At-Tali se os anexe". Entonces le dijo un hombre de entre los Ansar, al que llamaban Sa'd: "¡Que yo sea sacrificado por ti! ¿Qué es Al-Gali? Respondió: "Es un grupo de gente que dice de nosotros lo que no decimos de nosotros mismos. No tienen que ver con nosotros, ni nosotros con ellos". Dijo: "¿Qué es At-Tali? Respondió: "Es aquel que procura el bien, a quien el bien alcanza y es recompensado por ello".

Uno de los compañeros del Imam As-Sadiq (P), transmitió la posición asumida por el Imam cuando fue informado de lo que decía Abul Jitab. Dijo: "Vi a Abu Abdul-lah As-Sadiq (P) con lágrimas en sus ojos mientras decía: "¡Oh mi Señor!, me desentiendo de aquello que Al-Ayda' Abdu Bani Asad invoca sobre mí. Mi pelo y mi piel se humillan ante Ti. Soy un siervo para Ti, hijo de otro siervo Tuyo. A Ti me someto y humillo". Luego permaneció silencioso sobre la tierra, como si estuviera suplicando y pidiendo algo. Después levantó su cabeza diciendo: Es así, es así, solo un siervo que se somete, que ante su Señor es insignificante, humillado, sumiso, temeroso. ¡Por Allah que tengo un Señor a quien adoro, no le asocio nada! ¿Qué le sucede (a Abul Jattab)? ¡Qué Allah le confunda, le vuelva repugnante y que no haya quien calme su temor el Día del Juicio! No era así como los profetas y mensajeros respondían a Allah. No es así como yo le respondo, sino que mi invocación es: ¡Heme aquí respondiendo a Tu llamado, Señor mío, heme aquí! ¡Heme aquí, reconociendo que no tienes asociado!".

Dijo Sadir: "Le dije a Abu Abdul-lah As-Sadiq (P): "Cierta gente supone que vosotros sois dioses, y nos citan la aleya que dice: "... Él es quien es divinidad en el cielo y divinidad en la tierra". Respondió (P): "¡Oh Sadir! Mi oído, mi vista, mi piel, mi carne, mi sangre y mi pelo, no se responsabilizan y se desentienden de ellos. También Allah se desentiende de ellos, ya que no están dentro de mi religión, ni la religión de mis padres. ¡Por Allah!, que Él no me reunirá con ellos el Día del Juicio, a menos que esté Encolerizado con ellos".

Asimismo mintieron sobre el Imam Al-Baquir y As-Sadiq (que la paz sea con ellos), desentendiéndose ambos de esas creencias. De la misma manera un grupo mintió sobre el Imam Musa Ibn Ya'fa (P) después de su muerte, diciendo que él no murió, sino que fue elevado a los cielos al igual que Jesús (P), y que volverá otra vez. Su hijo el Imam Ali Ibn Musa Ar-Rida (P) se desentendió de ese grupo y los maldijo. Es así como los Imames de Ahlul Bayt (P) tomaban distancia y no se responsabilizaban de estas sectas. Como dice el Imam As-Sadiq (P): "Continuarán mintiendo acerca de nosotros. En cada período estarán estos mentirosos". Lo que procuran los sostenedores de estas fantasías, es deformar la escuela de Ahlul Bayt (P), tramar contra el Islam y desvirtuar la vida de los Imames de Ahlul Bayt (P)... solo que, como vimos, estos últimos dejaron en claro su posición respecto a esos desviados.

Por la gracia de Allah para con el Islam y su gente, la mayoría de estas sectas desaparecieron quedando solo su mal recuerdo en los libros de historia.

Lo que resulta extraño es ver como algunas personas de mente enferma, tratan denodadamente de deformar las realidades y cambiar las cosas, al acusar a la escuela de Ahlul Bayt (P) de esas blasfemias y falsedades y al mostrar a los seguidores de esta escuela con una imagen desfigurada y repugnante. De aquí en más será necesario señalar y advertir acerca de estas peligrosas intrigas y esfuerzos destructivos que buscan romper la unidad de los musulmanes inventando estas falsas acusaciones.

Los estudiosos e investigadores en el ámbito de la doctrina tienen en claro que también hay quienes se atribuyen pertenecer a algunas de las escuelas islámicas reconocidas, y que sostienen el fatalismo o la encarnación de Allah, que tiene un cuerpo, que se sienta en un trono, que el ancho de su trono es de siete palmos, que Allah introducirá su pie en el infierno el Día del Juicio para apagar su fuego, o que descenderá al cielo mundanal en un burro blanco...

Como resulta claro, todas estas ideas son falsedades que contradicen la creencia en el tauhid, y el Islam se desentiende de ellas.