Table of Contents

El Profeta Muhammad

Wilson: la historia del Profeta nos informa que a la edad de 40 años, mientras se encontraba adorando en la montaña de Hira, la luz de Dios alumbro sobre él y este escucho la voz de la verdad. En ese instante su nombramiento como mensajero de Dios para la humanidad comenzó. ¿ Qué reveló el mensaje de Hira a Muhammad?

Chirri: El mensaje de Hira revelo al nuevo Profeta el verdadero concepto de Dios: el poder de creación, el poder de transformar el barro en ser humano, y el poder para hacer la materia consciente de ella misma y del mundo. El poder de hacer la materia consciente esta demostrado claramente por el conocimiento humano y la capacidad de este para escribir, la cual es la fuente de la civilización humana. Del sagrado Corán:

¡Recita en el nombre de tu señor, Que creó, creó al hombre de sangre coagulada! ¡Recita! Tu señor es el Munífico, Que enseñó el uso del cálamo, enseñó al hombre lo que no sabía. Corán 96;1-5

Wilson:¿ Cómo es la posición de Muhammad (s.w.s) entre los Profetas?

Chirri: Él esta entre los Profetas mayores con una clara distinción:

1. El hace parte tanto de la historia del mundo como de las religiones. Su mensaje fue un factor importante en el cambio de la historia del mundo y ningún historiador duda de su existencia ni de su papel en los eventos mundiales.

2. El es el único Profeta que presencio con sus ojos el crecimiento de su religión hasta que fue adoptada por toda la nación.

3. El es el Profeta universal que fue enviado, no para una nación en particular, tal como la árabe, hebrea, sino para toda la humanidad. El sagrado Corán:

Di: “¡Hombres! Yo soy el Enviado de Dios a todos vosotros, de Aquél a Quien pertenece el dominio de los cielos y de la tierra. No hay más dios que Él. Él da la vida y da la muerte. ¡Creed, pues, en Dios y en su Enviado, el Profeta de los gentiles, que cree en Dios y en sus palabras! ¡Y seguidle! Quizás, así, seáis bien dirigidos”. Corán 7:158

4. Su mensaje claramente se opuso a toda clase de discriminación. La remoción de todas las barreras sociales es una parte esencial de su mensaje. Blancos, negros, rojos y amarillos son iguales.

Ninguna raza es superior a otra, y ninguna nación es inferior a otra. El hombre debe ser premiado o castigado solo por aquello que el ha hecho por su propia voluntad. Ser relacionado a una raza o nación no es nuestra propia decisión. Nuestra distinción nos llega solamente a través de las buenas acciones. Del sagrado Corán:

¡Hombres! Os creamos de un varón y de una hembra e hicimos de vosotros pueblos y tribus, para que os conozcáis unos a otros. Para Dios, el más noble de entre vosotros es el que más Le teme. Dios es omnisciente, está bien informado. Corán 49:13

5. El fundó y estableci8o, durante su vida, un poderoso estado basado en un gran ideal. El estado islámico nació en una época en la cual el gobierno fue creado como un cuerpo gobernante superior a la gente y le impuso su objeto sin elección. La gente misma nunca concibió su igualdad con la de sus gobernantes, no creían en la igualdad de unos a otros. En las enseñanzas del islam, lo opuesto es la verdad. El gobierno es el producto de las creencias y principios de la gente.

6. El derroto a todos sus oponentes y ningún grupo pudo derrotarle.

7. El es el Profeta que declaró libertad de religión cuando poseía el poder suficiente para privar a muchos de esta libertad. El y sus seguidores fueron perseguidos por 13 años. El nunca habló de la libertad de religión cuando fueron sujetos de persecución. Cuando derroto a todos sus oponentes y tenía la oportunidad de castigarlos. El declaro lo siguiente.

No cabe coacción en religión. La buena dirección se distingue claramente del descarrío. Quien no cree en los taguts y cree en Dios, ese tal se ase del asidero más firme, de un asidero irrompible. Dios todo lo oye, todo lo sabe. Corán 2: 256

8. El es el único Profeta quien declaro así mismo como el último Profeta aquel que con su muerte daba final a la larga historia de la profecía. La profecía fue proclamada por muchos individuos después de la muerte de Muhammad (s.w.s) pero ninguno fue capaz de sustentar su proclamación y hoy después de muchos siglos desde su muerte Muhammad (s.w.s) permanece en la historia como el último Profeta.

9. El es el único Profeta que introdujo al mundo un libro que no contiene ninguna palabra humana. El Corán no es un diálogo entre Dios y el hombre, como el resto de libros sagrados. Es solo la palabra de Dios la cual fue puesta en la boca de Muhammad para ser transmitido a través de el a la humanidad.

Wilson: Es desconcertante que los Profetas que antecedieron a Muhammad tales como Moisés y Jesús han sido dotado para realizar un trabajo extraordinario y sobre natural, mientras Muhammad no lo mostro, o tampoco realizo acciones religiosas. El solo conto como prueba de su profecía en el Corán. Por qué no hizo milagros como los de Jesús y Moisés?

Chirri: Hay dos razones para la diferencia entre los tipos de milagros de Muhammad y los de los Profetas que le precedieron:

1. Los milagros de Jesús y Moisés, es verdad fueron extraordinarios. Pero el hecho que permanece es que a pesar de su notoriedad, ellos no indujeron a las personas de su tiempo a creer en esos Profetas o a seguir sus enseñanzas. La historia nos informa que los israelitas no siguieron al Profeta Moisés después de que el les mostro todos sus maravillosos milagros. Después de que cruzaron el mar caminando, no mostraron una verdadera adherencia a sus enseñanzas. Después que el fue a la montaña a recibir los mandamientos el regreso para encontrarlos extraviados del camino de Dios. Jesús fue seguido por multitudes pero cuando la crisis llego, el fue abandonado incluso por sus propios discípulos.

La gente, en general, nunca fueron inducidos por estas maravillas para adherirse a las enseñanzas divinas. Cuando ellos atestiguaron los hechos supernaturales, la mayoría de ellos los llamaron magos e impostores.

Si la misma clase de milagros hubiesen sido repetidos en la época de Muhammad estos no habrían producido mejores resultados que antes. Por esto los tipos de milagros han sido cambiados.

2. Supongamos que aquellos milagros los de Moisés y Jesús fueron muy productivos, haciendo que aquellos que los presenciaron creyeran en la veracidad de sus realizadores. El hecho es que estos no fueron milagros permanentes sino temporales. Ninguna elección pude ser vista dos veces. Ni tampoco dura para siempre. Hacer que un ciego vea o resucitar a una persona muerta es una acción extraordinaria, pero estas acciones desaparecen muy rápidamente. Tan pronto la acción es finalizada, se vuelve historia. Aquellos que no la vieron deberán conformarse con el testimonio de aquellos que la presenciaron.

Un Profeta que será seguido por otro Profeta puede depender de un hecho extraordinario para convencer a sus contemporáneos. El no debe preocuparse acerca de las generaciones futuras quienes no verán sus milagros, porque el puede depender del Profeta que vendrá después de el en diferentes eras. Los Profetas subsiguientes harían sus propios milagros, y el apoyaría al Profeta que lo precediera.

Con Muhammad, la situación es diferente. El era el último Profeta. El no podría depender de una acción milagrosa porque ninguna acción puede durar tanto como para ser vista por otras generaciones. El no podrá contar con el apoyo de los Profetas subsiguientes, porque el es el último de los Profetas, el debió contar con algunos milagros, pero su milagro debido ser otro tipo. Este debe ser un último eterno para que sea observado y probado por las generaciones futuras así como por sus contemporáneos.

En un tiempo donde no habían cámaras ni filmaciones para ser observados en diferentes tiempos no podemos concebir un tipo de milagro diferente al discurso como último milagro. Cuando un discurso esta avalado y recopilado en un libro, es superior y puede ser testificado y probado en cualquier tiempo y en cualquier generación. Si esto es incomparable perdurará para siempre y su superioridad puede ser juzgada por todas las generaciones. Este es el tipo de milagro el cual encaja para el último de los Profetas, y esta es la razón por la cual Muhammad fue equipado con el sagrado Corán como evidencia de su veracidad o confiabilidad.