Table of Contents

Introducción

En el Nombre de Dios, El Compasivo, El Misericordioso

La visión de una escuela de pensamiento respecto a la sociedad y la historia y su enfoque específico de ellas, juega un rol decisivo en su ideología.

Desde este punto de vista es esencial, en el contexto de la visión islámica del mundo, arrojar luz sobre el enfoque islámico de la sociedad y la historia.

Es evidente que el Islam no es ni una teoría de la sociedad ni una filosofía de la historia. En el Sagrado Libro del Islam ningún problema histórico o social se relaciona con el lenguaje técnico de la sociología y filosofía de la historia. De la misma manera, ningún otro problema, ético, legal o filosófico, se discute en el Corán ya sea en los términos corrientes o de acuerdo a la tradicional clasificación de las ciencias.

De todos modos, éstos y otros problemas relacionados con las distintas ciencias se pueden deducir del Libro.

El pensamiento islámico sobre la ciencia y la historia, debido a su especial importancia, es un tópico que merece ser estudiado e investigado convenientemente y, al igual que muchas otras de sus enseñanzas, revela la profundidad del Islam en relación a distintos puntos. Dado que los problemas que tienen que ver con la historia y la sociedad están estrechamente relacionados y dado que deseamos discutirlos concisamente, resultaba propicio hacerlo en un solo libro.

De todos modos, discutiremos el problema relacionado a la sociedad y a la historia solamente en el grado que vaya a ayudar al entendimiento de la ideología islámica.

Empezaremos con la sociedad y luego procederemos a discutir la historia.

Las siguientes son algunas de las cuestiones que se pueden plantear acerca de la sociedad:

1.- ¿Qué es la sociedad?

2.- ¿Es el hombre por naturaleza social y gregario?

3.- ¿Es cierto que el individuo es lo primero y la sociedad lo segundo?, ¿o es lo contrario, es decir, la sociedad es lo primero y el individuo tiene una importancia secundaria? ¿O hay algún posible tercer enfoque?

4.- La relación entre la sociedad y la tradición.

5.- ¿El individuo es libre o está determinado por la sociedad y la estructura social?

6.- ¿En qué instituciones, polos y grupos es clasificable la sociedad, de acuerdo a sus divisiones primarias?

7.- Si las sociedades humanas son absolutamente de la misma naturaleza y esencia, ¿son sus diferencias similares a las diferencias entre los miembros de la misma especie? ¿O ellas varían de acuerdo a las variaciones geográficas, temporales, condiciones espaciales y niveles de desarrollo de su cultura y civilización, asumiendo diferentes formas y esencias con cada exigencia de las distintas sociologías basadas en ideologías particulares?

En otras palabras, ¿es aplicable un solo sistema sociológico, ético e ideológico a toda la humanidad de la misma manera como un único sistema médico y de leyes fisiológicas se aplican a todos los seres humanos, independientemente de sus distingos geográficos, raciales e históricos? ¿Cada sociedad, de acuerdo a su fundamento regional, cultural e histórico, requiere una sociología especial y ratifica una ideología particular?

8.- ¿Son las sociedades humanas, las que desde el amanecer de la historia hasta los presentes días se han diversificado y crecido independientemente unas de otras, gobernadas con una especie de pluralismo moviéndose desde la diversidad y pluralidad hacia el logro de la unidad y la homogeneidad?

¿El futuro de la humanidad yace en el logro de una sociedad, una cultura y una civilización y finalmente su pluralidad será reemplazada por un estadio de homogeneidad en el que todas las contradicciones y conflictos serán superados y resueltos? ¿O, contrariamente, la humanidad está condenada eternamente a una multiplicidad de culturas e ideologías y a un pluralismo que refuerza la identidad social de sus unidades particulares?

Desde nuestra perspectiva estos son los problemas relevantes que necesitan ser discutidos desde el punto de vista islámico de modo que dichos puntos sean llevados a la luz y colocados en la perspectiva adecuada. Proponemos ocuparnos concisamente de ellos, uno por uno.