El Corán, Protegido contra cualquier Alteración

Author(s): 
Publisher(s): 

Perspectivas Shias y Sunnis sobre el Qurán, su coincidencia en la inalterabilidad y un análisis de falsos hadices e Islam americano.

Translator(s): 
Category: 

Prefacio

Los Musulmanes de todas las escuelas de fe están de acuerdo en la Unidad de Dios, la Profecía del Profeta Muhammad(La Paz sea con él y con su familia purificada), el Día del Juicio y la inalterabilidad del Corán.  El Corán mismo ha garantizado la preservación de su integridad:

“Hemos revelado el Amonestador y Ciertamente somos su Protectores:” (15:9).

Entonces, si Alá Subhanahu Wata’la Mismo ha garantizado la protección del Corán de cualquier mano profana, ¿por qué los Musulmanes acusan a los Musulmanes de hacer tahrif(cambios de interpolación y falsificación del Corán). 

Durante los últimos años la Shi’a ha estado bajo constante ataque de parte de los hermanos Sunnitas quienes se atreven a decir que los Shi’as son herejes que no creen en el Corán que creen los Musulmanes.  Tal absurda aseveración está tan difundida que los nuevos conversos a la fe del Islam que escuchan esa propaganda intolerante,  la expanden más y así acrecientan el cisma existente entre los Shi’as y los Sunnis.  Esto le permite a los enemigos de Islam evitar la unión entre los Musulmanes para que así sean una fuerza. 

Los predicadores Sunnitas no le cuentan a sus seguidores toda la historia o adulteran la información para mantener a su audiencia deliberadamente ignorante de los verdaderos sucesos.  Un caso típico es el acto de borrar partes de los libros que discuten el tema de la alteración del Corán en los libros Sunnitas. 

Por lo tanto, verdades a media, sino mentiras completas se utilizan para atizar el fuego del prejuicio, odio y enemistad en contra de la Shi’a de Ali ibn Abi Talib(as) quien, en las propias palabras del Profeta, citado por el autor anti-Shi’a Ibn Hayar Makki en su libro Makki Sawaikul Muhrika(La llama encendedora), “son los exitosos en el Día del Juicio”. 

Un pueblo con un éxito certificado no necesitaría alterar algún texto para alcanzar su propósito; solamente aquellos que duden de su salvación recurrirían a esos métodos tan insidiosos y lo ocultarían echándole la culpa a otros.
 
Este folleto publicado por La Bilal Muslim Misión of Americas apunta a reiterar la posición de la Shi’a en términos inequívocos de que el Libro entre las dos solapas que se encuentra en las Mezquitas Shi’as, en las casas, en las bibliotecas y en los colegios alrededor del mundo es el mismo Corán que fue revelado al Profeta(S).  Esto quiere decir que cualquier narración que diga que los Shi’as piensan que el Corán está incompleto es falsa y calumniosa y los sabios Shi’as han demostrado mas allá de cualquier duda que la autenticidad de estas narraciones es cuestionable. 

El autor de este folleto, Aláma Sayyid Sa’eed Akhtar Rizvi,  Director de la Bilal Muslim Misión de Tanzania ha rastreado los orígenes de todas las narraciones que hablan de alteración del Corán, presentó la posición Shi’a tanto como la Sunni y ha advertido a los Musulmanes a cuidarse de los intentos malévolos para usar las diferencias entre Shi’as y Sunnis y así sacar adelante un plan para destruir la fe en el Islam.  Todo Musulmán inteligente necesita entender esta artimaña y abstenerse de apoyar la causa de los enemigos, consciente o inconscientemente.
 
Que Alá Subhanahu Wata’la nos guíe a todos a La Verdad y que este folleto sea un intento hacia esa Verdad que La Bilal Muslim Mission of Americas quiere propagar.
 
Al-Hayy Ashiq Kermalli
Secretario
Bilal Muslim Mission of Americas
 
 
 

El Corán y Su Protección de Cualquier Alteración

 
 
El Corán es el milagro eterno y la prueba viviente de la verdad del Islam.  Desafió a sus adversarios para que produjeran algo similar, aunque fuese un solo capitulo si creían que no provenía de Allah.1

Los enemigos fracasaron en su intento; y trataron de extinguir la luz del Islam declarando guerra tras guerra, lo que aun incidentalmente continua en muchos frentes y se hace disfrazado de diversas formas.
 
El objetivo mas importante de los enemigos del Islam era y es el Corán, el cual han estado tratando de desacreditar de una forma u otra. Por ejemplo: Decían que el Profeta(La paz sea con él y con su progenie) había aprendido estas profundas verdades de algunos Judíos o Cristianos! Decían que existen pronunciamientos contradictorios en el Corán! Dogmatizaron la opinión que la ética Coránica se quedaba bastante corta comparada con las “sublimes enseñanzas éticas” de la Cristiandad!
 
Ninguno de estos argumentos podría sostenerse a los ojos de pensadores independientes; los Musulmanes rechazaron todas esas acusaciones.  Solo tenemos que leer la conversación de Amir al Muminin Ali (as) con un ateo sobre el tema del Corán, para ver como los Imames de Ahlul Bayt (los cuales eran los protectores de las verdades Coránicas según el hadiz del Zaqalayn) defendieron el Corán y probaron su prístina realidad mas allá de cualquier duda.2

El propósito de esta charla es mostrar que no existió tahrif en el Corán.  La palabra tahrifpuede denotar varios significados; sin embargo, para lo que nos interesa, es alteración u omisión.  Creemos y estamos convencidos que no hay alteración, adición, ni omisión de nada en el Corán. Es Perfecto.
 
Claramente Alá ha declarado enfáticamente que Él Mismo es el Protector del Libro:
 
Inna Nahnu Nazzalnaa-Zikra Wa Innaa lahu Lahaafidhun (15:9)3

En cumplimiento de esta promesa, el Corán fue recogido en la forma de un libro en tiempos del mismo Profeta (La paz sea con él y con su progenie).

Ambas evidencias externas (de la Sunnah) y la evidencia interna (del mismo Corán) han establecido claramente que el Profeta había dejado un Libro en las manos de los Musulmanes.
 
Con respecto a la evidencia interna, hay al menos 52 versículos en los cuales el Corán ha sido llamado “Libro”.

Con respecto a la evidencia externa, el famoso hadiz Mutawatir de Zaqalayn prueba la existencia del Libro durante los últimos días del Profeta(La paz sea sobre él y su progenie).  El hadiz se narra en registros de los libro Shi’as y Sunnis con algunas pequeñas variaciones en las palabras, pero las partes principales son las mismas en todas partes.  A continuación lo cito de Sahih Muslim, donde Zaid ibn Arqam menciona el sermón del Profeta en Gadir Khum:
 
...Y dejo entre ustedes dos cosas valiosas.  La primera de ellas es el Libro de Alá; En él está la guía y la luz; por lo tanto adhiéranse a él... Y( el segundo son) mi Ahlul Bayt; les recuerdo de Alá con respecto a mi Ahlul Bayt, Les recuerdo de Allah con respecto a mi Ahlul Bayt, Les recuerdo de Allah con respecto a mi Ahlul Bayt...4
 
Existen algunas otras tradiciones(aparte del Sermón de Gadir) en las cuales se han usado las palabras “el Libro de Alá y mis tradiciones”.  Pero la palabra, “Libro de Allah” está presente en ambas versiones.
 
Este sermón de Gadir Khum fue pronunciado casi dos meses y medio antes de la muerte del Profeta y en ese entonces existía un Libro de Alá el cual el Profeta dejaba entre su Ummah,  y los exhortaba a aferrarse a este Libro.

Luego unos cuantos días antes de su muerte, el Profeta (saw) dijo:
 
...Vengan, escribiré algo para ustedes por medio de lo cual no se extraviarán después de mí. Pero Umar dijo: Ciertamente, el Mensajero de Allah delira de dolor, y ustedes ya tienen el Corán; el Libro de Alá es suficiente para nosotros...5

Esto muestra claramente que el Libro de Alá estaba en las manos de los Musulmanes antes de la muerte del Profeta(saw).

Es una utopía pensar que la palabra “Libro” en el Corán, en el sermón del Profeta, y en el pronunciamiento de Umar fue usada para referirse a unos pedazos de papel desorganizados, etc.  El gran profesor de los muytahids contemporáneos, Sayyid al-Khu’i, ha dicho correctamente después de citar las referencias Coránicas y los hadices de Zaqalayn:

“...Existe una prueba clara de que el Corán fue escrito y compilado en esa época, porque la palabra ‘Libro’ no se utiliza para referirse a lo que se retiene en la memoria, ni para unos escritos dispersos, o pedazos de papeles y huesos, excepto metafóricamente.  Sin embargo no es correcto construir una palabra metafóricamente a menos que se  tenga evidencia en su contexto.  La palabra ‘Libro’ denota la existencia de una colección y no de borradores desorganizados, ni de cosas que están en la memoria pero no escritas.”6
 
Los enemigos del Islam desde los primeros días han tramado un plan el cual pensaban sería efectivo para debilitar la creencia en la autenticidad y originalidad del Corán.  Observaron la condición prevaleciente del Mundo Islámico y encontraron un mercado listo y floreciente para hadices inventados.  Los explotaron al máximo e iniciaron una venta al por mayor de tradiciones inventadas calumniando y difamando la validez del Corán, diciendo que había adiciones, supresiones, alteraciones e incluso errores en este Corán que ahora se encuentra en nuestras manos.
 
Esta idea estaba y está opuesta diametralmente con lo que creen tanto Shi’as como Sunnis, acerca del Corán.  El Sheik Abu Yafar as-Saduq(d.381) escribe en su Kitabul I´tiqadat :
“Nosotros creemos que el Corán que Alá reveló a Su Profeta Muhammad es  el que está en manos de la gente y no hay mas que eso”
 
Luego dice:
“ Aquel que asevere que nosotros decimos que hay mas que eso(el texto actual) es un mentiroso”7
 
Se han hecho declaraciones similares por casi todos los grandes Muytahids de la Shi’a; Por ejemplo, Shaykh al-Mufid(338-413), Awailul-Maqalat, p. 95; Sharif al-Murtada (355-436), Bahrul Fawaid (Teherán, 1314)p. 69; Shaykh at-Tusi (385-408), Tafsir at-Tybian, vol. 1 (Nayaf, 1376)p. 3; Shaykh at-Tabrasi (d.548), Maymaul Bayan, vol.1 (Líbano)p.15.
 
Esta creencia se ha mantenido interrumpida hasta el momento.  Se pueden mencionar los nombres de Sayyid Muhsin al-Amin al-Amili (1284-1371); Sayyid Sahrafuddin al-Musawin (1290-1377); Shaykh Muhammad Husaini Kashiful Ghita (1295-1373); Sayyid Muhsin al-Hakim (1306-1390); Allama at-Tabatabaì (1321-1309); Sayyid Muhammad Hadi al-Milani (1313-1390); Sayyid Ruhollah al-Jomeini (1321-1409); Sayyid Abul-Qasim al-Khu’i (1317-1413) y Sayyid Muhammad Rida al-Gulpaygani (1316-1414).
 
Me gustaría tocar ligeramente algo sobre seis aspectos importantes de este tema, para mostrar que los enemigos del Islam tuvieron la oportunidad de crear la fitnah del tahrif  y hasta que punto tuvieron éxito en sus propósitos.
 
• La aparición de los hadices creados en el Mundo Islámico

• Las confesiones de algunos de los que se involucraron en esta practica.

• Ejemplos de hadices inventados que pretenden mostrar no cientos, sino, miles, de versículos que supuestamente fueron borrados del Corán.

• La actitud Sunnita y su creencia.  La teoría de la abrogación de la recitación y su implicación

• La actitud Sh’ita hacia esas tradiciones

• El Islam Americano resucitó este teme sepultado, ostensiblemente para ridiculizar al Shiismo y obstaculizar los esfuerzos de La Republica Islámica de Irán por establecer la unidad Islámica en todo el mundo.  ¿Pero cual fue el verdadero motivo?

 
Obviamente el tiempo no permite entrar en detalles. Por lo tanto, propongo solamente mencionar brevemente estos temas en esta exposición.

 

  • 1. Ver el Corán, 17:88, 11:11, 10:38.
  • 2. At-tabarsi, al-Ihtiyay, vol. 1 (Najaf: Darun-Numan, 1966) pp. 358-384
  • 3. Note el triple énfasis de la cláusula nominal(al-yumlatul islmiyya), inna y lam at-takid.
  • 4. Sahih Muslim, Vol. 4(Beirut Segunda Edición. 1972)p. 1873. Este hadiz ha sido narrado por mas de 20 compañeros.  Ver también. Musnad Ahmad ibn Hanbal, vol. 3. pp. 14, 17, 126, 59: vol. 4. pp. 366-371: vol5.pp.182. 189. Sahih at-Tirmidhi, vol.3 (cap. “Manaquib Ahlulbayt) p.200-102
  • 5. Sahih Muslim, vol. 3 (Beirut, 1o. edición. 1955/1375)p.1295. Bukhari ha dado esta tradición en cuatro lugares. Véase Sahih Bukhari(Cairo:1958) vol. 1 (“Kitabul `ilm; bab Kitabul `ilm”)p.39; vol. 6 (“Bab kitabun-Nabi ila Kasra wa Qaysar”)pp. 11-12; Vol. 7 (“kitabut-tibb; bab qawlil marid Qumu ani”)pp. 155-156;Vol 9(“Kitabul itisan bil Kitab was Sunnah: bab karahiyyatil khilaf”)p.137
  • 6. Al-Khu’i, al-Bayan fi Tafsir ul Quran (Kuwait, 1399/1979)p. 271.
  • 7. As-Saduq, kitabul I´tiqadat (Tehran: 1370 AH) p.63. Ver también su traducción.  El credo Sh’ita tr.

1. La Aparición de Hadices Inventados

 
Es un hecho bastante trágico el que la gente haya comenzado a atribuir falsos hadices al santo Profeta(saw)inclusive durante su vida.  El Profeta tuvo que advertir a los Musulmanes acerca de esta fitnah en las siguientes palabras:
 
“Ciertamente que hay muchos que crean mentiras acerca de mí, y su numero se incrementará; quien intencionalmente diga una mentira en contra mía debe preparar su morada en el Fuego.  Por lo tanto, cada vez que se narre a ustedes un hadiz, colóquenlo a prueba ante el Libro de Allah y ante mi Sunnah establecida, y lo que este conforme el Libro de Allah, tómenlo; y lo que esté en contra del Libro de Allah y mi Sunnah rechácenlo.1
 
 
Este famoso hadiz es muy importante y te pido que lo tengas en mente.  Debemos saber que el Profeta ha señalado al Corán como el patrón para juzgar un hadiz, no el hadiz para juzgar al Corán.
 
Le preguntaron a Amir-al-Múminin Ali (as) ¿Por qué habían diferencias en las tradiciones atribuidas al Profeta.  Respondió, “Ciertamente que lo que es común entre la gente es tanto correcto como incorrecto, verdadero y falso, abrogado e implantado, general y particular, definido e indefinido, exacto y conjetura.  Inclusive durante los días del Profeta se habían atribuido falsos dichos a él, tanto que tuvo que decir durante su sermón que “Aquel que me atribuya una falsedad tendrá por morada el Infierno”.  Aquellos que narran las tradiciones son de cuatro categorías, no más.
 
Luego el Imam dijo que la primera categoría era la mentira de los hipócritas: “ El hipócrita es una persona que hace un despliegue de fe y adopta la apariencia de un Musulmán; no duda en pecar ni se mantiene alejado del vicio; conscientemente le atribuye falsos dichos al Mensajero de Allah-que Allah lo bendiga y a su progenie.

Si la gente supiera que él es un hipócrita y un mentiroso, no aceptarían nada de él y no confirmarían lo que dice.  Pero dicen que es un compañero del Profeta, aquel que lo ha conocido al Profeta, que ha escuchado sus dichos directamente de él y ha adquirido el conocimiento de él.  Por lo tanto, aceptan lo que dice.  Alá también les ha advertido bien acerca de los hipócritas y se los ha descrito muy bien.

Los han existido después de la muerte del Santo Profeta.2
 
Muawiyah estableció lo que puede llamarse el primer ministerio de falsa propaganda en el mundo.  Este no es el momento para entrar en tan viles  detalles.  Aquellos que deseen saber más pueden ver el Sharh Nahyil-Balagha de Ibn Abil-Hadid al-Mutazili, quien cita palabra por palabra del Kitabul-Ahdaz de Abul Hasan Ali ibn Muhammad ibn Abi Sayf al-Madani, mostrando como este ministerio se desarrolló etapa por etapa hasta que todos los hadices fabricados por ellos penetraron todo el Mundo Islámico; estos hadices fueron enseñados a los niños en las escuelas al igual que el Corán. 

Menciona como la enfermedad había afectado a todos los grupos y especialmente a aquellos que mostraban piedad, a los que recitaban el Corán, y a los que se les enseñaba a ser muy temerosos de Dios.  Solían inventar hadices para obtener beneficios de los gobernantes.  Finalmente estos hadices llegaron hasta aquellos que realmente tenían una mentalidad religiosa y que no aprobaban la mentira y la falsedad.  Aceptaron estas tradiciones como genuinas y las transmitieron pensando que eran dichos veraces del Profeta.3
 
El eje de ese departamento estaba formado por cuatro narradores de hadices: Abu Hurayra, Amr bin al-As, al Mughyrah ibn Shu’bah (todos eran sahabah, es decir, compañeros) y ‘Urwah bin az-Zubayr (era tabi’yin, es decir discípulo de los compañeros).4 Pero había cientos de narradores independientes los cuales vendieron su religión únicamente por los beneficios mundanales.  A continuación narraremos un incidente a manera de ejemplo.
 
Una vez, Mu’awiyah le ofreció cien mil dirhams a Samrah ibn Yundab para que narrara que el versículo 204-205 del segundo capitulo del Corán había sido revelado haciendo referencia a ‘Ali ibn Abi Talib, y que el versículo 207 había sido revelado en honor a Ibn Mulyim(el asesino de ‘Ali).
 
El versículo dice lo siguiente: Hay entre los hombres algunos cuya manera de hablar sobre la vida de acá te agrada que toma a Dios por testigo de lo que su corazón encierra. Es un fogoso discutidor.
Pero, apenas te vuelve la espalda, se esfuerza por corromper la Tierra y destruir las cosechas y el ganado. Dios no ama la corrupción.
Y, cuando se les dice: “Temed a Dios”, se apodera de él un orgullo criminal.  Tendrá la gehena como retribución. ¡Que mal hecho...!.
 
Y el versículo 207 dice: Hay entre los hombres quienes se sacrifican por deseo de agradar a Dios. Dios es Clemente con Sus siervos.
 
Sin embargo, Samrah no aceptó. Mu’awiyah elevó el precio a doscientos mil y luego a trescientos mil, pero esto no sirvió de nada.  Finalmente Mu’awiyah le ofreció cuatrocientos mil dirhams, y Samrah aceptó y comenzó narrar  el hadiz.5
 

  • 1. Shaykh Abbas al-Qummi, Safinatul Bihar, vol. 2. 474.  Innumerables hadices al respecto se pueden ver en los libros de ambas sectas, incluyendo Sahih Bukhari, vol. 1 (kitabul ilm:bab izman kadhiba `alan-nabii) p.38.
  • 2. Nahjul Balagha (traducido por S. Ali Raza). Vol. 2 (Tehran: WOFIS, 1978) pp. 453-454.
  • 3. Ibn Abil Hadid, Sharh Nahyul Balagha, vol. 1.1 (Cairo: Darul Ihyal Kutubil Arabyyah) pp. 44-46.
  • 4. Ibidem, vol. 4. p. 63.
  • 5. Ibidem, vol. 4. p. 73.

2. Las Confesiones de Algunos Falsificadores

 
 
Desdichadamente, como se mencionó anteriormente, inclusive buenas personas se vieron involucradas en la invención de hadices.  Se le preguntó a Abu ‘Ismah, Faray bin Abi Maryam al-Marwazi: “¿De donde has sacado todas estas tradiciones narradas a través de ‘Ikrimah,  a su vez de Ibn Abbas, a su vez del Profeta, describiendo la recompensa que hay al recitar cada una de las Suras del Corán?” Dijo, “Solamente hallé gente interesada en el fiqh de Abu Hanifa y el maghazi de Ibn Isaac; por lo tanto, inventé estos hadices para ‘complacer a Dios’ y así traerlos de regreso al Corán”1
 
La invención de hadices se convirtió en la norma del mundo Islámico académico, los ateos, los zanadiqah, y los hipócritas explotaron esta costumbre para tomar completa ventaja de ello. 

Introdujeron miles de hadices, todos supuestamente provenientes de los compañeros más famosos de Profeta, para destruir la estructura del Islam, debilitar su base y derrumbar todo el edificio.  Por ejemplo, el famoso ateo ‘AbdulKarim ibn Abil-Awya, fue sentenciado a muerte por el gobernador de Kufa.  Cuando estaba apunto de ser asesinado, dijo, “Bien, aunque me maten, ya he inventado cuatro mil hadices haciendo halal lo que es haram, y haram lo que es halal.  Por Dios, que los he hecho romper el ayuno en los días que hay que ayunar y los he hecho ayunar en la Festividad del ‘Id”.2

Pero este plan no podía tener éxito a menos que los Musulmanes creyeran que el Corán no había sido compilado en vida del Profeta,  sino que había sido compilado de hojas en hojas, huesos y pedazos de papel, después de la muerte del Profeta.

Entendían muy bien la sicología de varios grupos de Musulmanes, y les presentaron sus temas anti-Coránicos disfrazados  como una distinción (fazilat) de los sahabah (los compañeros) y de los Imames de Ahlul Bayt para desviar a los Sunnitas o a los Sh’itas respectivamente.  El veneno fue administrado en sorbete e indudablemente que fue ingerido.
 
La distinción y honor de compilar el Corán les fue atribuidos a Hazrat Abu Bakr o a Hazrat ‘Uthman. Cada fabricante de hadices había usado su propia imaginación y esto produjo muchísimas tradiciones que se contradecían unas con otras.

Sayyid al-Khu’i ha revisado con detalle todas las tradiciones de días posteriores a la compilación del Corán, y ha llegado a la conclusión de que el tercer Califa no pudo haber “compilado” el Corán. Lo que él había hecho fue unificar a los Musulmanes con respecto al estilo de recitación que se practicaba en Medina, y prohibir todos los otros tipos de recitación, que habían surgido en uno y otro lugar.  Aquellos interesados en estudiar esto con detalle deben referirse a su al-Bayan desde la pagina 187 hasta la pagina 278.

Sin embargo, una vez se estableció esta historia de la compilación de los días posteriores, fue fácil hacer circular hadices mostrando que muchos versículos, inclusive surahs, se habían perdido y no pudieron ser halladas cuando Hazrat Abu Bakr y/o Hazrat Uthman quisieron compilarlo en forma de Libro.  Le atribuyeron estas declaraciones a grandes compañeros y esposas del Santo Profeta (La paz sea con él y con su progenie).
 
Hipnotizados por estas tradiciones, los Musulmanes olvidaron que Allah Mismo es el Protector de Su Libro y que el Profeta había señalado que el Corán es el patrón para probar la autenticidad de las tradiciones y narraciones.  ¡Invirtieron los papeles y comenzaron a comprobar la autenticidad del Corán por medio de esos supuestos hadices!.
 

  • 1. Al-Bayan. p. 37; Ahmad Amin, Fyrul Islam, p. 215.
  • 2. At-tabari, tarikh at-Tabari, vol. 6 (Beirut: Muassasatul A’lami) p. 299; Ibn al-Azir, tarikh al Kamil, vol. 5 (Darul Kutubil-Arabi. 1985) p. 39.

3. Algunos Hadices por Omisión

 
 
No es posible dar detalle de todos los versículos, oraciones y frases que “supuestamente“se perdieron al momento de ser compilado el Corán.  Los siguientes son algunos ejemplos sorprendentes:

1. El capitulo treinta y tres del Corán, al-Ahzab, se supone que contenía 200 o casi 300 versículos, todos de los cuales excepto 73 se dicen se perdieron.

La afirmación de 200 versículos se atribuye a Ummul Mu’minin, A’isha. “Narró ‘Ubayd en al-Fadail, y también Ibn alAnbari e Ibn Marduwayh de A’isha que ella dijo, “La Sura al Ahzab se recitaba en tiempos del Profeta con 200 versículos, pero cuando Uthman escribió el Corán, no pudo hallar mas de lo que hay actualmente.”1 Ahora hay solo 73 versículos en esta Surah.

Se dice que Huzaifah argumentaba que se habían perdido 70 versículos de este capitulo.2  Pero Ubay ibn Ka’b decía que esta Surah era igual o tal vez más extensa que el segundo capítulo, al-Baqarah.3 También ‘Ikrimah(un tabi’in, discípulo de los compañeros) ha dicho lo mismo.4 Ahora el capitulo al-Baqarah contiene 286 versículos.  Eso significa que se perdieron 213 o más versículos, incluyendo el versículo de la lapidación.
 
2. El noveno capítulo, at-Taubah:  Se supone que se han perdido dos-tercios o tres-cuartos de esta Surah.  Este dato se atribuye a Huzaifah al-Yamani.5 Se le preguntó al Imam Maalik por qué esta Surah no inicia con la frase “Bismillah..”. El Imam contestó, “se perdió con sus primeras partes, porque está comprobado que tiene la misma longitud de la Surah al-Baqarah”.6
Sin embargo solamente hay 127 versículos en esta Surah del Corán.
 
Luego tenemos las patéticas surahs de alHafd y al-Khal las cuales fueron registradas por compañeros muy famosos como Ubay ibn ka’b y Abu Musa al-Ashari;7 y las cuales solía recitar el Califa ‘Umar ibn al-Khatab en su qunut.8
 
Este pequeño libro no es apropiado para demostrar lo absurdo de las oraciones en estas supuestas surahs. Algunos errores gramaticales demuestran claramente que la gente que las inventó no conocía bien el árabe.  Y estas oraciones incorrectas han sido atribuidas a compañeros árabes de la talla de Hazrat ‘Umar, ‘Ubayy ibn Ka’b y Abu Musa al-Ash’ari!

Cualquiera que esté interesado en ver los errores y la estupidez de estas supuestas surahs, se le aconseja ver mi libro en Árabe Nazaratun Musta’yilah fi mas’alati Tahrigil Qur’an o mejor aún, el libro Ala’u Rahman fi Tafsiril Qur’an(vol. 1[Beirut], pp. 23-24) del Sheik Muhammad Yawad al-Balaghi.
 
4. Una Surah igual al capitulo nueve al-Bara’ah: Se dice de Abu Musa al-Ash’ari, un compañero del Profeta, que dijo, “Solíamos recitar una Surah que era similar a al-Bara’ah en longitud y severidad; pero la olvidé, y ahora solamente puedo recordar este versículo:
 
“(Si un hijo de Adán tuviera dos valles llenos de riqueza, aun desearía un tercer valle; y nada puede saciar el estomago de un hombre excepto el polvo.)”.9
Incluso otra Surah: Se ha informado que el mismo compañero dijo, “solíamos recitar una Surah que se nos hacía muy similar a una de las musabbihat;10 la he olvidado; pero recuerdo este versículo de esa Surah:
 
(Oh ustedes creyentes! ¿Por qué dicen lo que no practican? Esto será registrado como evidencia en contra de ustedes y se les preguntará al respecto, el día de la resurrección)11
 
Perdida de la mayor parte del Corán: Existen muchas tradiciones en los libros Sunnitas donde dicen supuestamente que el Corán tenía mucha mas información de la que se encuentra en la actualidad.  “At-Tabari narró con una cadena confiable de narradores desde ‘Umar ibn al-Khattab que él había dicho, “El Corán tiene 1,027.000 letras....”12

 Pero el total de letras de todo el Corán no supera las 267,053 letras como se informa al final de muchas de las ediciones del Corán.  En otras palabras, “se han perdido tres-cuartos del Corán”!
El compañero ‘Abdullah ibn ‘Umar dijo, “ninguno de ustedes debería decir, ‘Yo tengo todo el Corán completo’. ¿Qué les hará saber lo que era todo el Corán?.’ Sin duda que mucho del Corán se ha ido. Mejor deberían decir, ‘Yo tengo lo que ha quedado de él,”’13

Desdichadamente los hadices de mayor o menor supresión se atribuyen a muchas personalidades famosas del Islam, como Ummul Mu’minin ‘Aisha, Ummul mu’minin Hafsa, Ummul mu’minin Um Salama, ‘Umar ibn al-Khatab, ‘Abdullah ibn Abbas, ‘Abdullah ibn Mas’ud, AbduRahman ibn ‘Awf, ‘Abdullah ibn ‘Umar, Zaid ibn Arqam, Yabir ibn ‘Abdullah, Buraydah, Maslamah ibn Maquilad, Abu Waquid al-Layth, y la tía de Abu Amamah ibn Sahl, aparte de los tabi’in(discípulos de los compañeros) ‘Ikrimah e Imam Maalik ibn Anas. 

Estas tradiciones se hallan en todos los libros de tradiciones Sunnitas muy famosos; Incluyendo as-Sihas-Sitta (Los seis libros de tradiciones correctos): Sahih al-Bukhari, Sahíh Muslim, Sunan Abi ‘Dawud, Sahíh at-Tirmidhi, Sunan an-Nas’ai, Sunan al-Bayhaqi, Musnad of Imam Ahmad ibn Hanbal, Muwatta de Imam Maalik, Tarikh de al-Bukhari, Fathul Bari (Sharh Sahíh al-Bukhari) de Ibn Hayar al-Asqalani, Kanzul Ummal de Mullah ‘Ali al-Muttaqui, Tafsir ad-Durrul Manssur y al-Itqan de As-Suyuti, Yami’ul Usul, al-Muhadarat de Imam ar-Raghib al-Isfahani, Yamul-Yawami, Hilyatul Awliaya de Hafiz Abu Un’aym y al-Mustadarak ‘alas-Sahíhayn de Imam al-Hakim an-Nishapuri.14
 

  • 1. As-Suyuti, ad-Durrul Manthur, vol.5. pp. 179-180: As-Suyuti, al-Itqan, vol 2. p. 25.
  • 2. Al-Bukhari, at-Tarikh, según lo ha citado as-Suyuti en los libros anteriores.
  • 3. Az-Zamakhshari, Tafsir al-kashshaf, Kanzul Ummal.
  • 4. As-Suyuti, ad-Durrul Mathur, vol. 5. p. 179.
  • 5. As-Suyuti, ad-Durrul Manthut, vol. 3, p. 208; al-Itqan, vol. 2, p. 26; al-Hakim an-Nishapuri, al-Mustadrak ‘alas-Sahíhayn, vol 2(Hyderabad: Dairatul Ma’arif, 1340 AH) p. 331.
  • 6. As-Suyuti, al-Itqan, vol. 1. p. 65.
  • 7. As-Suyuti, al-Itqan, vol. 1. p. 65.
  • 8. As-Suyuti, al-Itqan, vol. 1. p. 25-26.
  • 9. As-Suyuti, ad-Durrul Manthur, vol. 1. p. 105; Ibn al-Athir, Yamiul-Usul, vol. 3 (Egipto; 1370
    AH)p. 8, hadiz # 904.
  • 10. Musabbihat: Aquellas surahs que comienzan con las palabras yusabbih o Sabih.
  • 11. Yamiul Usul, vol.3 p. 8.
  • 12. As-Suyuti, al Itqan, vol. 2. p. 70.
  • 13. As-Suyuti, al-Itqan, vol. 2. p. 25; ad-DurruManthur. Vol. 1, p. 106.
  • 14. Para detalles ver Mir Hamid Husaini al-Musawi al-Hindi, istiqsaul Ifham, vol 2. La sección de tahrif del Corán.

4. La Actitud Sunnita

 
La actitud de nuestros hermanos Sunnitas hacia esos hadices está influenciada por la creencia que tienen en las tradiciones de los as-Siháh as-Sittah(los seis libros de tradiciones correctos), y especialmente aquellas tradiciones que se encuentran en Sahíh al-Bukhari y Sahíh Muslim son perfectas.  El Imam an-Nawani dice en su libro Sharh Sahíh Muslim:
 
 
El hecho de que la Ummah haya aceptado voluntariamente el Sahíh al-Bukhari y Sahíh Muslim) nos ha llevado a la opinión de que es obligatorio (wayib) actuar de acuerdo a lo que está escrito en estos dos libros, y este es un punto de vista en el cual hay un acuerdo unánime.  La gente está obligada a actuar según un khabaral wahid (un hadiz que ha sido narrado por un único narrador)hallado en otros libros solamente cuando su cadena de narradores es correcta.

Y lo mismo se aplica a los dos Sahíhs; pero estos dos difieren de los otros libros en que todo lo que está en estos dos es correcto y que no hay necesidad de examinarlos; aún más, es wayib seguirlos incondicionalmente. Pero en cuanto a los otros hadices de los demás libros, no se seguirán hasta que se revisen sus credenciales y cumplan con las condiciones de una hadiz correcto.
 
Esta aceptación incondicional de los hadices que se encuentran en estos libros ha obligado a nuestros hermanos Sunnitas a aceptar la teoría de la abrogación de la recitación(nashkhut-tilawah); es decir, creen que la recitación de algunos versículos fue abrogada aunque aún permanece vigente la ley contenida en algunos de ellos.  Dos ejemplos famosos de tales versículos son los tal llamados versículos de la lapidación(raym)y  de las diez o cinco lactancias, los cuales se encuentran en Sahíh al-Bukhari y Sahíh Muslim y otros libros.1 Y el hadiz de Sahíh Muslim dice explícitamente:

Ummul Muminin(La Madre de los Creyentes) Aisha dijo, “Entre lo que se reveló del Corán se encontraba(el versículo): ‘Las diez lactancias crean prohibición’(es decir, las relaciones de leche).  Luego fue abrogado por las ‘cinco lactancias, y el Mensajero de Allah murió y estaba entre lo que se recitaba del Corán.”2

Ibn Mayah ha narrado otro hadiz de Aishah que dice explícitamente que los dos versículos se perdieron después de la muerte del Profeta.  Se narra de ella que dijo: “ El versículo de la lapidación y de la lactancia diez veces fueron revelados, y se escribieron en un papel y se mantuvieron debajo de mi cama.  Cuando el Mensajero de Alá murió y estábamos ocupados con lo de su muerte, entró una cabra y se comió el papel.”3

No se necesita una gran inteligencia para ver que esta teoría de la abrogación de la recitación no sirve de nada en esos casos.  Si se recitaba una Surah o un versículo en vida del Profeta y luego se perdía ya sea porque los recitadores eran asesinados en una batalla, o porque el versículo era devorado por una cabra, o por alguna otra razón, entonces surge la pregunta: ¿Quién tenía el derecho de abrogar un versículo Coránico después de la muerte del Profeta?

¿Vino algún otro profeta después de Muhammad(La paz sea con él y con su progenie)?  Es por eso que Sayyid Khu’i dijo: Es claro que la teoría de la abrogación de la recitación(naskht tilawah) es exactamente igual a la creencia en la alteración y la omisión del Corán.”4

Por lo tanto tenemos que adherirnos estrictamente al bien establecido principio de que cualquier hadiz que vaya en contra del Corán debe descartarse y ‘ser arrojado contra la pared’-sino puede ser reinterpretado de una forma aceptable.
 

  • 1. Para el ‘versículo’ de la lapidación, ver Sahíh al-Bukhari, vol 4.p. 179, 265; Sahíh Muslim, vol.3 p. 1317; Musnad Ahmad bin Hanbal. Vol. 1 (Beirut: al-Maktab al-Islamic. 1969) p. 40: Sunan Ibn Mayah, vol. 2 (edición del Cairo) p. 853; Muwatta de Imam Maalik, vol.p. 623, Para el ‘versículo’ de la lactancia ver: Sahíh Muslim, vol. 4.p. 167; ad-Durrul Manssur, vol.2.P. 135.
  • 2. ad-Durrul Manssur, vol.2.P. 135. Sahíh Muslim, vol.4.p.167; ad-Durrul Manzur, vol. 2.p, 135.
  • 3. Musnad Ahmad bin Hanbal, vol.6.p. 269: Sunan Ibn Mayah, p. 626: Ibn Qutaybah, Tawil Mukhtalafil Hadiz(Cairo:Maktabal Kulliyatal Azhariyya. 1966)p.310 el cual se imprimió mal como ‘210’: ad-Durrul Manssur, vol. 2.p.13.
  • 4. Al-Bayan. p . 224.

5. La Actitud Shi’ita

 
Ahora debemos ver como han resuelto el problema de esos hadices los Sh’itas.
 
Los Shi’as no creen en la inmunidad de ningún escritor, comentarista o narrador y, por consiguiente, no toman ninguna colección de hadices como perfecta y correcta completamente.  El único libro que es inmune completamente a cualquier error es el Corán.
 
Existen cuatro colecciones antiguas de hadices Sh’itas las cuales juntas son llamadas “al-Kutub al-Arbah” (los cuatro libros): al-Kafi de Kulayni, Man laa Yahdurul Faquih de Saduq, Tahdibul Ahkam y al-Istibsar de Tusi.  Aunque estos libros se tienen en gran estima, los Shi’as nunca los han llamado “Sihah” (perfectos).  Por lo tanto no se sienten obligados a ningún hadiz escrito allí simplemente porque se encuentre en uno de los cuatro libros. 

Al contrario, someten todos los hadices de estos libros a estrictos examines, así como a sus narradores (asnad) y dirayah, y examinan si un determinado hadiz está conforme al Corán, los dichos aceptados de los Masumin(infalibles) y a los hechos conocidos.  Si un hadiz pasa estas difíciles pruebas, entonces es aceptado.  Si no es así, entonces es reinterpretado en una forma aceptable, no aprobando lo que se rechaza de una vez.
 
Debe mencionarse aquí que una parte sorprendente de las tradiciones con respecto al tahrif es defectuosa y débil en lo que concierne a sus narradores.  Aún así, algunas de esas tradiciones pueden ser tomadas para señalar que ha ocurrido mal interpretación en algunos versículos, dándoles el significado equivocado. Otro grupo de tradiciones puede ser interpretado fácilmente para mencionar las notas aclaratorias marginales de los recitadores.
 
Pero aún quedan muchas tradiciones que no pueden ser explicadas de ninguna de las dos formas.  Y nuestros sabios indudablemente las han rechazado porque van en contra del Corán y de la Sunnah, y son opuestas a la Iyma’ de la Ummah (consenso de sabios de la comunidad islámica), quienes dicen que no nunca ha existido adición ni omisión en el Sagrado Corán.
 
Muhaqqiq al-Kalbasi ha dicho, “Todos estos informes que hablan acerca del tahrif van en contra de la Iyma´ de la Ummah (con excepción de unas cuantas personas insignificantes).”1
 
El comentarista de al-Wafiyah, Muhaqqiq al-Bagdadi ha dicho claramente, al citar de Muhaqqiq al-Karaki ( quien ha escrito un tratado completo sobre el tema) que: “Las tradiciones que hablan acerca de la omisión deben de ser reinterpretadas o rechazadas.  Cualquier tradición que sea contradictoria al Corán, a la Sunnah reconocida y la Iyma´ debe ser descartada si no tiene lugar para la interpretación o la explicación justificable.”2
 
A continuación se cita una tradición registrada en al-Kafi para dar un ejemplo en la practica de lo que queremos decir cuando hablamos de la reinterpretación o la explicación justificable: Abu ‘Abdillah (al-Sadiq) (la paz sea con él) dijo, “El Corán que trajo el ángel Yibrail(La paz sea con él) a Muhammad(La Misericordia de Allah sea con él y su progenie) tiene diecisietemil versículos.”3
 
El Sheik as-Saduq escribió en su Kitabul I’tiqaadat, lo que desde mi punto de vista es suficiente para una reinterpretación de este hadiz. Dice, “Decimos que mucho de la revelación ha descendido, lo cual no es parte del Corán, que si fuera compilada, su extensión indudablemente sería igual a diecisietemil versículos. Y esto, por ejemplo es igual al dicho de Gabriel(as) al Profeta(la paz sea con él y su progenie):  ‘Alá te dice, O Muhammad, trata cordialmente con Mis criaturas, de la misma manera que Yo lo hago.”
 
Sigue citando muchos de estos hadices qudsiyah hasta que concluye diciendo: “Existen muchos de estos hadices qudsiyah los cuales son todos revelaciones, pero no forman parte del Corán.  Si hubiesen sido partes del Corán, seguramente habrían sido incluidos en él, y no habrían sido excluidos de él.”4
 
Si uno no está preparado para aceptar esta explicación porque la tradición habla acerca “del Corán”, entonces sin duda descartaremos este hadiz.

Aunque el número (17000) dado en esta tradición es mucho mas pequeño que el número dado por el Segundo Califa(un millón veintisietemil letras en el Corán)5, es muchísimo mas que el número real de versículos(seis mil doscientos treinta y seis).6
 
Este es el método Shi’a de resolver el problema del hadiz con respecto al tahrif.  Cualquiera que lo estudie con una mente y un corazón imparcial inmediatamente lo aceptaría como la única solución correcta para el caso de tales hadices, porque esta basado en el método formulado por el Profeta(la paz sea con él y su progenie) y ha sido expresado por el Imam Yafar as-Sadiq (as) de la siguiente manera: “... Y lo que esté conforme al Libro de Dios, tómalo; y lo que sea contrario al Libro de Dios, abandónalo...”7
 
 

  • 1. Citado en al-Bayan, p. 253.
  • 2. Citado en al-Bayan, p. 253.
  • 3. Al-Kulayni, al-Kafi, vol 2. (Teheraán: al-Marba’a al Islamiyya, 1388) p. 463.
  • 4. Saduq, Kitabul I’tiqadar, p. 63-65.
  • 5. As-Suyuti, al-Itqaan, vol. 2 p. 70.
  • 6. Ver Mamad Ruhani, al-Mu’yamul Ihsa’i(Mashad: 1990)p. 168. Aquellos que no se toman la molestia de contar, continua escribiendo que hay 6666 versiculos en el Corán.  Este es un ejemplo mas del tragico descuido de los Musulmanes hacia el Corán.
  • 7. Al-Hurr al-Amili, Wasa’ilu Shia, vol.3 (Kitabul qadha: bab wuyuhil yam baynal a hadizil mukhtalifah’) p. 380.

 6. ¿Por qué el « Islam Americano » explota tales Tradiciones?

Como se mencionó anteriormente, los enemigos del Islam habían tenido éxito haciendo circular esas tradiciones anti-Coránicas en el mundo Musulmán, atribuyéndolas a famosas personalidades del Islam, los compañeros del Profeta así como a su Ahlul Bayt; y gradualmente los musulmanes inconscientemente aceptaron y registraron estos hadices mas que débiles, hadices inventados en sus libros de colección de hadices. 

A pesar de que los sabios Musulmanes, tanto Shi’as como Sunnis, no creían que había alguna alteración, ya fuese de adición u omisión en el Sagrado Corán.  Ningún sabio cuerdo de una de los dos grupos llegó a acusar al otro grupo de creer en el tahrif del Corán.
 
Por supuesto de vez  en cuando han aparecido algunos sabios en ambos grupos, que se dedicaron a calumniar al grupo contrario, sin entender que la presencia de un hadiz en un libro no significa necesariamente que la gente de ese grupo realmente crea en él.  Pero esas tradiciones permanecieron mas o menos enterradas en los libros y usualmente no eran propagados por la simple razón de que nadie basó su creencia en ellos...
 
Las cosas cambiaron abruptamente en Febrero de 1979, cuando la nación Iraní, bajo la inigualable guía del fallecido Ayatullah al-Uzma al-Khomeini tuvo éxito en establecer el primer y verdadero gobierno islámico sobre la tierra, siglos después de los días del Imam(as).
 
Si la Revolución Iraní hubiera resultado ser un gobierno satélite que siguiera la línea de la ideología de Occidente y Oriente, con mucho gusto habría sido aceptad—o al menos, tolerada – por auto-designados Guardianes de la “democracia”.  Personas pagadas comenzaron a sacar libros, artículos y tratados en contra de los Shi’as, diciendo que los Shi’as eran Kafir, que eran mushrik, que tenían un Corán diferente, y que creían que el Corán de los Musulmanes estaba alterado e incompleto. 

Entre algunos de sus más altos empleados se encontraban Ihsan illahi Zaheer y Balighuddeen en Pakistán y Manzoor Ahmad Nmani y Abul Hasan Ali Nadwi1 en la India.  El caso de Abul Hasan Ali Nadwi es interesante.  Mucho antes de la Revolución Islámica de Irán figuraba como abogado del Consejo Legal del Personal Musulmán en la India con un Sabio Shi’a como su vice-presidente.  Pero también llegó a recibir el “Premio Feisal” de la dinastía Saudita. 

Y tan pronto como se exportó desde Irán el eslogan de “Ni Este ni Oeste”, se alineó con las fuerzas que estaban en contra de la unidad.  En uno de sus libros anti-Shi’as escribió que los Shi’as no creen en el Corán, decía que es por eso que no existía hafiz del Corán entre los Shi’as.  Escribió que una vez fue invitado a Irán y fue llevado a Qom donde visitaron la casa de un Gran Ayatullah.  El programa iniciaba con la recitación del Coran, y el hijo del Gran Ayatullah, siendo un álim(sabio), se puso de pie, abrió el Corán y recitó algunos versículos del Corán.  Luego escribió; “ En nuestra fe sunni, hasta un niño memoriza una o dos surahs pequeñas, pero ese sabio Shi’a no pudo recordar ni siquiera eso.  Es por eso que los Shi’as no creen en el Corán.”
 
¿Acaso puede alguien esperar tales argumentos de parte de tan grande personalidad?  Pero parece que el sonido que sale de su boca es ‘la voz del amo’ y  la daga del Sionismo sumergida en la sangre de los Musulmanes es usada como su pluma.
 
Un libro escrito por esos agentes podía ser escrito en Urdu, Árabe o en cualquier otra lengua; pero dentro de unos cuantos meses era traducido a casi todos los idiomas del mundo Islámico, y se hacia de fácil acceso por todas partes, siendo distribuidos gratuitamente a los huyay(peregrinos).
 
Ostensiblemente, los agentes del Islam Americano lo están haciendo para debilitar a Irán y evitar que la Revolución Islámica de Irán influencie a los jóvenes musulmanes –como lo admitió el mismo Abul Hasan Ali Nadvi en el prefacio de un libro.  Pero ¿acaso es este el verdadero motivo de sus Amos—Los Enemigos Judeocristianos del Islam? Obviamente que no. 

Los manipuladores del Islam Americano han exhumado algunas tradiciones Sh’itas acerca del tahrif, tradiciones que se encuentran enterradas en los libros, con el único propósito de que la Shi’a se vengue publicando las mismas tradiciones que se encuentran en los libros Sunnitas, y hacer que de esta forma se cuestione la validez del Corán.  La fe de los Musulmanes en esta Ultima Revelación se destruiría y como resultado, el Islam perdería su poder.
 
Uno de los ‘Álims(Sabios) Shi’as, Mirza Husaini Nuri (fallecido en el 1320 de la Hégira) escribió en un libro, Faslul Kitab, en el cual él había primero reunido todas las tradiciones del tahrif de fuentes Sunnitas, luego todas las tradiciones de las fuentes Sh’itas, y por último obtuvo su propia conclusión la cual estaba en contra de la aceptada creencia Sh’ita.  Tan pronto como se imprimió el libro se escribió su refutación; y el libro desacreditado, permaneció olvidado y casi desconocido incluso en los círculos académicos Sh’itas.  Ahora, el Islam Americano ha reimpreso este libro Faslul Kitab, pero después de quitarle el capítulo que habla de los hadices de las fuentes Sunnitas.  Propagan que es “un libro Sh’ita autentico” el cual prueba que la Shi’a no tiene fe en el Corán.  Si estas personas fueran en realidad honestas, deberían haber impreso el libro completo; Entonces sus Amos habrían sido capaces de “demostrar” que toda la Ummah Musulmana no creía en este Corán!!
 
Esta degradante polémica le dará a los misioneros Cristianos armas y municiones efectivas para sacudir la fe de los Musulmanes en el Corán.  Esperan que de esta forma muchos Musulmanes sean persuadidos fácilmente para abrazar el Cristianismo, y para que aquellos que no se conviertan, no sean verdaderos Musulmanes, ni sigan un libro que para ellos sea dudoso.
 
Se dice que Gladstone se paró una vez en el Parlamento Británico con una copia del Corán en su mano; y declaró que mientras los Musulmanes sigan este libro, Gran Bretaña no podrá subyugarlos.  Le aconsejó a su pueblo que usaran todos los mecanismo necesarios para sacudir la credibilidad que tienen los Musulmanes en el Corán.
 
La estrategia del kufr tuvo éxito en Turquía, Egipto, Túnez, Argelia y muchos otros llamados países Musulmanes donde se había creado una nueva especie de Musulmanes los cuales parecían ser alérgicos al Islam y al Corán.  Casi tiene éxito en Irán, gracias al régimen Pahlavi.  Pero el plan fracasó debido al los líderes religiosos bajo la guía del fallecido Ayatullah al-Uzma Jomeini y a la religiosidad de la nación Iraní.  Ahora los enemigos del Islam están usando esta propaganda del tahrif para alcanzar ese objetivo.
 
Esto es lo que ellos han planeado. Pero Alá subhanahu wa ta’la, dice:

Ellos desean extinguir la luz de Alá con sus bocas, y Alá ciertamente perfeccionará Su Luz, aunque los incrédulos sean adversos (61:8)
 

  • 1. Falleción en 1994